Elecciones. 
 Tras las elecciones en el País Vasco, sólo los nacionalistas ganan posiciones  :   
 Los socialistas y Herri Batasuna sufren un descenso, pero el partido más afectado por los resultados a sido la coalición AP-PDP-UL. 
 La Vanguardia.    10/05/1983.  Página: 23. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

MARTES, 10 MAYO 1983

ELECCIONES-

Tras las elecciones en el País Vasco, sólo los nacionalistas ganan posiciones

Los socialistas y Herri Batasuna sufren un descenso, pero el partido más afectada por los resultados ha

sido la coalición AP-PDP-UL

Bilbao. («La Vanguardia».) — Los resultados definitivos de las elecciones municipales y lócale» en el

País Vasco confirman que el PNV es la única fuerza qua mantiene un ritmo ascendente de apoyo en la

comunidad autónoma, mientras que el PSOE y HB sufren oscilaciones que en esta ocasión han tendido a

la baja, baja que ha afectado de forma más amplia a la coalición AP-PDP-UL.

H PNV consiguió en las municipales da 1979, un total de 354.255 votos; bajó exactamente 4.000 en las

autonómicas de 1980, para continuar ascendiendo a 379.283 votos el pasado 28 de octubre, llegando en

las actuales de mayo de 1983 a su cota máxima de 385.450 votos.

A pesar de las buenas perspectivas logradas por los socialistas vascos en estas elecciones de mayo, lo

cierto es que han descendido en casi 100.000 votos en la comunidad autónoma, pasando de algo más de

348.000 votos el 28 de octubre a casi 257.000 en el breve plazo de ocho meses.

Los resultados de Herri Batasuna registran un descenso pero no muy espectacular de 40.000 votos en el

conjunto de las tres provincias vascas. Se da la circunstancia de que esta ocasión era la más propicia pana

HB puesto que se elegían Jos únicos escaños que estaban dispuestos a ocupar. Sin embargo, la gente que

les ha apoyado no ha mostrado demasiado entusiasmo por hacer que los representantes de esta coalición

ocupen cargos en las corporaciones municipales. De todas formas, hay que tener en cuenta que en las

mismas confrontaciones de 1979 la coalición se había aproximado más a la cifra total de ahora que a la de

octubre.

La coalición AP-PDP-UL ha perdido casi la mitad de ´los votos en estas elecciones, pérdida que

únicamente se puede achacar a que la coalición no ha podido presentar candidaturas en gran cantidad de

pueblos en los que podía haber conseguido concejales por el número de votos obtenidos el 28 de octubre

y que no han sido contabilizados al no existir candidaturas propias en estos pueblos.

La consolidación del PNV en el País Vasco se demuestra también por el hecho de que es el único partido

que ha conseguido el número de concejales que se preveían do acuerdo con los resultados obtenidos el 28

de octubre. Así, los cálculos efectuados, según la base de las elecciones generales, hacían prever que los

nacionalistas podían obtener en la comunidad autónoma un tota! de 1.198 concejales, y en realidad han

obtenido 6 más, llegando a los 1.204.

El PSOE, que podría haber alcanzado 503 concejales en las tres provincias, se ha quedado con 150

menos. Herri Batasuna tenía unas previsiones de 469 concejales y se quedó en 311. La coalición AP-

PDP-UL podría haber obtenido 185 y se quedó en la mitad, por las razones expuestas y porque para

presentarse en todas las. localidades donde tenía posibilidades hubiera necesitado 900 candidatos, cifra

prácticamente impensable para esta organización.

Euskadiko Ezkerra, por su parte, ha superado las previsiones, logrando 116 concejales, cuando se le

preveían 114. El PCE-EPK también ha registrado un ligero aumento y ha pasado de los 9 concejales que

se podían calcular con los datos anteriores a los 14 que consiguió en todo el País Vasco.

Todos estos concejales que no han tenido estas fuerzas políticas forman parte de las candidaturas de

independientes que suman un total de 220 concejales.

Lo más destacable de toda esta situación es que una alianza entre los socialistas y Ja coalición AP-PDP-

UL, junto con Euskadiko Ezkerra, podrían quitar alguna alcaldía al PNV. Esta maniobra ya se está

preparando en Bilbao, aunque su éxito podría ser dudoso dado que se crearía una situación anómala. En

todo caso, los dirigentes de la coalición conservadora están dispuestos a vender caro su apoyo a los

socialistas y también quieren sacar el máximo partido a una actitud de abstención que permitiría que los

alcaldes fueran del PNV.

 

< Volver