Autor: García Quesada, María Antonia. 
 Los programas económicos de P.D., P.S.O.E y P.C.E., expuestos en el País Vasco. 
 Los empresarios, excépticos ante la falta de respuesta de los partidos a sus problemas concretos     
 
 Informaciones.    05/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 17. 

5 de febrero de 1977

LOS PROGRAMAS ECONÓMICOS DE P.D., P.S.O.E. Y P.C.E., EXPUESTOS

EN EL PAÍS VASCO

Los empresarios, escépticos ante la falta de respuesta de los partidos a sus problemas concretos

SAN SEBASTIAN, 5 (INFORMACIONES, por M Antonia G. Quesada).

ESCEPTICISMO ante las propuestas de los partidos de izquierda y centro era el ambiente que se advertía

entre los empresarios guipuzcoanos, tal vez por no haber recibido respuestas satisfactorias a sus

peticiones de soluciones « sus problemas concretos al finalizar las reuniones sobre ^Programas

económicos dé los partidos políticos», que se desarrollaron ayer en las dependencias de la Escuela

Superior de Técnica Empresarial (E.S.T.E.).

Participaron en ;a misma los representantes de tos Par-tidos Demócrata, Socialista Obrero y Comunista,

que tam-poco apuntaron soluciones económicas concretas respecto a los problemas de la economía

regional vasca que les fueron formuladas por los ponentes durante el coloquio que siguió a su

intervención.

El programa sufrió algunas modificaciones debido a la ausencia de don Francisco Fernández Ordóñez y

de la sustitución de don Miguel Bo-yer por don Julián Campo.

Los tres ponentes, don Eduardo Mengo (P.D.), don Julián Campo (P. S. O. E.) y don Ramón Tamames

(P.C.B.), se mostraron de acuerdo en cuanto a los planteamientos básicos a adoptar a corto plazo para

resolver la crisis económica, una vez consolidado el proceso democrático del país.

Paro, inflación y déficit en la balanza de pagos, fueron los puntos de partida de los tres ponentes, que

trataron de entablar puntos de diálogo con los empresarios, quienes en todo momento se mostraron

reticentes a las medidas que se exponían.

Las medidas que se des-cribieron para esta primera fase de reactivación eccnómí ca fueron, según los

empresarios, muy parecidas, salvo en el espíritu >jue inspira a cada uno de los partidos.

SEÑOR MEIUGO (P.D.): «AUMENTAR P.N.B PRODUCTIVIDAD ´ Y EXPORTACIÓN),

«Un plan de estabilización para salvar la crisis económica —dijo el señor Merigó— es una solución

equivocada, puesto que esta medida se debe adoptar en situaciones co-yunturales, y además contribuirla a

bajar la productividad, en un momento en el que las .empresas españolas sólo están produciendo al 80 por

100 de su capacidad. Con ello se resolvería un problema a corto plazo para hacerlo más grave al poco

tiempo.»

«Para paliar los tres fenómenos citados anteriormente —continuó el representante del Partido

Demócrata— es necesario primero aumentar en un 5 por 100 anual el producto nacional bruto, para lo

cual sería necesaria una reactivación.

En segundo lugar, para dis-m i n u i r gradualmente los efectos de la inflación hay que aumentar la

productividad e intentar disminuir los niveles de gasto y renta, dirigiendo nuestra actuación a aumentar el

volumen de exportaciones, con lo cual remediaríamos el tercer problema.»

Por último, el señor Merigó señaló la necesidad de un pacto social, siempre que se contase para ello con

un amplio «consensos» social, «para lo cual es imprescindible eliminar las diferencias de rentes".

En este aspecto los representantes de los otros dos partidos se mostraron en desacuerdo, argumentando

que el pacto social es imposible meintras no exista un Gobierno apoyado por las clases populares, que

cuente con la ayuda de unos sindicatos obreros fuertes e identificados con sus gobernantes, «como ha

sucedido en Alemania o Inglaterra».

DON JULIÁN CAMPO

(P.S.O.E.): «LUCHA CONTRA EX PARO, DESGRAVACION FISCAL DE EMPRESAS Y

PLANIFICACIÓN DEMOCRÁTICA»

Don Julián Campo, representante del P.S.O.E., dio una serie de medidas —ya expuestas anteriormente

por otros representantes de su partido—, basadas principalmente en la lucha contra el desempleo. Como

punto más importamte destacó los estímulos directos a la creación dé puestos de trabajo, por medio de la

diesgravación fiscal a las empresas, para que puedian aumentar sus plantillas. «Además —añadió—, sería

necesario trastaJar parte del peso de la Seguridad Social al Estado.»

El señor Campo apoyó las inversiones extranjeras «controladas y dirigidas en función de te~ necesidades

de] pais» y la Integración europea, que sólo podría efectuar un Gobierno con el suficiente apoyo popular,

único que podría plantear una política más consecuente y de a/cuerdo con las necesidades reales del país.

El representante del P.S.O.E, señaló entre los objetivos más inmediatas la reforma fiscal, resultado del de-

bate nacional, del gasto pü-Wico y de la administración financiera del Estado. Todas estes medidas,

«acompañadas áe una planificación de carácter autonómico y democrático».

SESOR TAMAMES P.C.E.I: "RESTABLECER LA CONFIANZA, IMPULSAR LA DEMANDA Y

LUCHAR CONTRA LA INFLACIÓN"

El señor Tamames, que habló en nombre del Partido Comunista, indicó que la tarea de un Gobierno

representativo se basaría en restablecer la confianza, impulsar la demanda global y luchar contra la

inflación. Para restablecer la confianza de los empresarios consideró necesaria la ayuda a las pequeñas y

medianas empresas y la integración en Europa.

AI contrario que el üeñox Campo, el representante del P. C. E. defendió la amnistía fiscal, que el P.S.O.E.

considera "inoperante, además de un agravio". El señor Tamames, sin embargo, dijo que en los últimos

años, el 100 por 100 del país había cometido fraude fiscal, por lo que era necesario partir de cero.

"Predicar la austeridad desde la izquierda —señaló don Ramón Tamames— es hacer un servicio a la

derecha. La única austeridad que se puede predicar es la dirigida a los grupos privilegiados de la

sociedad."

Finalmente, el señor Tamames dijo que era imprescindible abordar una transformación democrática de la

agricultura, del I. N. I. y de la enseñanza, asi como que el Banco de España ejerciera un mayor control

sobre la Banca privada y se prohibieran las sociedades de financiación de los Bancos.

INFORMACIONES

 

< Volver