Autor: Asensi Baixauli, Juan Bautista. 
   La unión de los empresarios está próxima     
 
 Ya.    19/05/1977.  Página: 40. Páginas: 1. Párrafos: 19. 

ya- Pag;. 40

19-V-77

ECONOMÍA Y SOCIEDAD

"lo unión de los empresarios está próxima"1

Don Agustín Rodríguez-Sahagún, promotor de la Confederación Empresarial Española, opina que el

movimiento empresarial surge como un interlocutor válido del sindicalismo obrero

"La unidad patronal no será fecunda si no se produce en plena libertad y sobre la base de la voluntad de

afiliación" • "La cuota sindical debe desaparecer para que patronos y obreros demos nuestras

aportaciones a las organizaciones a las que nos afiliemos"

"En el futuro no caben la improvisación y la gestión instrumentada administrativamente"

"La Confederación es meramente profesional y, por tanto, está al margen de cualquier opción política"

"La Confederación Empresarial Española aspira a la unidad de lo» empresarios como valor positivo,

conjugando en el seno de lio* organización flexible de carácter confederativo los Intereses específicos de

las empresas por razones sectoriales, territoriales o de tamaño. Esta unidad pretendida no será fecunda, si

no se produce en plena libertad y sobre la base de la voluntad de afiliación."

Estas palabras corresponden a don Agustín Rodríguez-Sahagún, abogado y economista, de cuarenta y

cuatro años, promotor de la Confederación Empresarial Española en Madrid.

—La Confederación Empresarial —continúa el señor Rodríguez Sahagún—surge de la necesidad de que

existan unos interlocutores válidos empresariales de la Administración, centrales sindicales obreras y

otras instancias. En definitiva, viene a cubrir una situación de vacío empresarial tras la reforma sindical.

—¿L,a Confederación es una defensa patronal contra el sindicalismo obrero?

—El movimiento patronal no «urge contra el sindicalismo obrero. Es simplemente una respuesta para el

entendimiento y el diálogo. El sindicalismo obrero no tendría razón de ser si no encontrara interlocutor

válido empresarial para cambiar sus puntos de vista, La configuración real de las centrales sindiales

exigen la constitución de unos interlocutores válidos en el campo empresarial. Tanto unos como otros —

movimiento obrero y patronal— tenemos por delante el reto de entendernos en lugar de enfrentarnos.

Lógicamente han de existir tensiones normales entre la ludia de intereses, pero ante todo lo

que importa es una actitud de diálogo que supere tensiones.

DESMONTAR LA ORGANIZACIÓN SINDICAL

— Anteriormente hablaba usted de que la Confederación no sería fecunda si no se producía dentro de

unos cauces de plena libertad. ¿Considera que se ha alcanzado ya la libertad en el campo sindical?

—He tle confesarle que por ahora todavía estamos en una fase de prelibertades. Existe una Incongruencia

plena entre la normativa laboral y la nueva realidad político - económica del país. Y puesto que en el

terreno de lo político se han dado ya importantes pasos, es necesario que ahora las sendas de la libertad se

encaminen sobre el terreno sindical. La libertad sindical no será auténtica mientras no se den una serie de

normas que faltan. Por decir algunos casos, la desaparición de la cuota sindical, para que nuestras

respectivas aportaciones, las de obreros y patronos, vayan destinadas a las organizaciones particulares

nuestras, debe ser un paso que no admite demora. Otras medidas a tomar desde ahora mismo se refieren ai

desmonte de la Organización Sindical vertical, cuya influencia es notable en todo el país a través de las

ciento veinticinco mil representaciones verticalistas en todo tipo de órganos de decisión; también hay que

desmontar el AISS y contemplar una reforma definitiva que garantice y dé tranquilidad a los empleados

de la Organización Sindical.

—¿Considera que, al Igual que se ha llevado a cabo un calendario de realizaciones políticas, exista

también un calendario de acción en lo sindical?

—Pienso que la elaboración de un pacto social es un factor de suma necesidad. Dicho pacto debe alcanzar

una serie de objetivos en común discusión entre las centrales obreras y patronales y el Gobierno sobre

cuestiones de política salarial, condiciones de trabajo, empleo pleno, política fiscal y fijación de unas

cifras de producción a conseguir. Se puede hacer un calendario sindical en el que se contengan todos

estos puntos expuestos. Lo que no cabe en un futuro es la improvisación ni la gestión instrumentada

administrativamente. Muchos de los objetivos expuestos deberían haber sido abordados por el Gobierno

Suárez. No ha sido así, y ahora el Gobierno que salga de las urnas ha de plantearse muy seriamente, desde

los primeros días, sin demora, y habiendo sido previamente aceptada, toda la problemática sindical y

económica. Salir de la crisis en quince días no se logrará, pero sí se podrán notar sus efectos para fin de

año o principio del proximo. Y, sobre todo, evitaremos que |a situación no pueda convertirse en un caos.

La confederación es apolítica

- Volviendo al tema de la Confederación Empresarial ¿en qué campo de acción están actualmente

desarrollando su acción?

—A partir de una asamblea preconstituyente de la Confederación que celebramos .en enero, estamos

actuando en cuatro sentidos: conectando con las federaciones provinciales nacionales (sectoriales), para

invitadlas a que participen en el lanzamiento conjunto de la Confederación; coordinando con otras

agrupaciones empresariales, para llegar a un planteamiento común en los temas de importancia y tratar de

conseguir en el plazo más breve posible la unidad de todo el empresariado español que desee asociarse

voluntariamente en el marco de una sola organización; trabajando a través de unos órganos provisionales

de representación en la preparación de unos proyectos de estatuios, organización, financiación, etc., de la

Confederación, y diálogo con el Gobierno y centrales sindicales obreras «obre las cuestiones de Interés y

actualidad en el campo socioeconómico en general y, de modo especial, en los temas laborales y

sindicales.

—¿La Confederación Empresarial responde a alguna actitud política?

—La Confederación es ciento por ciento apolítica en el sentido de estar vinculada a algún partido político.

No puede ser, sin embargo, apolítica en el plano de la participación, porque la mera defensa de la libre

empresa o mercado es ya de por sí una opción política. Todos los miembros de la Confederación, por

supuesto, tienen plena libertad para militar, como ciudadanos que son, en cualquier partido e Incluso

presentarse al frente de los mismos en las elecciones. Ahora bien, la Confederación es tajante en el

sentido de que será meramente profesional, al margen de cualquier partido político y estableciéndose

incluso una serie de incompatibilidades entre los puestos directivos de la Confederación y los políticos de

sus miembros.

PROTEGER A LA PEQUESA EMPRESA

—¿Qué importancia va a tener en la Confederación el tamaño de la empresa? . Más clara la pregunta: los

intereses de la pequeña y mediana empresa, ¿pueden chocar en la Confederación?

—No creo que se pueda hablar de Intereses contrarios entre la pequeña y la gran empresa, sino de

intereses diferenciales en algunos puntos y comunes en otros, pero en ningún caso antagónicos. Sería un

error enorme dividir ai empresario y crear antagonismos entre las grandes y pequeñas empresas. Ha de

tenerse en cuenta que del millón de empresas por cuenta ajena que existen en el país, más del noventa y

ocho por ciento son pequeñas empresas con menos de cincuenta trabajadores, y que las novecientas

empresas que sobrepasan la cifra de quinientos trabajadores sólo ocupan el catorce por ciento de la

población activa. Con estas cifras hay que pensar en acabar con el olvido en el que en el pasado se ha

tenido a las pequeñas empresas y plantear una serie de soluciones que sean concretas y válidas para sus

dificultades financieras y de formación y asistencia en el sentido amplio.

CONTAMOS CON CUARENTA MIL EMPRESAS

—¿Cuántas empresas están adheridas a la Confederación Empresarial Española?

—En la Confederación, como miembros de pleno derecho ( sólo pueden participar las federaciones de

empresas, ya sean de ámbito profesional o sectorial o provincial-regional. Ahora bien, la» empresas que

participan en las federaciones que forman parte del grupo promotor de la Confederación, yo diría que al

movimiento lo apoyan unas cuarenta mil empresas, que pertenecen a más de cuarenta federaciones

territoriales.

—¿Piensa que está próxima la agrupación de todas las iniciativas empresariales en una gran patronal?

¿Puede ocurrir, sin embargo, que la gran variedad de puntos de vista empresariales desbaraten la

pretendida unión?

—Creo sinceramente que en un plazo muy breve conseguiremos la pretendida unión con las otras

Iniciativa* empresariales. He podido constatar que en este campo no se dan los protagonismos de otras

esferas, y éste es un factor de ayuda hacia la unión. Por otra parte, el movimiento patronal puede ser un

hecho constatable » nivel global desde el punto de vista de que estamos generalmente de acuerdo en

muchos más puntos de los que existen divergencias.

J. B. ASENSI

 

< Volver