Autor: Reig, Ramón. 
 Elecciones. 
 Córdoba y Jerez, las excepciones andaluzas     
 
 La Vanguardia.    10/05/1983.  Página: 23. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Córdoba y Jerez, las excepciones andaluzas

Sevilla. (De nuestro corresponsal.) — Los resultados de las elecciones municipales en Andalucía no

revisten sorpresas desmedidas. Habría que destacar, sin embargo, la aplastante victoria comunista en

Córdoba y la conservación de la Alcaldía de Jerez de la Frontera por parte del PSA.

Ciertamente, los sondeos previos a la consulta hicieron ver que Julio Anguita, alcalde de Córdoba iba a

conservar su silla en la Casa Consistorial. Ello hizo que el PSOE enviara a la ciudad de la Mezquita a un

considerable elenco de líderes, desde el vicepresidente del Gobierno andaluz y secretario general del

PSOE de Andalucía, José Rodríguez de la Borbolla, hasta el vicepresidente del Gobierno del Estado,

Alfonso Guerra, pasando por el presidente de |a Junta de Andalucía, Rafael Escuredo. Todos ofrecieron el

oro y el moro para que Córdoba votara socialista. Era indispensable, para los planes autonómicos del

PSOE, que Córdoba no fuera el «garbanzo rojo>> de Andalucía. Pero quizá la grandilocuencia socialista

se volvió contra el propio PSOE y le mayoría de los votantes de izquierda de Córdoba se unieron como

una pina en tomo a Julio Anguita. Esta gran mayoría de votos y concejales comunistas —17 de 27 ediles

que forman el Ayuntamiento—, ha sido tal vez la gran sorpresa no sólo para los socialistas sino para los

propios comunistas. El PSOE no sólo no ha vencido en Córdoba al Partido Comunista —podía haberlo

hecho a tenor de los resultados del 28 de octubre—, sino que ha quedado por debajo de Alianza Popular

(4 concejales frente a 6 de los conservadores).

El otro dato de interés ha estado en Jerez de la Frontera. El carisma personal del endalucista Pedro

Pacheco le ha hecho conservar la Alcaldía y este hecho es todo un acontecimiento en medio del naufragio

casi total de nacionalismo andaluz del PSA que probablemente celebre un congreso extraordinario para

cambiar sus siglas por las de PNA {Partido Nacionalista Andaluz), o bien se federe con el PSOE

atendiendo a una nueva llamada hecha la misma noche de las elecciones por el presidente Escuredo.

Salvo estos dos puntos excepsionales, todas las demás localidades de importancia están en manos del

PSOE. Sobre 776 ayuntamientos andaluces, el PSOE tiene ahora unos 400 en lugar de los 273 de las

elecciones de 1979. Algeciras, que estaba en manos comunistas, ya es de| PSOE, Y lo mismo ha ocurrido

con Dos Hermanas, el pueblo más importante de la provincia de Sevilla. El Partido Comunista, mal

aunque menos, tenía 97 alcaldías y ahora 80. No es tan grande la pérdida s! nos fijamos en la hecatombe

del 28 de octubre.

E[ PSA prácticamente ha dejado de existir y la coalición AP-PDP-UL se convierte, de la nada, en una

poderosa oposición (más de 1.000 concejales en toda Andalucía), aunque sólo en eso. El CDS, ni eso

siquiera. Los votos de UCD se los ha IIevado el PSOE en su mayoría, que ha arañado sufragios de todos

los sitios. Y un dato final: Andalucía ofrece uno de los índices mayores de participación de todo el país:

alrededor del 65 por ciento.

Ramón RE1G

 

< Volver