Elecciones. 
 Barcelona, amplia y serena concurrencia  :   
 Los ciudadanos acudieron preferentemente a mediodía y a partir de las seis de la tarde. 
 La Vanguardia.    09/05/1983.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

Barcelona, amplia y serena concurrencia

Los ciudadanos acudieron preferentemente a mediodía y a partir de las seis de la tarde

En un ambiente de total normalidad, los barceloneses acudieron durante la jornada de ayer a las urnas

para elegir a los hombres que han de constituir el nuevo Ayuntamiento de la ciudad, así como al

candidato para cubrir la vacante de senador que dejó el fallecimiento de Alexandre Cirici Pellicer. En los

trece distritos municipales en que se halla dividida la ciudad quedaron constituidas 2.204 mesas, seis de

ellas destinadas a inmigrantes, integradas en 1.061 secciones y 618 colegios. El número total de electores,

según los datos del censo, es de 1.359.589, cifra similar a consultas anteriores

Uno de los signos del perfecto desarrollo de los comicios fue la ausencia casi total de reclamaciones

derivadas de fallos en la confección de las listas de votantes. Así como en las elecciones del 28 de octubre

fueron muchos los barceloneses que no pudieron ejercitar el derecho de voto por no figurar en las

correspondientes relaciones, ahora se ha comprobado que la máquina burocrática ha funcionado con

precisión. Esta circunstancia motivó de otra parte que no los componentes de las mesas realizaran su

cometido sin alteraciones y que, por tanto, la espera ante las urnas no sufriese más demora que la derivada

de la acumulación de electores, en determinados momentos.

Comportamiento distinto

La continuidad de paso de votantes por los colegios tuvo asimismo un comportamiento distinto al de otras

elecciones, que tradicionalmente se celebraron en día hábil. Nadie madrugó en exceso, porque el trabajo

no obligaba a ello, y las mayores presencias se registraron antes del mediodía y a partir de las seis de la

tarde.

Según datos que facilitó alrededor de las seis de la tarde el Gobierno civil, los distritos III, VI y XI, en los

que se registró el triunfo de los partidos de CiU y Alianza Popular en las elecciones del pasado 28 de oc-

tubre, eran los que arrojaban mayor índice de votantes. A dicha hora , en el distrito III habían votado el

52,85 poor ciento del electorado, en el VI el 52,95 y en el XI el 51,59. A esa misma hora el índice general

de Barcelona-capital era del 49,5 por ciento, mientras que en los barrios más bajos el índice de votación

estaba entre el 45 y el 48 por ciento. Estos datos indicativos se mantuvieron con ligeras oscilaciones a lo

largo de la jornada.

Cabe señalar por otra parte que los votos emitidos por correo en la provincia de Barcelona alcanzaron la

cifra de 19.368, en tanto que en la capital se registró un índice de 18,214. En ambos casos supone el doble

de votos que los emitidos en la consulta del pasado 28 de octubre.

Los políticos, ante las urnas

El paso de las primeras autoridades y de los candidatos a la alcaldía por los colegios electorales para

emitir el voto dió ocasión a breves manifestaciones, todas ellas coincidentes con el tono disciplinado y

correcto de la consulta y, naturalmente, optimistas para cada una de las opciones que representaban.

Mientras el ministro de Defensa, y ex alcalde, Nar-cís Serra depositó su voto en nuestra ciudad, en la que

está empadronado, el Capitán general de la IV Región, teniente general Sáenz de Santa María ejerció el

suyo por correo.

En todos los locales destinados a las elecciones prestó vigilancia una pareja de la policía

nacional y por su parte el Ayuntamiento mantuvo en servicio en la calle y en los mismos locales a la

totalidad de la plantilla de la guardia urbana, que alcanza 3.500 hombres.

Una "fan" de Felipe

Entre las numerosas anécdotas que registra una consulta de esta naturaleza hemos de señalar que una

anciana que acudió a la mesa electoral situada en el Colegio de San Juan Bosco, pidió al guardia urbano

que custodiaba las papeletas la correspondiente a "los Salesianos". El guardia, sorprendido ante aquella

petición, le dijo que los Salesianos no se presentaban a las elecciones, pero que podía elegir entre los once

partidos políticos que sí concurrían a los comicios y que, si no recordaba el nombre del partido a quien

votar, al menos reconocería el símbolo o el nombre de su cabeza de lista. La anciana respondió que tenía

serias dificultades de visión , y que no veía bien las papeletas. Entonces el guardia urbano le fue diciendo

nombres de líderes políticos y cuando citó a Felipe González, la anciana dijo: «A éste».

Por otra parte y dentro también del capítulo de anécdotas, una viejecita de 102 años de edad que participó

en todos los anteriores comicios solicitó a su colegio electoral de Barcelona que la acercaran las urnas a

su casa, pues permanece inmovilizada a causa de una enfermedad. Esta petición no fue posible

cumplimentar y la buena mujer se ha quedado esta vez sin votar.

El presidente hizo esperar

Otra anécdota: el presidente de un colegio electoral del barrio de Lloreda hizo esperar a los electores hasta

que la guardia urbana le localizó en un campo de fútbol donde asistía a un encuentro de primera regional.

Cuando llegó eran numerosos los votantes que aguardaban .

Como puede advertir el lector, la jornada se desarrolló sin incidentes: Incluso los componentes de las

mesas y los agentes encargados del orden pudieron degustar con tranquilidad el almuerzo preparado que

les fue servido. La bolsa que contenia la comida de los policías nacionales incluía, además de una

empanada gallega, dos trozos de carne, una ración de arroz frío con guisantes, una botella de agua

mineral, un trozo de tarta y un caramelo "chupa-chup".

 

< Volver