La U.D.E. contra la violencia y a favor de la religión. 
 Señor Silva Muñoz: "El Estatuto Asociativo, primera oportunidad de organización política plural en España"     
 
 Informaciones.    02/06/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

LA U.D.E., CONTRA LA VIOLENCIA Y A FAVOR DE LA REGIÓN.

SEÑOR SILVA MUÑOZ; «EL ESTATUTO ASOCIATIVO, PRIMERA OPORTUNIDAD DE

ORGANIZACIÓN POLÍTICA PLURAL EN ESPAÑA»

MADRID. 2. (INFORMACIONES.) — Don Federico Silva Muñoz, principal promotor de la asociación

política Unión Democrática Española, continúa protagonizando actos políticos asociativos en distintas

ciudades españolas. Este fin de semana, en Gerona, el señor Silva ha manifestado que el Estatuto de

Asociaciones "Ofrece la primera oportunidad de organización política plural de los españoles» y que lo

considera suficiente «para poder plantear un principio de organización política pluralista en el país».

Ante más de un millar de gerundenses, el ex ministro, que patrocina Union Democrática Española, junto

con don Alberto Monreal Luque y don Santiago Udina Martorell, entre otros, afirmó: «Es absolutamente

necesario organizar una fuerza política dispersa en el país, pero efectiva y real, que desea la continuidad

sin traumas, que no desea el continuismo, que desea, la paz de los espíritus, que desea la continuidad en el

progreso y en el desarrollo económico y que desea que se cancelen total y definitivamente la violencia y

el enfrentamiento de los españoles, que nos llevó a tan caras consecuencias en los años treinta.»

DERECHOS CÍVICOS

Después de recordar que él defendió el principio de pluralidad política por tener una íntima convicción

personal en el mismo, precisamente cuando estaba mal visto el decirlo, cuando muchas gentes lo

atacaban, el señor Silva Muñoz expuso los siguientes criterios: «No somos partidarios de la violencia, ni

haremos nunca la invocación a ella.

Queremos, por el contrario, que la sociedad española se modifique, se reforme, se innove o se perfeccione

por el ejercicio de los derechos cívicos reconocidos por las leyes, por la presencia ciudadana, por el

ejercicio del sufragio, por la presencia multitudinaria de los grupos políticos que digan a los cuatro

vientos que no estamos dispuestos a pasar por traumas, ni por decepciones, ni por traiciones, ni por ilusio-

nes baldías.»

Hablando en concreto sobre el programa de la U.D.E., don Federico Silva llamó la atención sobre la

necesidad de reconocer la personalidad de las regiones, atribuyéndoles un efectivo poder de decisión.

Hizo también un pronóstico y una declaración sobre la asociación política que ha promovido: «Nosotros

estamos convencidos de que con nuestra ideología, nuestros principios, nuestra ejecutoria y la limpieza de

nuestros propósitos, las olas se levantarán en la dirección que nuestro viento sople, bien entendido que sin

ningún exclusivismo y con los brazos abiertos para todos los que con buena voluntad quieran colaborar en

esta empresa.»

NI CAMBIO TOTAL NI INMOVILÍSIMO

En parecidos términos que el vicepresidente segundo del Gobierno (ver INFORMACIONES del 31 de

mayo) se ha manifestado en Barcelona el ministro de Comercio, don José Luis Cerón: «El cambio total —

ha dicho a «La Vanguardia Española»— sería un disparate, sobre todo cuando llevamos muchos años con

un sistema que ha fun-cionado, que nos ha proporcionado, en el orden político y social, paz, estabilidad y

progreso. Sin embargo, el aferrarnos a las estructuras actuales sería una muestra de inmovilismo y de falta

de realismo, porque todo cambia permanentemente. Queda entonces la tercera alternativa: la reforma

dentro de la continuidad.»

Pero el concepto de reforma constitucional, en este contexto, es equívoco para el señor Cerón, quien afir-

ma: «Dedicarnos ahora a reformas constitucionales que nadie sabe bien lo que significan puede suponer o

simplemente una adaptación o el cambio como hipótesis no deseable. Es un término equívoco que, por

tanto, quisiera saber lo que significa. Si la reforma constitucional fuera una propuesta concreta, yo diría a

esta reforma sí y a esta otra no.»

RELACIONES CON LA COMUNIDAD EUROPEA

El ministro de Comercio ha respondido también a algunas preguntas sobre las relaciones de España con la

Comunidad Económica Europea. Y ha dicho, entre otras cosas, que «la situación actuó: de las relaciones

jurídicamente es monstruosa, un perfecto absurdo. Nosotros, que tenemos firmado un acuerdo con una

Comunidad en la cual hay ahora nueve miembros, miramos esa Comunidad a través de un espejo

deformante y no vemos más que a seis miembros», a los que concedernos las ventajas que tenemos

negociadas con el conjunto. Hay que buscar una solución, según el ministro, y «de ahí que nos convenga

salir cuanto antes de este absurdo y llegar a un nuevo acuerdo», que es lo que se intenta.

 

< Volver