Escaso reli[e]ve de la conmemoración del 18 de julio     
 
 Informaciones.     Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Escaso relieve de la conmemoración del 18 de julio

MADRID, 19 (INFORMACIONES ).

DIVERSOS actos oficiales de no demasiado relieve han conmemorado la festividad nacional del 18 de

Julio, que todavía permanece en el calendario de fiestas civiles, en el que este año se ha incluido el día 24

de junio, onomástica Real.

Los Reyes y parte del Gobierno asistieron en El Pardo al juramento especial de fidelidad al Rey del

regimiento de la Guardia Real, acto que no puede considerarse exactamente conmemorativo del 18 de

julio. Sin embargo, en todas las plazas donde hay artillería o puertos con buques de la Armada, se

dispararon a las horas de izar y arriar bandera 21 cañonazos; la tropa ha vestido de gala (guante blanco), y

en todos los edificios públicos se izó la bandera nacional.

MISA EN El. VALLE DE LOS CAIDOS

A las once de la mañana se ofició una solemne misa en la basílica de la santa Cruz del Valle de los

Caídos, organizada por el partido de inspiración falangista Frente Nacional Español (de don Raimundo

Fernández-Cuesta), a la que asistió doña Carmen Polo, esposa que fue del general Franco. Junto a ella,

personas como don Raimundo Fernández-Cuesta, don José Antonio Girón, don Joaquín Gutiérrez Cano,

ex ministro; el líder del partido ultraintegrista Fuerza Nueva, don Blas Piñar; el concejal del

Ayuntamiento de Madrid, don Roberto Reyes; don Juan García Carres, etc. No hubo representaciones ni

personalidades con cargo oficial. Doña Carmen Polo fue ovacionada en la gran esplanada de la basílica y

acompañada con vítores y griterío de "Franco, Franco, Franco", así como himnos falangistas y cánticos

guerreros.

En Madrid, la Hermandad de Alféreces Provisionales encargó también una misa con idéntico propósito e

intención en la iglesia de los padres Jesuitas de la calle de Serrano.

DISCURSO EN BARCELONA

En diversas Capitanías Generales hubo recepciones de autoridades. La más importante —por el discurso

que pronunció el capitán general, don Francisco Coloma— fue la de la II Región (Barcelona).

Respondiendo a las palabras del alcalde de la ciudad, señor Viola, el general Coloma dijo:

«Para las fuerzas armadas es siempre motivo de satisfacción saber que el pueblo al que sirve comprende y

valora la dedicación de sus componentes al servicio de la misión que la ley le asigna y el sentido de

responsabilidad con que aceptan esta misión, no inmiscuyéndose en la actividad política que desarrollan

los que han elegido este camino para servir a España, pero esto no quiere decir que sean ajenos a las

inquietudes que todo ciudadano siente como buen español. El militar vibra si se produce cualquier

manifestación que menoscabe los símbolos de la Monarquía o los sagrados de la Patria; si se rinde

pleitesía —sin sanción— a banderas de más allá de nuestras fronteras, posponiendo la propia bandera; si

se disimula el incumplimiento de las leyes; si a las sanciones no se les da la publicidad que el

restablecimiento de la justicia reclama y la ejemplaridad aconseja; si de forma inconsciente e

intencionada se propicia la desunión en las fuerzas armadas, atribuyendo a alguno de sus miembros

actividades o actitudes reñidas con su probada vocación militar; cuando se mancilla el recuerdo de quien

fue su Generalísimo, que dio a España la paz y la estabilidad que hacen ahora posible buscar

ordenadamente los caminos más adecuados a la hora actual, caminos que estamos seguros pueden

encontrarse respetando el orden jurídico legítimamente establecido, perfeccionado y mejorado merced a

la aportación siempre valiosa de los que vocacionalmente aspiran a servir a España en el área política y

gracias también al concurso y el esfuerzo de todos bajo la magistratura de nuestro Rey, a quien con la

expresión de nuestra lealtad a su persona y a cuanto representa, me honraré en elevar el testimonio de

adhesión y respeto que por boca de su alcalde le tributa en este acto el pueblo de Barcelona.»

En las Capitanías Generales de La Coruña, Valencia, Sevilla, Granada y en las cabezas de los

departamentos marítimos de El Ferrol, San Fernando y Cartagena también se celebraron recepciones.

Especialmente significativa la de Melilla, ciudad donde «el 17 a las 17» de hace cuarenta años principio

desde el edificio de la Comisión de Límites el Alzamiento Nacional.

INFORMACIONES

 

< Volver