Elecciones municipales. Galicia. 
 Los restos de UCD, tercera fuerza, tras PSOE y AP     
 
 El País.    10/05/1983.  Página: 16. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

16 / ELECCIONES MUNICIPALES

EL PAIS, martes 10 de mayo de 1983

Los restos de UCD, tercera fuerza, tras PSOE y AP

La casi total desaparición de las fuerzas nacionalistas del mapa electoral municipal gallego es uno de los

aspectos más destacados de los comicios celebrados el domingo, junto al resurgimiento de los restos de

UCD. El grupo del diputado centrista Eulogio Gómez Franqueira, en coalición con el Partido Galleguista,

se ha convertido en la primera fuerza electoral en la provincia de Orense y hace sombra a Alianza Popular

en Lugo y en la propia Pontevedra, provincia ésta donde el partido de Fraga arrolló. En cambio, en La

Coruña vencieron los socialistas, cuyo incremento se hizo a costa de la práctica anulación de la presencia

de los restantes partidos de la izquierda.

La pérdida de numerosos concejales obtenidos en 1979 por UCD, Unidad Galega y, en menor medida,

por el PCE —que en los cuadros adjuntos agrupamos en las casillas correspondientes a Otros—, además

del descenso general de los resultados logrados por el Bloque Nacional Popular Gallego (BNPG) y otras

fuerzas nacionalistas, ha permitido no sólo el reparto general de los ayuntamientos de Galicia entre el

PSOE y la coalición AP-PDP-UL, sino también la recuperación del grupo vinculado a Gómez Franqueira,

bajo la denominación de Coalición Gallega.

En la provincia de La Coruña, y especialmente en Santiago de Compostela, el voto socialista ha

experimentado un importante crecimiento, en coincidencia con la desaparición de las opciones galle-

guistas. El PSOE obtuvo mayoría absoluta en la capital, y por tanto la alcaldía de La Coruña, ciudad en la

que, tras Alianza Popular como segunda fuerza, se sitúa con cinco concejales la coalición de derechas

denominada La Corufla Unida (en el cuadro correspondiente, en la casilla de Otros).

En la provincia de Lugo, AP continua siendo la primera fuerza política, tras haber conseguido 321

concejales del total de los 800 electos y más de una veintena de alcaldes. La desaparición de UCD ha

estado compensada por el éxito de la Coalición Gallega (CG), auténtica sorpresa de estos comicios. CG

ha conseguido más de 200 concejales y una veintena de alcaldías aseguradas.

Precisamente CG se ha convertido en la primera fuerza electoral de Orense, en donde ha obtenido cerca

de 70 alcaldías —más de 40 de las cuales con mayoría absoluta— en los 92 municipios orensanos. En

esta provincia, la gran perdedora ha sido AP que, pese a su relativo éxito en la capital, ha cedido a CG

alcaldías de pueblos importantes como Carballino, Ve-rín o Xinzo de Limia. AP ha sufrido un brusco

frenazo, mientras que el grupo de Gómez Franqueira recuperó su predominio.

Por último, en la provincia de Pontevedra, en cuya capital triunfó arrolladoramente AP, las elec

ciones del domingo han producido incógnitas, como las de quién ocupará las alcaldías de Vigo y

Villagarcía de Arosa, ciudades ambas donde la coalición de Fraga podría pactar con otras fuerzas de

derecha. José Rivas, elegido en 1979 alcalde de Pontevedra por UCD, ha cobrado, en las filas de AP, la

eficacia demostrada durante su mandato, a la que contribuyó la prodigalidad de Jesús Sancho Rof durante

su etapa de ministro de Obras Públicas y Urbanismo..

 

< Volver