Elecciones. 
 Alianza consiguió menos de los previsto     
 
 La Vanguardia.    10/05/1983.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

12

LA VANGUARDIA

Alianza consiguió menos de lo previsto

Con el 12,6 por ciento y 6 concejales se constituye en la tercera fuerza política de la ciudad, consiguiendo

tener por primera vez representación en el consistorio.

Respecto a las anteriores elecciones municipales obtiene un incremento de 10 puntos, pasando del 2 al

12,6 por ciento. Sin embargo, tomando corrió referencia las elecciones legislativas de octubre pasado, en

que se produce su ascenso más espectacular, pierde un tercio de su electorado.

A nivel de distritos, ocupa el tercer lugar en todos ellos a excepción del III, en que se sitúa en segunda

posición. AP concentra su fuerza en la zona de composición social más alta y de orientación política

conservadora, situada en los distritos II, XI, IV y VI, especialmente en los dos primeros, donde supera el

20 por ciento de los sufragios. En este sentido, hay que destacar que a nivel de: barrios los mejores

resultados los obtiene en Pedralbes, Sarria y Sant Gervasi; por contra, es. en los distritos de composición

social más popular (V, Vil, IX y X), donde obtiene los resultados más débiles, con porcentajes que

bordean el 10 por ciento. En el resto de distritos su cuota electoral se mueve alrededor de la inedia de la

ciudad.

Respecto a las elecciones municipales de 1979, se observan aumentos generalizados en todos los

distritos, de una magnitud semejante al incremento medio (10 puntos), incluso superiores en los distritos

III y XI (13 puntos) y algo inferior en el V (7 puntos). En cambio, respecto a las legislativas anteriores,

disminuye en todos los distritos, si bien más acusadamente en aquellos donde concentra su fuerza

electoral, destacando la disminución el III (10,4 por ciento) y XI (8,5 por ciento). Resiste mejor en los

distritos obreros en donde su inflexión es inferior al descenso medio, siendo en si distrito V (menos 3 por

ciento) donde mantiene una mayor estabilidad.

Ello nos permite afirmar que AP experimenta en estas elecciones un importante avance respecto a las

municipales de 1979, fundamentalmente debido al trasvase mayoritario del antiguo electorado centrista,

como ya sucedió en octubre pasado.

Pero este trasvase centrista de octubre no- se ha repetido con tanta amplitud, porque antiguos electores

municipales de UCD parecen haber preferido ahora —en distritos de mayor voto conservador— la

candida-tura de CiU. Esta menor recuperación de electorado centrista en zonas conservadoras y el

aumento de la abstención en distritos populares pueden explicar el relativo fracaso de AP al no conseguir

los resultados municipales que UCD obtuvo el año 1979.

 

< Volver