Autor: Urbano, Pilar. 
 Elecciones/Autonomías. 
 Elecciones de inercia     
 
 ABC.    10/05/1983.  Página: II. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

MARTES 10-5-83

Hilo directo

ELECCIONES DE INERCIA

Hay que abrir el secreto elocuente de los guarismos electorales teniendo a mano el «vademécum» de don

Pero Gruyo: porque las verdades más elementales suelen ser las más sólidas. Así, para empezar: e! pueblo

ha votado con unos niveles de participación y de abstención indicios de madurez serena. Otra verdad

elemental: el pueblo, al votar la opción que quería, en el mismo acto se pronunciaba contra la que no

quería. Es decir: si el 43,4 por 100 de los electores votó PSOE, el restante 56,6 por 100 no votó PSOE.

Aritmética simple que debe alertar a los vencedores; ya que, en democracia, si en un platillo de la balanza

están los votos que permiten el Poder, en el otro están los votos que impiden el despotismo: no se gana

con los votos de todos, pero se ha de gobernar para todos. Suelto aquí la mano del señor Gruyo, y entro en

los secretos de las cifras:

1.° Ha jugado su efecto la imantación del Poder. Los españoles se han movido ante las urnas, esta vez,

afianzando mayorita-riamente las siglas gobernantes: es evidente la pérdida de euforia, pero también lo es

el depósito de confianza, de crédito, de íe «fiducial». Este imán atractivo, excepción en Cataluña, ha

consolidado también la opción nacionalista PNV en las provincias vascas. Los teóricos pueden llamarle al

fenómeno: voto inerte, apoyo al «establecido».

2° Frente al voto de fe en el PSOE hay un importante registro de votos de esperanza para la coalición AP-

PDP-UL, cuyo aumento de caudal procede, sin duda alguna, de los que se esperaban fuesen embalses

liberales (PDL) y populistas (CDS). Interesante aporte de clientelas, que obligarán a la coalición de

derechas a marcar su acento en el qué liberal y en el para qué popular, si se me permite una reducción

muy primaria; a modernizarse, a liberalizarse y a desclasarse.

3° Otro mensaje de estos comicios, síntoma de democracia adulta, es el que no se haya votado a líderes,

sino a formaciones políticas: partidos y programas. De ahí que, en Barcelona, un Maragall haya batido a

un Trías Fargas; o que, en Madrid, un Tierno, veteroprofesoral y teórico, haya triturado al brioso

«beautiful people» y hombre de gestión, Antonio Garrigues; o que un Verstrynge, de escasa talla,

obtuviese 23 de los 57 concejales madrileños.

4.° Unas siglas, CDS y PDL, pulverizadas en aras del voto útil, succionadas en este caso por la

imantación que digo, pero en economía adensadora del bloque-oposición.

5.° El resurgir comunista me parece trazo clave del nuevo mapa. Me explicaré: el descenso socialista

traduce un drenaje de votos de izquierda, disconformes con la política de moderación iniciada y

anunciada por el PSOE. Con ese 8 por 100 de votos PCE, duplicación de los obtenidos en las elecciones

del 28-O, además de resubrayarse la experiencia de que «el voto "pecero" no es voto fijo», a pesar de los

pesares, el socialismo gobernante se deslastra del izquierdismo crítico, coartada para estrategias políticas

de progresía aventurera «a sinistra».

Pilar URBANO

 

< Volver