Autor: Gil, Francisco Javier . 
   La informática del Estado permitió una información puntual de los resultados     
 
 Diario 16.    10/05/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 25. 

La informática del Estado permitió una información puntual de les resultados

El Gobierno puso un contingente de más de cuarenta y cinco mil personas y equipos técnicos de la

informática del Estado al servicio de una información puntual e inmediata de los resultados provisionales

de la pasada jornada electoral.

Con un margen mínimo de error, los datos facilitados por el ministro de Interior, una hora después del

cierre de los colegios electorales en la Península y Baleares, se corresponden con los «cuasi definitivos»,

según señaló ayer el propio Barrionuevo.

Francisco Javier GIL

Madrid — Unas cuarenta y cinco mil personas pertenecientes a diversos Ministerios, empresas y

organismos del Estado permitieron al ministro de Interior contar con una estimación aproximada los

resultados provisionales una hora después de cerrar los colegios electorales el pasado domingo. El titular

de Interior, José Barrionuevo, acompañado del subsecretario del Departamento, Carlos Sanjuán, y el

director general de Política Interior, Enrique Linde, comparecieron ayer por la tarde ante los periodistas

para desvelar el mecanismo utilizado durante el pasado domingo para obtener con máxima rapidez una

aproximación de los resultados definitivos de las elecciones municipales y autonómicas.

Sondeo

Según Linde, se utilizaron dos mecanismos o «ritmos» de información: uno mediante el sondeo y otro por

medio de la informática.

Desde hace dos meses se iniciaron los trabajos preparatorios para solucionar la enorme complejidad de

esta jornada electoral en la que concurrían procesos electorales distintos como son las municipales y las

autonómicas, cabildos insulares y una plaza para el Senado.

Por el procedimiento del sondeo, los responsables de Interior acudieron a una de las últimas encuestas de

las más fiables, seleccionaron ciudades de más de cien mil habitantes, escogieron un número de mesas

tratando de equilibrar las de procedencia rural y las urbanas. De esta muestra se recogieron las primeras

cincuenta papeletas.

Los datos extraídos por este procedimiento fueron los primeros en conformar la aproximación que leyó el

ministro de Interior a sólo hora y media de cerrados los colegios electorales.

El margen de error fue, a decir de los responsables ministeriales, mínimo.

Por otra parte se puso en marcha el procedimiento informático más lento que el anterior, pero más

ajustado a la realidad.

A tal fin se utilizó la red de informática del Servicio de la Seguridad Social y del Ministerio de Hacienda,

la experiencia de la empresa nacional Entel, los ordenadores de Secoinsa, también empresa estatal, y los

aparatos de videotex de Telefónica.

La recogida de datos se efectuaba en el Centro de Recogida de Información (CRI) de la Seguridad Social

y la distribución de los mismos a través de terminales en los Gobiernos Civiles y en las cabeceras de las

comunidades autónomas.

Los efectivos humanos al servicio de esta operación informativa han sobrepasado los 45.000, de los que

42.362 pertenecían al Ministerio de Interior; 619 al Instituto Nacional de Sanidad y al Ministerio de

Hacienda; 1.478 a la Telefónica; 237 a Entel, y 506 al servicio de los ordenadores.

De un presupuesto total de 5.600 millones de pesetas que ha supuesto la jornada electoral, 150 millones

de pesetas corresponden al costo de la operación informática completa, sin contar con el importe del

sondeo, aún no evaluado.

Dicho importe, al decir del director general de Política Interior, es similar a lo invertido en las elecciones

generales del pasado año.

Satisfechos

Las autoridades de Interior se mostraron enormemente satisfechas por lo conseguido: "es la primera vez

que se han informatizado los resultados electorales mesa a mesa», dijeron y constataron que en sólo nueve

de las 65 ciudades con más de cien mil habitantes había posibilidades de error en más de un concejal

respecto a los datos distribuidos una hora después de iniciado el escrutinio.

Barrionuevo destacó que los datos que se poseían a últimas horas de la tarde de ayer correspondían a un

97 por 100 de votos escrutados en las elecciones municipales y a un 91,44 de las autonómicas.

Se trata, pues, de datos provisionales que en algún caso podía variar un concejal. Y así apuntó a modo de

ejemplo que tanto en Madrid como en Barcelona el PSOE y la coalición AP-PDP-UL se disputaban un

concejal que presumiblemente se decantará por favorecer al partido en el Gobierno.

Barrionuevo destacó la tranquilidad y la normalidad de la campaña y de la jornada electoral. Únicamente

indicó el incidente producido en un colegio electoral, Elgóibar, donde un elector intentó arrebatar el arma

reglamentaria a un guardia civil de servicio.

Unos cien mil efectivos de los Cuerpos de Seguridad y Fuerzas de Orden Público garantizaron la

normalidad ciudadana, mientras un colectivo de fuerzas del Ejército, sensiblemente inferior, protegieron,

como es habitual en jornadas electorales, los puntos neurálgicos de las ciudades.

Retrocesos

Barrionuevo restó importancia a la pérdida de votos —casi tres millones— respecto a las elecciones

generales del pasado año por su partido y, en cambio, destacó el retroceso del PNV, de los partidos

conservadores y nacionalistas e incluso del PCE, con respecto a las anteriores elecciones municipales,

aunque reconoció su importante avance con relación al 28-0.

Para el ministro de Interior, la coalición AP-PDP-UL no se ha aprovechado de los votos que dejara UCD

y resaltó la importancia del retroceso de formaciones radicales nacionalistas, especialmente, Herri

Batasuna.

«Los ciudadanos del País Vasco y Navarra han Jomado buena cuenta de las manifestaciones de los

dirigentes de HB respecto a los últimos actos de salvajismo criminal», dijo el ministro, quien constató con

satisfacción evidente la importancia de la recesión de esta organización abertzale en las grandes capitales,

a excepción de San Sebastián, donde sólo perdieron un concejal.

 

< Volver