Autor: Balmes, Ramón. 
 Elecciones. 
 El pacto con el PNV es necesario para formar el gobierno de Navarra     
 
 La Vanguardia.    10/05/1983.  Página: 23. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

El pacto con el PNV es necesario para formar el gobierno de Navarra

Panplona. (De nuestro corresponsal.) — La elección del próximo presidente del Gobierno de Navarra se

vislumbra bastante difícil como consecuencia de la dualidad de fuerzas políticas surgidas en las

elecciones autonómicas: el PSOE, por un lado, y los partidos UPN, AP-PDP-UL por otro, con el Partido

Nacionalista Vasco, que tendrá que jugar el papel de bisagra.

Ninguna formación política ha alcanzado la mayoría absoluta que le permita llevar en solitario los

destinos del Gobierno de Navarra, por lo que la elección del presidente del Gobierno Foral dependerá de

las alianzas y coaliciones a que lleguen los partidos.

El candidato a presidente de la Diputación tiene que obtener mayoría absoluta en las dos primeras

votaciones, es decir, 23 votos, de los 50 escaños que se compone el Parlamento navarro. Sin embargo,

ningún grupo ha obtenido esta mayoría. Una posible solución radicaría e \ aunar los 20 votos del PSOE

con los 13 de UPN y los 8 de AP-PDP-UL, pero no parece que los partidos más a la derecha estén

dispuestos a este pacto.

Los dirigentes de UPN han manifestado en repetidas ocasiones su disposición a colaborar con el PSOE

con sus votos, antes de que los socialistas pudieran pactar con el Partido Nacionalista vasco. Sin embargo

hay que recordar que entre ambas formaciones nava-rristas —PSOE y UPN— existen fuertes

discrepancias, tanto, en el plano educativo como económico.

En el supuesto, bastante probable, de que ningún candidato tenga mayoría absoluta, el presidente de!

Gobierno de Navarra saldría de una tercera votación, en la que sóío se precisaría mayoría simple. En este

caso el papel «bisagra» que pueden jugar los tres diputados del PNV resulta clave ya que puede dar el

Gobierno de Navarra al PSOE o a UPN-AP.

Los seis diputados de Herri Batasuna quedan al margen de cualquier pacto porque la coalición abertzale

ha anunciado y.a que no asistirá al Parlamento Foral.

Así las cosas, un pacto del PSOE con el PNV, que llevaría a Gabriel Urralburu a la presidencia del

Gobierno en Navarra, parece bastante improbable, puesto que entre las condiciones que puede fijar el Par

tido Nacionalista se I jila implícita la recuperación de la conciencias vasca, lo que, a priori, resulta de]

todo inaceptable para los socialistas navarros.

Gabriel Urratburu, secretario general del Partido Socialista de Navarra, no es partidario de que el PSOE

gobierne en minoría: «Yo no creo en los gobiernos en minoría porque quema"-... El problema lo tendrá

que debatir e! Partido». Y señaló que la posibilidad del gobierno de la derecha con el apoyo de PNV es

muy complicada.

Para el Ayuntamiento de Pamplona, la dificultad es parecida: de los 27 concejales elegidos, 11 son del

PSOE, 7 de UPN, 4 de la coalición AP-PDP, 4 de Herri Batasuna y 1 del PNV,

Ramón BALMES

 

< Volver