Autor: García, Santiago. 
 Elecciones autonómicas. El PSOE gobernará en solitario en el Principado y en los principales ayuntamientos, con la excepción de Oviedo. 
 Asturias respondió en las primeras elecciones autonómicas     
 
 La Nueva España.    10/05/1983.  Página: 25. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

La Nueva España

Elecciones autonómicas

Martes, 10 de mayo de 1983/ 25

El PSOE gobernará en solitario el Principado y en los principales Ayuntamientos, con la excepción de

Oviedo

Asturias respondió en las primeras elecciones autonómicas

Reportaje gráfico de Santiago GARCÍA

Con una participación del 64 por 100, más de medio millón de asturianos han acudido a las urnas, el

pasado domingo, para elegir a los 45 parlamentarios regionales y los más de mil concejales que regirán

los 78 municipios asturianos.

Como en el resto del país, la jornada electoral en Asturias ha discurrido con absoluta normalidad, sin que

se registrasen otras incidencias que las ya habituales en estos casos: Retardo en la apertura de algunas

masas, ausencia de componentes de las mismas y presencia, un tanto extraña, de muestreadores de RTVE,

que inquirían a los electores por el sentido de su voto.

Estos encuestadores motivaron las protestas, tanto de los preguntados como de los representantes de

algunos partidos.

Pese a ser día de domingo, la jornada electoral se desarrolló con una participación que, si inferior a la de

las últimas elecciones legislativas del 28 de octubre del 82, puede considerarse alta.

Votar en domingo, experiencia que ya se habla ensayado en las elecciones autonómicas andaluzas,

celebradas en la primavera del pasado año, y costumbre habitual en los países occidentales europeos,

resultó bien.

Tal vez el único fallo, debido a previsiones optimistas, fue el retardo en la facilitación de los datos

globales, ya que los resultados parciales y aproximados, salvo en casos, como el de la Alcaldía de Oviedo,

en que se precisó superar el 90 por 100 de las papeletas para que se perfilara el resultado definitivo,

fueron dados a conocer oficialmente con mayor antelación que en comicios precedentes.

£1 cómputo de los resultados, tanto para la Junta General del Principado de Asturias como para los 78

municipios que componen la región, arroja un saldo considerablemente alto para el PSOE, que ha

mantenido la tendencia victoriosa de las pasadas legislativas.

El mapa político asturiano, con la desaparición de UCD, la fuerza que mayor número de Ayuntamientos

ostentaba, ha experimentado una considerable modificación, ya que el copo socialista se ha produciso en

todos los concejos de más de 20,000 habitantes, con la única excepción de Luarca, y los problemas que se

le plantearán al PSOE en Cangas del Narcea. Tineo, con candidatura independiente, seguiré siendo

gobernada por un grupo inspirado por el sindicato UCA, cada vez más próximo a las tetis socialistas.

AP-PDP-UL, como fuerza representativa de la derecha, no consiguió emular a UCD en anteriores

comicios, perdiendo, con relación al anterior partido en el Gobierno, numerosos puestos en prácticamente

todas las Corporaciones de los municipios demográficamente más significativos.

Gráficamente, puede afirmarse que en Asturias ya no existe bipartidismo, sino tres fuerzas desiguales, con

un PSOE mayoritario, AP-PDP de fuerza media y un PCA minoritario, que no ha logrado remontar los

resultados desfavorables en los que se sumió en las anteriores legislativas.

El CDS, que consigue una Alcaldía, la de Colunga, coa mayoría absoluta, ligue siendo una fuerza

irrelevante regionalmente, al no obtener representación en ninguno de los grandes municipios, y no

alcanzar el cinco por ciento en las autonómicas.

En las páginas que siguen, LA NUEVA ESPAÑA inserta los datos más significativos, así como los

resultados de las municipales y las autonómicas y entrevistas con los principales protagonistas de la

jornada del 8 de mayo; Pedro de Silva, Rafael Fernández, Antonio Masip, francisco Alvarez-Cascos y

Luis Riera, por citar a alguno de ellos.

LA NUEVA ESPAÑA quiso responder a esta jornada histórica, de las primeras elecciones a la Junta

General del Principado, mediante las cuales Asturias se dota de sus propias instituciones por elección

directa.

Unas elecciones a las que el pueblo asturiano ha respondido con civismo, y hasta con naturalidad,

acudiendo a las urnas y acogiendo sin el menor sobreslato unos resultados ya preanunciados por las

encuestas.

 

< Volver