ABC en París. 
 Delirantes especulaciones de la prensa francesa sobre el futuro español  :   
 Los comunistas no disimulan una indecente alegría por la desaparición de Franco. 
 ABC.    22/11/1975.  Página: 18. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

ABC. SABADO 22 DE NOVIEMBRE DE 1975. PAG. 18.

ECOS EN EL EXTERIOR

ABC EN PARÍS

DELIRANTES ESPECULACIONES DE LA PRENSA FRANCESA SOBRE EL FUTURO

ESPAÑOL

Los comunistas no disimulan una indecente alegría por la desaparición de Franco

PARÍS, 21. (Crónica recibida por télex.) «Madrid bien vale una misa.» Como rasgo de ingenio, de

originalidad, es tan endeble como decir que «París bien vale una risa». Pero, «Le Quotidíen de París», que

es periódico joven y, por ello, amigo del circense «cada día más difícil todavía», ha optado por ese juego

con la cínica frase del beamés Enrique IV a la hora de juzgar el viaje del presidente Giscard d´Estaing a

Madrid. Según este periódico —cuya opinión comparten otros comentaristas de la Prensa parisiense— la

presencia de Giscard d´Estaing en el tedeum de San Jerónimo el Real, representa el estímulo, el ejemplo a

imitar por otros dirigentes europeos, en esta hora que «marca la apertura de una nueva página de te

historia de España».

MITTERRAND, EN CONTRA.—Desde Roma, donde se encuentra actualmente, François Mitterrand, ha

dado su opinión sobre este asunto: «Yo tengo el sentimiento de que, cuando el futuro..., en fin..,, Rey de

España se encuentra entronizado por el general Franco, o sea, por la expresión histórica del franquismo,

que equivale al aplastamiento del pueblo español, yo pienso, digo, que hay ciertos aspectos, digamos de

carácter moral, filosóficos y políticos que deberían obligar a una cierta circunspección. Dicho esto, en las

relaciones de Estado a Estado, quizá el presidente de la República ha considerado conveniente informarse

directamente sobre las intenciones políticas de España... Pero, de todos modos, yo lo considero esto

prematuro. En suma, yo no lo apruebo en modo alguno.» Qué pena que un hombre tan inteligente sea tan

torpe.

Mientras tanto, en los periódicos prosigue la zarabanda de los supuestos y de las especulaciones, de las

hipótesis y de las conjeturas acerca del futuro inmediato de España. Como el toreo de salón no representa

ningún riesgo, cada cual se lanza a su faena particular como mejor sabe y puede. La cuestión es no

quedarse atrás en esta corrida delirante que entra ya en el campo de la charlotada. Por no faltar, no faltan

ni los banderilleros, es decir, los poetas, que han contado con unas páginas especiales de «L´Humanité» en

las que se ha lucido Louis Aragón, el comunista surreal, el autor de la «Oda a la G. P. U.», que se ha

trabajado unos alejandrinos muy majos sobre «la próxima y lejana España» que lo tiene sin sueño, así

como el inevitable Jean Cassou, firmante de todos los pliegos de protesta, que debe andar muy a mal con

las musas, a juzgar por sus endebles ejercicios de «versolari».

La cuestión es que todo quisque echa su cuarto a espadas —algunos en tiempos lo echaron a sables— en

esta espléndida oportunidad. Esto sin contar con los políticos en paro forzoso que han tomado a la Prensa

un tanto a chacota y que, cada dos por tres, convocan una conferencia para exponer su juicio sobre la

situación y presentar —¿cómo no?— las soluciones adecuadas. Gracias a los familiares y amigos de la

«personalidad» política en cuestión, se logran audiencias da hasta seis «periodistas». A mis soledades

voy, de mis soledades vengo...

INDECENTE ALEGRÍA.—Donde la efervescencia llega a un máximo estado de frenesí es en el variado

mundo del Partido Comunista y sus alrededores, nadie disimula su indecente alegría y para celebrar la

circunstancia, los dos secretarios generales de los Partidos Comunistas francés y español, Georges

Marcháis y Santiago Carillo, actuarán en un mitin que tendrá como escenario La Porte de la Villette. El

hecho de disponer, como telón de fondo para esta pantomima de las libertades, el colosal matadero de La

Villette, es pura coincidencia y no es de esperar que el alma en pena de Andè Marty altere esa unidad del

comunismo «new look». Como temas centrales de ese acto "de masas, figuran los siguientes:

restablecimiento de las libertades democráticas, legalidad del Partido Comunista español y amnistía

general unida al regreso de los exiliados. Adiós Gulag que te quedas sin gente.—INTERINO.

 

< Volver