Elecciones. 
 CiU resistió bien el fuerte embate     
 
 La Vanguardia.    10/05/1983.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

ELECCIONES

LA VANGUARDIA

11

CiU resistió bien el fuerte embate

Con e! 26,9% de los votos, CiU ocupa la segunda posición y mejora sus resultados de las municipales de

1979, tanto en número de votos (el 8 %, más) como en número de concejales (de 8 a 13). Respecto a las

legislativas de 1982, si bien aumenta su cuota electoral en 4 puntos, ello es debido al aumento de |a

abstención puesto que en número absoluto de votos obtiene prácticamente los mismos del 28 de octubre.

A nivel de distritos, CiU ocupa la primera posición en los distritos que forman la cuña centro-oeste de la

ciudad, es decir, III, XI, IV y VI. En el lll, principalmente en Pedralbes, Sarria y St. Gervasi, se acerca al

50 % de los votos, mientras que. en los tres restantes obtiene porcentajes que bordean el 40%. En el resto

de distritos ocupa la segunda posición, destacando el 34 % obtenido en e! VIII (Gracia).

Los resultados más débiles de CiU se localizan en los distritos ¡X, X y V, donde no supera el 20 % de los

votos, aunque obtiene en ellos el segundo puesto,

Respecto a las municipales de 1979, se observan aumentos generalizados en todos los distritos. Allí donde

concentra su fuerza electoral los aumentos son superiores al incremento medio, mientras que allí donde su

implantación es más débil el crecimiento es inferior.

Respecto a las legislativas de 1982, se da el mismo fenómeno, si bien más moderado. Así, en los distritos

III, XI, IV y VI el incremento oscila entre e! 6 y el 11 %; en cambio, en los distritos obreros estos

aumentos se mueven entre el 1 y el 2 %.

El hecho de que CiU. experimente mayor crecimiento en los distritos de tendencia conservadora se

corresponde con la constatación de mayores pérdidas de AP. La existencia de un electorado flotante «ex

centrista» parece influir en las citadas oscilaciones, que en esta ocasión parecen favorecer a la coalición

nacionalista.

Así pues, puede considerarse que el balance «convergente» es cuantitativamente positivo —estabilidad de

sus votos en términos absolutos y aumento en términos relativos.

Políticamente, CiU resiste la oleada socialista y tampoco cede ante la competencia de AP, que se sitúa a

distancia considerable.

Más problemática aparece su capacidad para ampliar sustancialrnente en el futuro su espacio electoral,

sea a base del núcleo derechista impermeable al catalanismo, sea a base de la franja oscilante de las

abstencionalistas.

 

< Volver