Autor: Muro de Iscar, Francisco. 
   Rodríguez Sahagún     
 
 Arriba.    23/01/1977.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 2. 

8 Arriba

RODRÍGUEZ SAHAGUN

En mi columna del 20 de enero me refería a ia «otra CEE» (Confederación Española de Empresarios) y a

unas palabras de su «presidente», don Agustín Rodríguez Sahagún Don Agustín me escribe una larga y

amable carta diciéndome que él no es «presidente», aunque sí «un miembro del grupo promotor

ilusionado y activo». Tiene razón, aunque yo diría que es el • alma» de esta CEE. Me pide que rectifique

también lo que puse en su boca —basándome en despachos facilitados por las agencias— en relación con

que «el milagro económico español ha sido obra exclusiva de uos empresarios». Como leo en el resumen

de su intervención que me facilita, dio ese protagonismo a «empresarios y trabajadores» y se reafirma —-

y yo con él— en que «el milagro no se realizó desde los sillones de un Ministerio». No está de acuerdo

conmigo en otras opiniones que yo expresé, pero, como él dice, «son cuestiones opinables, y si usted

admite excepciones créame que yo conozco muchas, y e! que escribe es una de ellas». Como yo escribí,

a! generalizar, reconocía la existencia de esas excepciones.

En cualquier caso, me gusta el tono de su carta y acepto su postura. Dicen que «por sus obras les

conoceréis». Yo espero a ver esas obras de esta CEE preconstituida y prometo seguirla con toda

honestidad. Es decir, manifestando mi acuerdo con lo que me parezca bueno y mis discrepancias con

aquello que, en mi opinión, no lo sea.

Y EL PINGÜINO

Nadie sabe cómo ha sido, pero en Las Palmas apareció ayer un pingüino. Mide 42 centímetros, y a estas

alturas se desconoce a qué partido o central sindical está afiliado.

Francisco MURO DE ISCAR

 

< Volver