Elecciones Autonómicas. Navarra aparece como el punto más complicado para lograr un acuerdo. 
 Los socialistas deberán pactar en cinco comunidades autónomas para gobernar     
 
 El País.    10/05/1983.  Página: 22. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

22 / ELECCIONES AUTONÓMICAS

EL PAÍS, martes 10 de mayo de 1983

Navarra aparece como el ponto más complicado para lograr un acuerdo

Los socialistas deberán pactar en cinco comunidades autónomas para gobernar

Los resultados de las elecciones autonómicas celebradas el pasado domingo van a permitir gobernar al

PSOE, con mayoría absoluta, en la mayor parte de tas comunidades autónomas de mayor población:

Madrid, Comunidad Valenciana y Aragón, así como en Extremadura, Asturias y La Rioja. La victoria

socialista en estas comunidades es, sin embargo, irregular: arrasa en Madrid, Comunidad Valenciana y

Aragón, mientras que en Asturias, Extremadura y, sobre todo, La Rioja, la coalición conservadora se ha

acercado notablemente al partido en el Gobierno. La mayoría relativa socialista en otras cinco

comunidades, Cañarías, Castilla-León, Castilla-La Mancha, Murcia y Navarra, se presenta especialmente

difícil en ésta última provincia, en dónde el PSOE puede depender del PNV, configurado como partido

bisagra. AP-PDP-UL logró una mayoría que le permite gobernar en Cantabria y su triunfo relativo en

Baleares necesitará de un pacto para conseguir la presidencia del Consell General.

Conforme a las previsiones más generalizadas, el partido socialista mantuvo su posición de primer partido

destacado en Madrid, Valencia -en donde la polémica de Sagunto no parece que le haya afectado

sobremanera- , Aragón y Extremadura. En La Rioja, el triunfo socialista, mayoría absoluta, se ha

producido por un escaso margen sobre la coalición conservadora, si bien el PSOE ha estado muy cerca de

conseguir el cincuenta por ciento de los votos emitidos.

En las comunidades autónomas en las que el PSOE ha conseguido la mayoría relativa, parece previsible

que los pactos pueden dar como resultado que los socialistas gobiernen en la mayoría, con la excepción,

en primer lugar, de Navarra, y de Castilla-León, en dónde puede volver a repetirse una situación de

bloqueo en la elección de presidente de la comunidad. Cañarías, por su parte, registra una situación

peculiar con una mayoría relativa socialista y una participación numerosa en cuanto a partidos con

representación parlamentaría: nueve grupos, entre ellos el CDS con 5 diputados sobre sesenta, han

conseguido escaño, lo que convierte a la Cámara cañaría en la más variopinta de las ayer elegidas.

En Castilla-León aparece después de las elecciones el temor a un nuevo bloqueo que impida la elección

de presidente del gobierno autónomo, ya que de los 84 diputados o procuradores, el PSOE cuenta con 42,

APO-PDP-UL con 39, el CDS 2 y el PDL, uno. El partido de Suárez tiene, de nuevo, la llave de la

elección de presidente. En Navarra, en donde el PSOE ha conseguido 20 de cincuenta diputados, AP-

PDP-UL 8, UPN 13, Herri Batasuna 6 y el PNV 3, la situación es complicada para los socialistas que

lidera Gabriel Urralburu, que deberán pactar con el PNV, o con UPN, para conseguir la presidencia del

gobierno autónomo.

La coalición AP-PDP-UL, superando sus propios pronósticos, tiene la mayoría absoluta en Cantabria y

deberá realizar un pacto con fuerzas afines para gobernar en las islas Baleares.

 

< Volver