Tribunales. 
 Los derechos constitucionales no deben interpretarse restrictivamente     
 
 ABC.    19/12/1974.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

19 DE DICIEMBRE DE 1974.

LOS DERECHOS CONSTITUCIONALES NO DEBEN INTERPRETARSE RESTRICTIVAMENTE

La Sala Cuarta del Tribunal Supremo ha estimado el recurso contencioso-administrativo interpuesto por

el Club Amigos de la Unesco contra la resolución de la Dirección General de Seguridad de 15 de julio de

1968, que confirmó un acuerdo de la Jefatura Superior de Policía de 15 de junio anterior, por el que se

comunicaba a dicho Club que había de participar a la autoridad gubernativa con setenta y dos horas de

antelación la celebración de las sesiones, tanto ordinarias como extraordinarias, que realizara.

El Alto Tribunal declara sin valor ni efecto dicho acuerdo, y, por consiguiente, nulo, por ser disconforme

a Derecho.

En un segundo párrafo, el acuerdo anulado decía: «Por consiguiente, todo acto interno del Club,

conferencias, seminarios, mesas redondas, etc.. que se programen deberán ser comunicados en el plazo

señalado, con expresión de los temas a tratar y conferenciantes que participan».

El Club recurrió en alzada contra el citado acuerdo, alegando el defecto de la notificación al no consignar

los recursos procedentes, y en cuanto al fondo, que el acuerdo impugnado establecía limitaciones a la

libertad de asociaciones. El recurso fue desestimado por la Dirección General de Seguridad.

Contra dichas resoluciones interpuso recurso contencioso-administrativo el Club de Amigos de la Unesco,

defendido por el abogado don Antonio Rato y Rodríguez de Moldes, cuya tesis ha sido estimada por la

Sala Cuarta del Tribunal Supremo que dice en su sentencia:

En orden a la calificación jurídica que pueden merecer las reuniones que celebren en su seno las

asociaciones debidamente inscritas en el registro correspondiente, no ofrece duda que de los claros

términos en que están redactados los artículos 7 y 14 de la ley y reglamento respectivo de Asociaciones,

de 24 de diciembre de 1964 y 20 de mayo de 1965, las referidas entidades deberán constreñirse

únicamente a comunicar al Gobierno Civil de la provincia, y en Madrid a la Jefatura Superior de Policía,

con setenta y dos horas de antelación, la fecha y hora en que hayan de celebrarse las «sesiones generales»,

tanto ordinarias como extraordinarias, con expresión del orden del día correspondiente, y por ende

excluidas de esta participación a la autoridad competente en la materia, de todas aquellas otras reuniones

en que los actos a celebrar no constituyen «sesiones generales».

Es indudable que las normas que limitan derechos constitucionales deben ser interpretadas

restrictivamente, no siendo, por tanto, susceptibles de extensión por analogía: por eso, cualquier duda que

pudiese surgir al interpretar el término «sesiones generales» tendría que resolverse siempre en favor del

derecho de asociación y en contra de sus trabas.—Europa Press.

 

< Volver