Autor: Mora, Francisco. 
   Pesimismo empresarial  :   
 (Ante nuestro inmediato futuro económico). 
 Pueblo.    27/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 23. 

enero de 1977

PESIMISMO EMPRESARIAL (ante nuestro inmediato futuro económico)

LOS empresarios continúan preocupados por la situación económica, y dudan que ésta pueda

mejorar sensible mente a lo largo de este nuevo año. Un grupo *> destacados hombres de empresa,

convocados ayer en Madrid por la A.P.D., tuvieron que contestar a una difícil preguntan

¿cómo evolucionará nuestra economía en 1977?, y Jas respuestas fueron pesimistas, aunque quedó

siempre como esperanza el que la consolidación del actual proceso político haga más viable la

evolución de ¡os graves problemas económicos actuales.

ANTONIO GARRIGUES: «Está en juego la supervivencia de la economía de mercado»

JOSÉ LUIS DÍAZ FERNANDEZ: «Construir centrales nucleares, única alternativa para ahorrar petróleo»

En ese ambiente de «pesimismo esperanzado». Antonio Garrigues Walker, nuevo presidente de la A, P.

D., añadió dramáiismo al afirmar que lo que hoy se está poniendo en juego es la supervivencia de Ja

economía de mercado, es decir, Ja libertad económica. «Y si e! Estado posee y controla los medios de

producción, se diga lo que se diga, tendremos una dictadura política», añadió.

LOPEZ DE LETONA: HABRÁ DINERO.—Para el gobernador del Banco de España el balance

económico de 1876 es algo mejor de lo que se dice. Según el Servicio de Estudios de nuestro banco

emisor, la tasa de crecimiento de la economía estuvo el año pasado próxima al 2,5 por 100, y quizá,

incluso al 3 por !00 (el Instituto Nacional de Estadística estimaba un 1,8 por too). Sin embargo. José

María López de Letona no se mostró muy optimista para 1977, año para el que estima —en línea con el

Gobierno— un crecimiento del 3,5 por 100, y eso si se estimula al máximo, la inversión publica.

Anunció que para 1377 la política monetaria tiene como objetivo un crecimiento de las disponibilidades

liquidas del 21 por 100 similar a¡ iViiimo trimestre de 1976, ¡o que se considera por parle de ios

empresarios un nivel aceptable.

BOADA: DEMASIADOS IMPUESTOS — En 1976 aumentó la producción y ventas de automóviles de

turismo (un 8 y un 9 por 100, respectivamente), también lo hicieron las de vehículos todo terreno, y la

producción — no las ventas— de los derivados de turismos. Por el contrario bajó la fabricación y las

ventas de vehículos industriales, situando a Jas empresas de este sector en una critica situación financiera.

Este fue el resumen que hizo Claudio Boada, presidente de Ford España, de la marcha del sector de auto-

moción durante 1976, año que tuvo —añadió— la nota positiva de la liberalízacion de los precios de los

automóviles cié turismo, lo que no evitó, por la fecha en que se acordó, que la rentabilidad cíe los

fabricantes litera desfavorable durante 1976. circunstancia que ha de influir notablemente en los planes de

inversión futura.

Claudio Boada propuso durante su intervención:

• Revisar la fiscal´.dad, pues los impuestos crue en España gravan por todo concepto los

automóviles son los más altos de Europa.

• Una ley de Transportes, que ordene la concesión de nuevas licencias a los transportistas.

• Estímulos más efectivos a la exportación.

• Unas aceptables reglas de juego que regulen las velaciones entre la industria de componentes

(SERNAUTO) y los fabricantes de vehículos (ANFAC).

• Terminar con los convenios colectivos por empresas, e ir al convenio de sector.

CARVAJAL: AUMEN TARAN LAS QUIEBRAS. — Una opinión pesimista, la de Jaime Carvajal,

director general dei Banco Urqurjo. Para él 1977 será un año más difícil que 1976, y aurneníará el

volumen de quiebras y suspensiones da pagos.

Dijo también que en 1977 disminuyó ligeramente la rentabilidad real de los recursos propios de la Banca,

mientras que aumentaba el riesgo de la cartera de créditos. Para 1977, Jaime Urquijo piensa que uno de

ios objetivos debe ser avanzar en _ la liberalización de los tipos de interés y anticipo —otra nota

pesimista— que el crecimiento del crédito estará seriamente controlado.

MILLÁN: HAY QUE ANIMAR LA INVERSIÓN. — Gregorio Millán, presidente de SERCOBE, tiene

fundados motivos de queja, pues el sector de bienes de equipo es uno de los que con más severidad sufre

¡a crisis económica, por lo que añadió otra justificada dosis de pesimismo a la reunión.

En 1976 el valor real de la producción española de bienes de equipo fue de 447.000 millones de pesetas,

cifra que supone un descenso en términos reales, y 1977 —dijo el ponente— se presenta peer que el año

pasado.

La inversión industrial en 1976 debió bajar —según Gregorio Millán— un 10 por 100, de ahí las

dificultades de los fabricantes de bienes de equipo para encontrar mercados. Ahora —dijo— ¿o que hay

que hacer es relanzar los proyectos de inversión que se han visto aplazados, y que según cálculos de

SERCOBE suponen 500.000 millones de pesetas.

DÍAZ FERNANDEZ: NO DESPILFARRAMOS ENERGÍA. — Muy interesante Ja intervención de José

Luis Díaz Fernández, vicepresidente ejecutivo de EN-PETROL, que puntualizó algunos temas polémicos

y empezó por demostrar que PD España no hay despilfarro de energía, lo que no quita para que gastemos

más de lo que el país puede soportar. El que no derrochemos —añadió— no supone el Que no intentemos

ahorrar, aunque la gran ocasión se perdió a principios de 1974. cuando a raíz del aumento del precio del

petróleo fio se adaptaron a la realidad de los nuevos costes los precios de los productos petrolíferos.

Según dijo José Luis Díaz renuuide¿, nuestro consumo de petróleo, necesariamente, va a tener que seguir

aumentando, aunque a largo plazo está planteado un programa da sustitución de esta fuente de energía.

También dijo que, a pesar de los programas para el desarrollo de la minería del carbón y de la energía

eléctrica, la única alternativa que se dispone, de momento, para ahorrar petróleo es la energía nuclear. Y

saliendo al paso del tópico de que el programa nuclear español es in-viable, por falta de recursos

financieros, demostró que ios costes de esto no superan las compras adicionales de petróleo que seria

necesario realizar si no se montan centrales nucleares.

El vicepresidente ejecutivo de ENPETROL mostró su preocupación por los precios púfificós" que s>e

sigue con la energía, ya que —según indicó con evidente acierto— los bajos precios no sólo suponen un

estímulo por consumir más, sino que disminuyen los ingresos de las empresas, con lo que puede peligrar

la disponibilidad de recursos para Llevar adelante los grandes programas de .inversión que necesita

España en fuentes productoras de energía.

CELESTINO: NO MEJORA LA CONSTRUCCIÓN.—Raúl Celestino, consejero delegado de Dragados

y Construcciones, indicó que 1977 tiene muchas posibilidades de ser restrictivo respecto a 1976, año que

ya fue malo, como lo indica el descenso en las inversiones en maquinaria y el incremento, pese a] mayor

paro, cié la conflictividad laboral (en la construcción se perdieron por huelgas 26,4 millones de horas, lo

que supone 2,5 veces más la media de tocia la economía del país). No obstante, el ponente destacó

también que en 1976. al> contrario que en 1975, no bajó la inversión en construcción y, además, se

compraron muchas viviendas para resguardar el dinero de la inflación.

Para este año, según Raúl Celestino, cabe prever bajas en la edificación (excepto para el sector industrial)

y en la obra civil privada, estancamiento en la obra pública y un panorama poco claro en el sector de la

vivienda, pues la nueva normativa en materia de calificación y créditos puede retrasar el proceso adminis-

trativo, originando un bache en esta construcción.

Para completar el análisis de nuestra economía de cara a 1977, la A. P. D. tiene convocados esta tarde a

José Luis Baranda, José Meliá (hijo), Manuel Azpilicueta, Luis Coronel de Palma y a Carlos Pérez de

Bricio, para la clausura,

Francisco MORA. Foto RUBIO

 

< Volver