La entrevista Franco-Nasser se desarrolló en un ambiento de sincera amistas  :   
 Los dos jefes de Estado conferenciaron durante hora y media en el aeropuerto. 
 ABC.    24/09/1960.  Página: 37. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

A BC. SÁBADO 24 DE SEPTIEMBRE DE 1960. EDICION DE LA MAÑANA. PAG. 37

LA ENTREVISTA FRANGO NASSER SE DESARROLLO EN UN AMBIENTE DE SINCERA

AMISTAD

LOS DOS JEFES DE ESTADO CONFERENCIARON DURANTE HORA Y MEDIA EN EL

AEROPUERTO DE BARAJAS

EL PRESIDENTE DE LA R. A. U. CONTINUO DESPUÉS VIAJE A NUEVA YORK

El presidente de la República Árabe Unida, Gamal Abdel Nasser, que salió de El Cairo en avión, a las tres

de la madrugada del viernes, para trasladarse a Nueva York con el fin de presidir la Delegación egipcia en

la Asamblea General de las Naciones Unidas, hizo ayer escala en Madrid, lo que le dio oportunidad de

entrevistarse con el Jefe del Estado español.

A las ocho y cuarto de la mañana, el tetramotor a reacción en que viajaba el presidente Nasser, un

"Comet" verde, blanco y plata de las Líneas Aéreas de la R. A. U. aterrizaba en Barajas deteniéndose

frente a una compañía del Ejército del Aire, que rendía honores con bandera y música. Aguardaban la

llegada Su Excelencia el Jefe del Estado, a quien acompañaban los ministros de Asuntos Exteriores, don

Fernando María Castiella y del Aire, don José Rodríguez y Díaz de Lecea. También se encontraban

presentes los jefes y segundos jefes de las Casas Civil y Militar y ayudantes de servicio de Su Excelencia;

el general jefe de ,la Región Aérea Central, señor Castro Garnica: el director general de Seguridad, don

Carlos Arias, y los jefes de Protocolo y Gabinete Diplomático del Ministerio de Asuntos Exteriores, con

los directores generales de Política Exterior de Relaciones Culturales y de la Oficina de Información

Diplomática.

El presidente Nasser descendió del avión acompañado del ministro del Interior. Zakaria Mouhieldin: los

ministros de Estado. Ali Sabri y Chabet El Aris: el consejero Mahmoud Riad, el Dr. Ahrouat v el se

cretario Abdel Miojid Farid todos ellos de la Presidencia del Gobierno y el jefe de Protocolo, Salah El

Chahed, con varios secretarios de Embajada, personalidades del séquito que fueron presentados al Jefe

del Estado español. Ambos hombres de Estado se dirigieron seguidamente a una plataforma, desde la que

escucharon los himnos nacionales de la R. A. U. y España y pasaron después revista a la compañía que

rendía honores.

El Generalísimo Franco condujo a continuación a su ilustre visitante a una sala del aeropuerto, decorada

con banderas de ambos países, flores y reposteros, en la que se ofreció un desayuno, al que asistieron,

además de los Jefes de Estado, los ministros que acompañan al presidente Nasser, los españoles de

Asuntos Exteriores y del Aire; el embajador de la R. A. U. en Madrid, Abdel Rahman ElAzm, y el

embajador de España en El Cairo, señor Alcover; el director general de Política Exterior y los jefes de las

Casas Civil y Militar de Su Excelencia. Las demás autoridades egipcias y españolas fueron atendidas en

una sala contigua, donde se había instalado un amplio "buffet". El séquito del presidente Nasser fue

obsequiado con recuerdos de artesanía española.

Después de recibir varios minutos a los fotógrafos de Prensa y operadores de NODO y Televisión, y

mientras el grupo de periodistas españoles y extranjeros allí reunidos tomaban nota del desarrollo del

acto, los dos Jefes de Estado se retiraron con los ministros, embajadores y el director general de Política

Exterior, D. Ramón Sedó, a una saleta contigua, igualmente decorada para esta ocasión, en la que

celebraron, durante hora y media, una conferencia que se desarrolló en los términos de franca y sincera

amistad que caracterizan las relaciones entre la R. A. U. y España.

Al finalizar la prolongada conferencia y después de dar nueva oportunidad a fotógrafos y operadores para

que recogieran este acontecimiento, el presidente Nasser acompañado por Su Excelencia y los séquitos

respectivos, se dirigieron al avión, al pie del cual se despidieron con un abrazo cordial, haciendo votos

por los pueblos español y de la R. A. U.

A las diez de la mañana, el avión del presidente, mientras la compañía de honor presentaba armas, inició

el vuelo hacia Nueva York.

 

< Volver