Autor: Garrido, Carlos. 
 Elecciones. 
 Albertí será árbrito del parlamento balear  :   
 Entre los dos grandes partidos se asienta el nuevo regionalismo. 
 La Vanguardia.    10/05/1983.  Página: 19. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Albertí será arbitro del Parlamento balear

Entre los dos grandes partidos se asienta el nuevo regionalismo

Palma de Mallorca. (De nuestro corresponsal). - El equilibrio entre Alianza Popular y el Partido

Socialista, la consagración del partido de Jerónimo Albertí, Unió Mallorquína, y el retroceso de los pe-

queños partidos, son las notas más importantes que se desprenden de los resultados de las elecciones

municipales y autonómicas en Baleares.

En lo que respecta al Parlamento autónomo, la Unió Mallorquína, con siete diputados, decide

prácticamente la situación, al haber obtenido 21 la coalición conservadora frente a 26 de la izquierda. Es

presumible, pues, que UM pacte con AP para formar un gobierno de centro-derecha en el Parlamento

autónomo, pacto en el que probablemente imponga Albertí sus condiciones a los aliancistas, quienes

esperaban una victoria neta por mayor margen.

En Palma, y como se esperaba, el socialista Ramón Aguiló ha salido reelegido alcalde, aunque por escaso

margen de votos. Los socialistas poseen 14 concejales -frente a los 11 de Alianza Popular y los 2 de UM-,

lo que les da la mayoría.

En general puede decirse que no se han producido sorpresas, y se apunta la tendencia centroderechista del

voto como mayoritaria, secundada por un Partido Socialista que sigue consolidándose.

Lo más interesante, no obstante, es el resultado que ha obtenido la Unió Mallorquína de Jerónimo Albertí,

coaligada con el Partido Demócrata Liberal de Garrigues. Aunque en Palma los votos hayan sido

reducidos, el nuevo partido regionalista puede sentirse satisfecho de sus resultados en algunos pueblos.

En Inca, por ejemplo, han conseguido la mayoría absoluta, y sobre todo su baza de «partido bisagra» en el

Parlamento autónomo.

A pesar de contar con escasos medios y poco tiempo, Albertí ha logrado superar la agresividad exhibida

hacia él por los aliancistas y, tras una campaña muy moderada y nada conflictiva, lograr llevarse el gato al

agua al decidir ahora la composición del Parlamento balear con sus posibilidades de pacto, que era sin

duda el objetivo que perseguía.

Si tenemos en cuenta la desventaja con que ha jugado la Unió Mallorquína, veremos que los resultados

obtenidos pueden calificarse como satisfactorios, y que Albertí ha revalidado su categoría política, lo que

a un medio plazo puede ser preocupante para Alianza Popular, que sin duda ha capitalizado gran parte del

antiguo voto centrista.

En cuanto a los pequeños partidos, han quedado prácticamente borrados del mapa. Así ha sucedido con el

Partido Comunista, definitivamente fuera de la alcaldía de Palma y que no ha llegado a entrar en el

Parlamento, y también con los nacionalistas que cuentan sólo con cuatro diputados en el Parlamento

insular.

En Menorca, tanto Mahón como Ciudadela contarán con alcaldes socialistas, mientras que en Ibiza la

situación depende del Partido Demócrata Liberal que con un concejal puede inclinar la balanza hacia AP

o el PSOE.

Carlos GARRIDO

 

< Volver