Autor: ;Jáuregui, Fernando. 
 En los próximos días las ejecutivas estudiarán las numerosas posibilidades de acuerdos. 
 El PSOE y AP, los partidos más votados en toda España, dispuestos a pactar con los nacionalistas vascos     
 
 El País.    10/05/1983.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

EL PAIS, martes 10 de mayo de 1983

ESPAÑA

En los próximos días las ejecutivas estudiarán las numerosas posibilidades de acuerdos

E1 PSOE y AP, los partidos más votados en toda España, dispuestos a pactar con los nacionalistas vascos

Todos los partidos mantienen la incertidumbre sobre los pactos o acuerdos concretos que puedan realizar

entre ellos para obtener el mayor número posible de alcaldías y presidencias de las comunidades

autónomas en aquellos lugares que aún se mantienen dudosos. Especial hermetismo se mantiene a la hora

de referirse al País Vasco y Cataluña, zonas clave donde, dentro de no muchos meses, comenzará una

nueva y presumiblemente virulenta campaña electoral para elegir los respectivos parlamentos

autonómicos. Sin embargo, tanto portavoces del PSOE como de la Coalición Popular no descartaron

tajantemente la posibilidad de "acuerdos puntuales" con los partidos nacionalistas en general y con el

PNV en particular.

JOAQUINA PRADES FERNANDO JAÚREGUI, Madrid

"Los supuestos son ahora muy distintos que en 1979. No existe en el PSOE una decisión de generalizar

los pactos, no habrá pacto de carácter general, aunque el partido estudiará las situaciones puntuales y

concretas", afirmó ayer el responsable socialista de temas municipales, Luis Fajardo, tras la reunión de la

Ejecutiva Federal del PSOE para analizar los resultados de las elecciones del domingo. El responsable

electoral del partido, Guillermo Galeote, afirmó que aún no existen decisiones concretas sobre acuerdos

localizados en el País Vasco, en Castilla-León o en otros lugares; estas decisiones podrían adoptarse a

partir de la reunión que la ejecutiva federal celebrará la semana próxima. Sin embargo, y aún negando

como ya hiciera dos semanas antes Alfonso Guerra, la posibilidad de un pacto genérico con la derecha

"llámese AP o PNV", ni Galeote ni Fajardo desecharon que puedan darse lo que ellos llamaron "acuerdos

puntuales". "Aunque no existen muchas posibilidades", agregó Galeote.

Todos los analistas coinciden en que el PSOE necesitará pactar con otros grupos, además de con

Euskadiko Ezkerra, si quiere conseguir las alcaldías de muncipios tan importantes en el País Vasco como

Bilbao o Vitoria. En Bilbao y en Vitoria el PNV y el PSOE obtuvieron once y nueve concejales

respectivamente. La proximidad de las elecciones autonómicas en esa región hace que todos los

observadores aguarden con interés el desarrollo de la política de alianzas entre las distintas fuerzas.

Fraga y su "teoría del mal menor"

José Luis Álvarez, encargado del Partido Demócrata Popular para cuestiones electorales, tampoco

desechó tajantemente que la coalición presidida por Manuel Fraga pueda intentar un acuerdo con el PNV:

"Primero habrá que escuchar todas las opiniones y después tomar las decisiones oportunas", dijo Álvarez,

quien negó que el PDP pueda adoptar decisiones en solitario en este terreno, sin haberlas acordado

previamente con los restantes miembros de la coalición.

Consultado al respecto, Manuel Fraga rehusó definirse, alegando que debían debatirlo previamente con

sus socios Osear Alzaga y Pedro Schwartz. Sin embargo, adelantó que los pactos iban a producirse con

"prácticamente todas las fuerzas independientes de municipios y comunidades autónomas, especialmente

con la Unión Mallorquína, de Jerónimo Albertí, y la Unión del Pueblo Navarro".

Fraga agregó que la coalición tendría un doble criterio antes de formalizar cualquier pacto: el mejor

servicio a la comunidad autónoma o localidad de que se trate, y la "teoría del mal menor". Ante la

insistencia de los informadores, y respondiendo a una pregunta sobre la posibilidad de pacto con el PNV,

Fraga volvió a repetir lo de la "teoría del mal menor" y no excluyó, por principio, un acuerdo con los

nacionalistas vascos.

Todo indica pues que el PNV se verá asediado por sus pretendientes en los próximos días, pretendientes

tan dispares como los independentistas de Herri Batasuna o la derecha de Alianza Popular. Una semana

antes de la celebración de las elecciones, representantes de los nacionalistas vascos afirmaron que no

harían un pacto con la derecha, aunque se duda si, finalmente, deberán aceptarlo en algunos puntos

aislados.

Por lo que respecta a Cataluña, el rumoreado pacto Convergencia i Unió-Alianza Popular, se concretará

en su caso sólo en unos pocos municipios, a la vista de la gran superioridad lograda por los socialistas en

Barcelona, lo que excluye una coalición poselectoral de los nacionalistas catalanes y la derecha.

Solamente ciudades como La Bisbal o Tortosa serían escenario de un eventual acuerdo.

Por lo que se refiere a un acuerdo entre los socialistas y los comunistas catalanes del PSUC, se admite que

pueda tener un alcance algo mayor.

Negociaciones Guerra-Iglesias

A nivel nacional, el pacto entre comunistas y socialistas no parece probable. Juan Francisco Pía,

responsable municipal del PCE, señaló que hoy se reúne el secretariado comunista para analizar, ciudad

por ciudad, en qué localidades necesitan los socialistas su ayuda para lograr la alcaldía. Según el resultado

que ofrezca este análisis intentarán forzar un pacto global. Y para hablar de ello, el secretario general del

PCE, Gerardo Iglesias, intentará entrevistarse en los próximos días con el vicepresidente del Gobierno,

Alfonso Guerra. No obstante, y a pesar del convencimiento comunista de que el pacto de la izquierda

beneficia a ambos partidos, un destacado dirigente del PCE manifestó que "si Guerra se niega,

aceptaremos el pacto puntual únicamente allí donde nos necesiten".

Preguntado sobre el tema de los pactos, el presidente del Gobierno, Felipe González, se mostró algo

ambiguo en la madrugada del lunes, aludiendo a que se realizarán acuerdos con quien y donde se

considere necesario, y no en una sola dirección, citando expresamente la posibilidad de llegar a un

entendimiento con el Centro Democrático y Social, de Adolfo Suárez, y sin referirse expresamente, por el

contrario, al PCE.

La comisión nacional del CDS permanecía ayer reunida valorando los resultados electorales y las

posibilidades de que este acuerdo con los socialistas pueda hacerse realidad, al menos en los lugares

donde los suarístas obtuvieron resultados aceptables; ayer se especulaba en la sede del CDS con la

posibilidad de que este partido conceda su apoyo para que el PSOE logre la presidencia autonómica en

Castilla y León, pudiendo exigir, a cambio, los votos socialistas para llegar a la alcaldía de Ávila.

 

< Volver