Autor: Muñoz, Manuel. 
 Elecciones autonómicas. Comunidad Valenciana. 
 Apreciable recuperación de los comunistas     
 
 El País.    10/05/1983.  Página: 23. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

COMUNIDAD VALENCIANA

Número de diputados: 89

Apreciable recuperación de los comunistas

MANUEL MUÑOZ, Valencia

Las primeras elecciones autonómicas que se celebran en el País Valenciano han supuesto la consolidación

de la mayoría amplia que la izquierda obtuvo en las legislativas. El Partido Socialista del País Valenciano

(PSPV-PSOE) mantiene la mayoría absoluta que ya consiguiera entonces en la comunidad autónoma, con

porcentajes finales algo superiores al 50%. Ha habido una importante recuperación del Partido Comunista

del País Valenciano (PCPV-PCE), que le ha permitido no sólo superar el escalón del 5% que marca el

Estatuto de autonomia para tener representación, sino alcanzar el 7,38%, lo que hace obtener a esta fuerza

política hasta seis diputados en las Cortes de la Generalitat valenciana.

Significativo, aunque insuficiente para obtener representación, ha sido el ascenso de la coalición

nacionalista Unitat del Poblé Valencia (UPV), que en esta ocasión había incorporado a la práctica

totalidad de las fuerzas de este signo. Este voto sigue siendo testimonial, pero hay que señalar que, sin el

tope del 5%, con el 3,14% que ha obtenido habría colocado en el Parlamento autónomo al menos al ex

dirigente comunista Doro Balaguer, cabeza de lista por Valencia, y al filólogo Vicent Pitarch, que

encabezaba la coalición por la circunscripción de Castellón. UPV se constituye ahora en la cuarta fuerza

política.

No obstante, la inmensa mayoría del electorado valenciano ha demostrado, como es habitual, decantarse

por opciones nacionales. El presidente de la Generalitat, Joan Lerma, que saldrá reelegido cómodamente

sin necesidad de los votos comunistas, atribuía el triunfo del PSOE en las tres provincias al refrendo

popular a la política que ha llevado este partido durante los últimos tiempos, y que permitió la aprobación

del Estatuto, tras aceptar una gran parte de las condiciones de una UCD prácticamente desaparecida, y su

acceso a la presidencia de la Generalitat durante la fase provisional de la etapa autonómica.

Lerma anunció la continuación de una política de colaboración entre el Gobierno de Valencia y el de

Madrid, que ha sido la tónica de estos meses pasados, y la formación de un Gobierno monocolor.

Por su parte, la Coalición AP-PDP-UL-Unión Valenciana ha experimentado también un cierto ascenso

sobre lo conseguido en las elecciones del 28 de octubre, pues entonces no superaba el 30% y ahora sí, lo

que la convierte en la segunda fuerza política valenciana y le hace recuperar la mayor parte del electorado

de UCD. Sin embargo, no se ha producido la bipolarización que algunos temían en el Parlamento

valenciano, y los comunistas actuarán como tercera fuerza, pese a que no pueden decidir con su eventual

apoyo al PSOE la mayoría de dos tercios. Tampoco decidirán la mayoría simple, en manos del grupo

socialista, que apoyará al Gobierno monocolor anunciado por Lerma.

 

< Volver