Señor Udina, en el curso de Peñíscola. 
 "U.D.E. pretende que la Monarquía presida un orden democrático"  :   
 "Si hubiera que homologar la asociación con un partido sería con la Democracia Cristiana". 
 Informaciones.    09/09/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 16. 

SEÑOR UDINA, EN EL CURSO DE PEÑÍSCOLA:

"U.D.E. PRETENDE QUE LA MONARQUÍA PRESIDA UN ORDEN DEMOCRÁTICO"

PEÑÍSCOLA, 9. (CIFRA.)

«SI HUBIERA QUE HOMOLOGAR LA ASOCIACIÓN CON UN PARTIDO SERIA CON LA

DEMOCRACIA CRISTIANA»

UNIÓN Democrática España (U.D.E.), a través de su representante, don Santiago Udina

Martorell, abrió la semana política dedicada al asociacionismo en el Centro de Estudios Herrero

Tejedor.

El turno de representantes de las asociaciones políticas españolas fue iniciado el pasado viernes con don

Manuel Cantarero del Castillo, primer firmante de Reforma Social Española. (R.S.F.).

En esta ocasión ha sido uno de los diez miembros de la comisión organizadora de U.D.E. el que

pronunció una breve conferencia para dar paso al coloquio.

El señor Udina presentó la declaración de presencia y propósitos de la asociación, que no pretende romper

con el presente, pero que tiene firme propósito de conseguir que la Monarquía establecida presida un

orden democrático.

Como cuestión dogmática o de fondo, U.D.E. arranca de los principios de la ética cristiana, para abarcar

una serie de puntos de la vida nacional, que comprenden desde el sistema político representativo

pluralista, dentro de un orden democrático, hasta la reforma de las Leyes Fundamentales.

Don Santiago Udina destacó la vocación europeísta de U.D.E., reconociendo la proximidad a las

democracias cristianas europeas y los conceptos llevados a cabo hasta la fecha.

El conferenciante centró principalmente su intervención sobre las Leyes Fundamentales, principios funda-

mentales y regionalismo, temas que volverían a ser tratados en el coloquio.

El señor Udina, como lo hiciera anteriormente el señor Cantarero, no rechazó la posibilidad de una

alianza entre el U.D.E. y otra asociación que básicamente compartiera sus principios.

Añadió que los objetivos de la asociación eran de consolidación con vistas al futuro. En este sentido,

U.D.E. marchaba lentamente sin lanzarse a aventuras electorales precipitadas.

Sus temores estaban originados por la posibilidad de que se produjera en España un vacío político muy

difícil de llenar, por lo que, a pesar de no mostrarse del todo de acuerdo con el Estatuto de Asociaciones,

lo consideraba necesario. En este sentido lo comparó a la ley de Prensa, que no por discutida ha dejado de

cumplir una función.

En relación con el tema del regionalismo, el señor Udina abogó por el "regionalismo administrativo",

pero en contra del federalismo.

También hizo hincapié en la necesidad de una reforma tributaria a nivel europeo y en la participación

empresarial, pero no autogestión, a la vez que se impulsaba el cooperativismo.

"No me extrañaría —dijo textualmente en el coloquio— que si nuestro movimiento asociativo se

desarrolla con toda normalidad, un día Europa llegará a comparar su social-democracia y su cristiano-

democracia con la Reforma Social Española de Cantarero o la Unión Democrática nuestra."

Preguntado sobre el paralelismo que puede existir entre la U.D.E. y la Cristiano-democracia europea,

manifestó que "a pesar de que se ha acabado la hora de los partidos confesionales, si hay que buscar la

homologación de la asociación con algún partido de Europa occidental evidentemente se tiene que

mencionar a la Democracia Cristiana".

Tras declararse defensor del Estatuto de las Asociaciones, afirmó el señor Udina, entre otras cosas, que

"para la U.D.E. es más importante una clara actitud frente al futuro que unas elecciones próximas".

En otro aspecto, y refiriéndose a las regiones, afirmó: "No pretendemos la región como un privilegio, pero

creemos que sería positiva su revitalización", y puso asimismo de manifiesto el acento regionalista que

están experimentando algunos países europeos, como Francia e Italia.

Esta tarde pronunciará una conferencia en el curso el delegado nacional de Prensa y Radio del

Movimiento, don Emilio Romero.

 

< Volver