Autor: Zuluaga, Jesús María. 
 Elecciones/Autonomía. Castilla-La Mancha. 
 El socialista José Bono, presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha     
 
 ABC.    10/05/1983.  Página: VI. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Castilla-La Mancha

El socialista José Bono, presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha

Ciudad Real. José María Zuloaga

El PSOE, por el escaso margen de dos diputados que habría que anotar en el resultado habido en la

provincia de Ciudad Real, sobre todo, ha obtenido la victoria en las elecciones autonómicas para cubrir

los escaños de las Cortes de Castilla-La Mancha. El candidato socialista a la Junta de Comunidades es el

diputado albaceteño José Bono.

El reparto de los 44 escaños del Parlamento regional ha sido el siguiente: Albacete, PSOE, 5; AP-PDP-

UL, 4; Ciudad Real, PSOE, 6; AP-PDP-UL, 4; Cuenca, PSOE, 4; AP-PDP-UL, 4; Guadalajara, AP-PDP-

UL, 4, PSOE, 3, y Toledo, PSOE, 5; AP-PDP-UL, 5.

Por lo tanto, dos victorias socialistas en Albacete y Ciudad Real; dos empates, Cuenca y Toledo, y una

victoria de la Coalición Popular en Guadalajara.

La participación media en la Comunidad castellano-manchega ha sido apreciable:

70,75 por 100, siendo la más alta Toledo (76,99) y la más baja Cuenca (57,86), según fuentes de la Junta

de Comunidades.

Los responsables de la Comunidad castellano-manchega tienen ante sí importantes retos, como es el

desarrollo de una región tremendamente deprimida. Temas excesivamente conflictivos pueden ser el de la

ubicación de la capitalidad y Universidad regional, así como el de la instalación de un polígono de tiro

aéreo en la finca Cabañeros, de Ciudad Real, cuestión sobre la que el Parlamento regional ya acordó la

formación de una Comisión de encuesta e investigación.

Las generalizadas protestas de la población de Ciudad Real por la elección de esta finca están motivadas

—según argumentan— por la conservación de puestos de trabajo y la defensa de un ecosistema rico en

fauna y flora con numerosas especies en peligro de extinción.

Hay que reseñar el hecho de que la presidencia de la Junta de Comunidades vaya a recaer en José Bono,

de Albacete, supone una cierta «destoledanización» del puesto, ya que los dos últimos titulares, Gonzalo

Payo y Jesús Fuente Lázaro, pertenecían a esa demarcación.

La distribución de cinco parlamentarios socialistas por cuatro de la coalición AP-PDP-UL ha constituido

una auténtica sorpresa, puesto que las previsiones daban como seguros seis al PSOE y tres a la Coalición

Popular, de ahí el nerviosismo de José Bono, el futuro presidente de la región, que siguió las elecciones

desde el Gobierno Civil de Albacete; no las tuvo todas consigo hasta bien entrada la madrugada. Cuando

estuvo seguro de su triunfo dijo a los informadores que abordaría desde la Junta de Comunidades los

problemas del paro, la educación y la potenciación de los recursos económicos de Castilla-La Mancha,

que marcaría un nuevo talante a la región y que los cambios que pensaba introducir en las Consejerías se

harían desde la Junta de Comunidades castellano-manchega.

 

< Volver