Autor: Conte, Jesús. 
 Municipales. El PSC pierde cinco puntos en Barcelona y el PSUC sube casi nueve. 
 Convergentes y comunistas, únicos que mejoran posiciones respecto a las elecciones del 28-O     
 
 El Correo Catalán.    10/05/1983.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Martes, 10 de mayo de 1983

EL CORREO CATALÁN

MUNICIPALES 5

El PSC pierde cinco puntos en Barcelona y el PSUC sube casi nueve

Convergentes y comunistas, únicos que mejoran posiciones respecto a las elecciones del 28-O

BARCELONA

La ostensible y significativa mejora de posiciones de los comunistas y de Convergencia i Unió en relación

a los resultados del pasado 28 de octubre constituye una de las grandes sorpresas de la jornada electoral

del 8 de mayo, una vez estudiados con detalle los diversos gráficos comparativos. De este análisis, y

contrariamente a lo que pudiera desprenderse de la arrolladura victoria socialista en muchas e importantes

ciudades catalanas, se aprecia igualmente una ligera pérdida de votos del PSC-PSOE. Concretamente,

casi cinco puntos en la provincia de Barcelona, algo menos en Tarragona y más de tres en Oirona y

Lleida, siempre con referencia a las legislativas del 28-O

Si el descenso de los socialistas está motivado, entre otras cosas que comentaremos seguidamente, por su

no presencia en la totalidad de poblaciones, lo que indefectiblemente les resta votos que consiguieron en

las generales, la bajada de la coalición Alianza Popular-PDP adquiere signos de dramatismo para quien

pretendía ver en las huestes de Fraga la verdadera alternativa al socialismo. Los Índices de la ciudad de

Barcelona, de los que damos amplia información en página 9, confirman esta tendencia a la baja acusada

en todas las comarcas catalanas. De hecho, y salvo contadas excepciones, CiU ha quedado por delante de

AP en las capitales de comarca e incluso en áreas de fuerte presencia inmigrante del cinturón barcelonés.

Hasta en Nou Barris se ha repetido este fenómeno.

Menos listas menos votos

Ya he comentado que los índices de votos respecto al 28-O deben tener en cuenta la diferencia en el

número de poblaciones donde se puede votar una lista. Ello comporta que la tendencia a la baja, caso de

tos socialistas, sea excusable por esta menor presencia en todos los rincones de Catalunya, supuesto que

no se da en unas elecciones con circunscripción provincial. En el caso de un incremento, caso de CiU y

PSUC, no se hace sino confirmar la tendencia. Lleida constituye un ejemplo clarísimo con bajada general

de todos los partidos, lógico al presentarse muchas listas independientes.

Este análisis que antecede, y que ilustra el gráfico adjunto, confirma las impresiones de urgencia

hilvanadas anteanoche al hilo de los primeros resultados significativos. La clara tendencia al bipartidismo,

real en este momento aunque no responda a un sentir social, se circunscribe en Catalunya a los socialistas

y los nacionalistas. Cifras cantan: casi tres mil concejales de CiU frente a 1.700 socialistas y ya, perdidos

a gran distancia 446 de AP-PDP y 265 del PSUC. En cuanto a ayuntamientos controlados, fuentes de

CDC censaban anoche un total de 354 alcaldías seguras, es decir más de un tercio de los municipios

catalanes, que podría elevarse hasta quinientos mediante los pactos, necesarios en infinidad de po-

blaciones donde el equilibrio de fuerzas está muy acentuado.

La otra lección de las municipales ha sido la aceptación de los resultados como un hecho en si mismo, sin

extrapolaciones. De hecho todos guardan un discreto silencio que romperán hoy al dar cuenta de la

valoración hecha por las respectivas ejecutivas reunidas ayer. Una primera impresión permite, no

obstante, atestiguar que los socialistas han bajado vetas en su pretensión de motivar cambios en el

Consell. La situación de descabezamiento del partido, con la marcha de Reventós, no les permite caer en

aventuras antes de dejar todo atado y bien atado para las elecciones al Parlament. La carrera hacia la plaza

de Sant Jaume también se inició ayer a las nueve de la mañana, como tantas operaciones de recambio.

Jesús Cante

 

< Volver