Autor: Sáenz-Díez, Margarita. 
 Elecciones. 
 Las cuatro capitales catalanas continuarán con Ayuntamientos PSC  :   
 CiU no ganó en Barcelona, pero tuvo buena votación. 
 La Vanguardia.    09/05/1983.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

Las cuatro capitales catalanas continuarán con Ayuntamientos PSC

CiU no ganó en Barcelona, pero tuvo buena votación

El Partit dels Socialistes de Catalunya ha conseguido mantener e! gobierno municipal en las cuatro

capitales catalanas: Barcelona, Girona, Tarragona y Lleida. CiU no ha conseguido su principal objetivo,

la Alcaldía de la Ciudad Condal, pero la votación parece que le ha resultado favorable. AP, PSUC y

Esquerra han quedado situados a larga distancia del,segundo, sin haber confirmado los aliancistas sus

expectativas favorables, mientras el PSUC podría haber iniciado una pequeña recuperación.

Consolidación

La ola victoriosa que situó a los socialistas en el Gobierno del Estado, el pasado 28 de octubre, ha

confirmado para el PSC - PSOE el primer lugar en el «ranking» de los partidos catalanes, aunque ha

perdido algunos puntos. Así, lo anticiparon todas las encuestas rigurosas que se realizaron en ¡as dos pri-

meras semanas de campaña y, asi, lo preveían también los estudios periódicos de que dispone la

Presidencia del Gobierno. Con todo, una consulta electoral puede ser siempre una sorpresa y más aún

cuando varía el índice de participación, como ha ocurrido esta vez. Los ciudadanos de Cataluña han

votado en menor proporción que en octubre.

Aunque las elecciones generales legislativas tienen un carácter distinto de las municipales, más

politizadas aquellas, más próximas a la personalidad de ios candidatos éstas, el electorado no ha variado

fundamentalmente sus criterios manteniendo en buena medida su fidelidad de voto en esta consulta local

que abre las puertas a la consolidación del poder municipal socialista en los grandes municipios catalanes,

tras la experiencia adquirida en los primeros cuatro años de mandato.

Cuatro años de ayuntamientos democráticos

La andadura municipal de los ayuntamientos democráticos catalanes comenzó en abril de 1979. El PSC

alcanzó entonces el 26,6 por ciento de los votos emitidos en Cataluña, PSUC consiguió el 20,2, CiU 18,6

y Esquerra el 3,8. El Pacte de Progrés agrupó en un primer tiempo a socialistas, comunistas Esquerra y

Convergencia en varios consistorios municipales. En esta ocasión los pactos que hayan de producirse

sumarán, en su caso, concejales socialistas y comunistas y, también en su caso, CiU, ERC. La postura que

adopte AP en cuanto a coaliciones municipales está aún por decidir.

Vistas todas las consultas electorales, junto a las cuatro victorias socialistas en las legislativas de 1977, y

1982 en las municipales de 1979 y 1983, destaca el éxito conseguido por CiU en las elecciones

autonómicas de 1980. En esa ocasión, solamente, CiU consiguió convertirse en el principal protagonista

de la escena política catalana al alzarse con la mayoría (27,6 por ciento). CiU, con la crecida histórica

registrada por los partidos nacionalistas, en un momento en que comenzaba a cristalizar definitivamente

la España de las autonomías, con un Estatuto de Autonomía recién estrenado, consiguió que su líder Jordi

Pujol fuera el primer presidente de la Generalitat estatutaria.

Objetivo subyacente

La campaña que ha precedido esta segunda consulta municipal se ha centrado, formalmente, en los

problemas que afectan y agobian a los Ayuntamientos. Concretamente en Barcelona, la financiación del

presupuesto y la presión fiscal han acaparado buena parte de los debates. Pero, bajo todo ello, subyacía

una apretada lucha política por obtener el control político del primer Ayuntamiento de Cataluña.

Para CiU era muy necesario mantener su influencia en ambos ´lados de la plaza de Sant Jaume. Para los

socialistas, revalidar la Alcaldía barcelonesa suponía acrecentar su arraigo político que, querrían,

culminara con el acceso a la presidencia del Consell de la Generalitat. La situación política catalana,

formalmente no va a modificarse. Todo va a continuar igual puesto que CiU consiguió el poder

autonómico para mantenerlo durante cuatro años consecutivos. Pero, indudablemente, CiU se verá

afectada, en cuanto a su fortaleza política, ya que han transcurrido dos oportunidades sin que los

ciudadanos de Cataluña le otorgaran de nuevo mayoritariamente la confianza.

Perspectivas

La estrategia política que pongan en marcha unos y otros, poder y oposición autonómico, poder y

oposición municipal se enfocará, sin duda, hacia la próxima consulta, las autonómicas de 1984. Mientras

cabe suponer que el ejecutivo catalán aprovechará los meses que tiene hasta la primavera próxima para

Nevar adelante una serie de iniciativas legislativas para las que cuenta en el Parlament, todavía, con el

apoyo suficiente. Así la próxima interrogante se despejará en marzo de 1984.

Margarida SAENZ-DIEZ TRIAS

 

< Volver