"Borrador doctrinal". 
 ANEPA sienta las bases de su futura actuación política  :   
 Es posible que lleve su proyecto de asociación ante el Consejo Nacional el próximo mes. 
 ABC.    27/03/1975.  Página: 19-20. Páginas: 2. Párrafos: 14. 

«BORRADOR DOCTRINAL»

ANEPA SIENTA LAS BASES DE SU FUTURA ACTUACIÓN POLÍTICA

Es posible que lleve su proyecto de asociación ante el Consejo Nacional el próximo mes

A. N. E. P. A. está construyendo en estos días el borrador del programa de la asociación política que

promueve al amparo del vigente estatuto de asociacionismo político y que, según impresiones recogidas

en medios bien informados, presentará al Consejo Nacional a los efectos pertinentes en el próximo mes de

abril

Paralelamente, A.N.E.P.A. prepara también un denominado «borrador de bases doctrinales», en el que

refleja una serie de presupuestos que han de ser el sustento principal de su futura actuación. Estas bases

pueden resumirse así, según Europa Press:

• Unidad nacional.—La unidad nacional es Indiscutible y constituye la esencia del ser nacional, pero

no debe implicar uniformidad ni unitarismo, sino que admite las variedades regionales.

• Dignidad del hombre.—El hombre es la causa y fin de toda acción política. Se rechaza el totalitarismo

y las doctrinas que olviden la concepción cristiana de la vida. Se evitará el predominio del materialismo y

el menoscabo de los derechos humanos.

• Justicia.—La justicia es exigencia de cualquier acción pública y debe ser independiente a injerencias

extrañas. Debe desterrarse todo privilegio personal y asegurar la igualdad ante la ley, además de exigir el

cumplimiento del deber y la honestidad en la acción pública.

• Constitución. — Acatamiento a la Constitución española, que debe ser flexible en su

interpretación, dinámica en su funcionamiento y que puede ser modificable salvo en lo que por

naturaleza es inalterable.

• Libertad y estado de derecho.—La libertad tiene que concretarse en libertades específicas de carácter

civil o político, garantizadas por el Estado mediante el ejercicio legal de la autoridad que las protege.

Los derechos y los deberes tienen que afectar por igual a todos los ciudadanos, gobernantes y

Gobernados.

• Monarquía. — La institución monárquica y la persona que la encarna, el Principe y España,

están fuera de todo partidismo y de toda discusión, y se manifiesta la adhesión a ambas.

• Orden social.—Es necesaria una re-forma profunda y acelerada en el orden económico-social que

implique la reforma del sistema tributario, de la empresa, de los sistemas a través de los cuales se plan-

tean los conflictos laborales, y es precisa la potenciación de la organización sindical.

• Participación.—El Estado debe estar organizado democráticamente y el hombre no puede sentirse

aislado en el ejercicio de sus derechos políticos. La representatividad debe producirse a través de las

asociaciones, y la participación no debe reducirse al voto, sino que debe hacerse de manera

permanente.

• Fuerzas Armadas.—Deben ser potenciadas para mantener sus virtudes y la garantía de una presencia

digna y una imagen sólida ante la sociedad. Se debe atender a la modernización de las Fuerzas Armadas.

• Política exterior.—España colaborará al perfeccionamiento del orden Internacional más justo y eficaz.

Aumento de cooperación con los países hispanoamericanos y fomento de lazos de amistad con los

árabes. Integración en Europa, reivindicación de Gibraltar, relaciones con los países socialistas y nuevo

convenio con Estados Unidos que no hipoteque los supremos intereses de España.

• Iglesia y Estado.—Independencia de la Iglesia y del Estado para que sus respectivas influencias

conduzcan a la cordial colaboración entre ambas potestades, con respeto mutuo y sin intromisiones en

materias exclusivas de la otra parte.

• Juventud.—Se considera que la reserva permanente conformadora del futuro, con la expresión de

sus aspiraciones y la madurez de su participación en busca de fórmulas de convivencia, libertad y justicia.

 

< Volver