Elecciones municipales. Castilla-León. 
 SE mantienen algunos políticos del desaparecido centro     
 
 El País.    10/05/1983.  Página: 16. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Se mantienen algunos políticos del desaparecido centro

Mientras que en Ávila y Segovia, CDS puede ser el arbitro, en Burgos y Palencia la hegemonía es de

Coalición Popular. En Valladolid y Salamanca el triunfo es para el PSOE y en Soria se perfila el bi-

partidismo. Antiguos miembros de UCD dominan en Zamora, y en León lo hacen los independentistas

martinvillistas.

El reparto de votos en ÁVILA, feudo del CDS, no da mayoría absoluta a ninguno de los partidos con

representación en el ayuntamiento. La proporción de nueve concejales para la Coalición Popular, siete

para el PSOE, y cinco para el CDS, empuja a los partidos a comenzar las negociaciones para hacer

gobernable el ayuntamiento. La situación en la capital puede hacerse extensiva a la provincia, donde en

los mayores núcleos de población las alcaldías se mantienen con las mismas características.

Tal como se preveía, ninguna de las seis candidaturas que optaban al ayuntamiento de la capital de

Segovia ha logrado mayoría absoluta. Las dos fuerzas mayoritarias consiguen idéntico número de

concejalías, 10.

Las cinco restantes se reparten entre: CDS, dos; Independientes, dos, y PDL, una. Esta composición hace

incierto cualquier pronóstico sobre el destino final de la alcaldía.

El actual alcalde de Soria, José Luis Liso, elegido en 1979 por UCD y actualmente en la Unión Liberal,

continuará su mandato en la capital al conseguir mayoría absoluta la coalición AP-PDP-UL. El triunfo del

bipartidismo es más destacable en una ciudad que en las elecciones de 1979 consiguieron puesto de

concejal hasta seis listas y en éstas se los reparten AP-PDP-UL y PSOE.

La nota fundamental en Zamora y su provincia es la aparición nuevamente en los ayuntamientos de

antiguos miembros de Unión de Centro Democrático. Por otra parte, el PDL también ha aglutinado a

miembros de la UCD, y si bien en Zamora capital ha tenido un estrepitoso fracaso, ha conseguido situar

alcaldes en la provincia.

A nivel municipal, Burgos ha sido una de las provincias, junto a Pontevedra, donde la Coalición Popular

ha obtenido uno de sus mayores éxitos electorales. En la capital, los burgaleses se han decantado a favor

del alcalde actual, José María Peña San Martín, que dejó UCD para presentarse en la Coalición Popular

con el PDP.

En la provincia, sí bien se ha confirmado la ventaja del Grupo Popular, esta no ha sido tan notoria,

dándose un voto más repartido consiguiendo el PSOE la mayoría municipal en algunos núcleos

importantes.

León ha sido la única capital de provincia donde los independientes, todos ellos antiguos martinvillistas,

han logrado desplazar de la alcaldía a los dos partidos mayori-tarios, PSOE y AP. A nivel provincial, las

candidaturas azules de la antigua UCD han triunfado en poblaciones importantes, como La Bañeza y

Bembibre.

En detrimento de los partidos PCE y CDS, la hegemonía de la Coalición Popular y del PSOE ha sido la

nota más destacada de los resultados electorales en la provincia de Falencia, que dan la victoria a la

coalición AP-PDP-UL con más de un 50% de los votos emitidos, consiguiendo al mismo tiempo la

alcaldía de la capital.

Valladolid confirmó en las municipales y en las autonómicas la clara supremacía socialista puesta de

manifiesto el 28 de octubre. El PSOE no sólo barrió en la capital sino que obtuvo la mayoría absoluta en

las principales localidades de la provincia (Medina del Campo, Medina de Rioseco, Laguna de Duero,

Villalón y Tordesillas) y relativa en muchas otras.

Los votos de las dos poblaciones salmantinas más importantes han vuelto a dar la alcaldía a sus alcaldes

socialistas actuales. La capital seguirá regida por Jesús Málaga pese a que sus aliados comunistas han

desaparecido del Ayuntamiento, y Béjar, la tradicional localidad textil y obrera de la provincia, presidida

por Juan Belén Cela.

 

< Volver