Elecciones. 
 Esquerra Republicana, imperturbable     
 
 La Vanguardia.    09/05/1983.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 1. 

Esquerra Republicana, imperturbable

Heribert Barrera decía sosegadamente que e! triunfo socialista del 28-O estaba todavía demasiado

cercano. Con ello no salo minimizaba el tropiezo municipal de Esquerra Republicana sino que se

reafirmaba en los principios básicos del partido que preside: «No es un partido oportunista», reflexionaba

como para sí. «La campaña ha sido buena, nuestra política general el comité la decidirá.» Joan Hortalá, un

triunfador nato achacaba la derrota con aire incombustible. Para él, no se había podido hacer más con

menos. La euforia socialista que vive el país era la principal causante del resultado. Eso y la población

emigrante de Barcelona, junto a la crisis económica que la obliga a decantarse por los que

presumiblemente les va a echar una mano en sus necesidades materiales, eran las razones objetivadas de

un catedrático de economía que nada tiene que ver directamente con lo que está sucediendo en los

alrededores. «Por lo que respecta a lo que pudiera suceder con lo que podría considerarse mi papel

pujante en el partido, he de decir que me es a-b-s-o-l-u-t-a-m-e-n-t-e igual.» En la sede de Esquerra

´Republicana de Catalunya el aire era mustio y las caras graves. Se había comido y bebido bien, pero a

medida que televisión iba desgranando resultados, las loables ansias de jolgorio se ahogaban en jos

pechos nacionalistas. Un momento hubo en que renació, si no la esperanza, sí una cierta bulla: cuando se

anunció la consecución de un concejal en el Ayuntamiento de Tarragona. Barrera dijo que eso mejoraba

las anteriores. Fuera de Barcelona, claro.

 

< Volver