Autor: Menéndez, Alberto. 
 Elecciones autonómicas. Álvarez-Cascos piensa que las teorías regionales de Pedro de Silva están muy alejadas de la realidad. 
 El Gobierno debería buscar una fórmula de colaboración con la oposición     
 
 La Nueva España.    10/05/1983.  Página: 27. Páginas: 1. Párrafos: 26. 

Alvarez-Cascos piensa que las teorías regionales de Pedro de Silva están muy alejadas de la realidad

«El Gobierno debería buscar una fórmula de colaboración con la oposición»

Alberto MENENDEZ Fotos de SANTIAGO

De muy distinta manera aceptaron los resultados electorales las candidatos aliancistas a las Alcaldías de

Oviedo y Gijón, Luis Hiera Posada y Francisco Alvarez. Cascos, este último también aspirante a presidir

el Consejo de Gobierno del Principado. Míen tras que el gijonés, dentro de la lógica desmoralización, se

encon traba tranquilo en la noche electoral, el ya ex alcalde de Oviedo estaba a primeras horas de la

madrugada -cuando los resultados le eran más desfavorables— escesivamente nervioso y resentido con

los electores que le habían retirado su confianza.

En la sede regional de Alianza Popular todo eran caras largas e incluso algunos militantes lloraron cuando

se enteraron de que Luis Riera había sido derrotado por el candidato socialista, lo que implicaba que la

derecha perdía ía Alcaldía de la capital del Principado, la única plaza importante que le quedaba en la

zona central asturiana. Los periodistas no eran muy bien recibidos en la sede de la calle Independencia.

Algunos de los incondicio nales de Manuel Fraga critica ban la labor de los representan tes de los medios

de comunicación en la campaña electoral, a los que culpaban del fracaso de la coalición popular en

Oviedo.

Francisco Alvarez-Cascos. que hasta las diez de la noche había estado en la sede de AP de Gijón, llegó a

Oviedo pasa das las once de la noche, acom panado de su mujer, que parecía algo cansada e inquieta. El

senador aliancista ya estaba convencido del triunfo socialista en los principales Ayuntamientos asturianos

y en las elecciones autonómicas.

«El PSOE ha conseguido unos buenos resultados —manifiesta-, es un triunfo legítimo e indiscutible, ai

que no tengo nada que objetar». Sin embargo, el candidato aliancista a la presidencia del Principado se

queja de la abstención, «que principalmente nos ha perjudicado a nosotros». «En estas elecciones —

aclara— ha queda do demostrado que la abstención castiga siempre más a la derecha que a la izquierda.

Por otro lado, los votantes de los partidos conservadores se retraen a la hora de acudir a las urnas cuando

lo que se decide es el gobierno de las Corporaciones locales; les quitan importancia».

El político aliancista intenta en todo momento ofrecer una imagen de serenidad. Parece darle más

importancia a los comicios municipales que a los autonómicos, quizás porque está Isidro Fernández

Rozada, y éste, nervioso y compungido, habla casi exclusivamente de las Corporaciones locales.

Valoración de Gijón

Alvarez-Cascos explica que tomando como referencia los resultados de los comicios legislativos del 28

de octubre la coalición AP-PDP habría conseguido en estas elecciones ocho concejales en Gijón. «Hemos

conseguido sólo siete y hemos retrocedido cuando estábamos convencidos de que íbamos a mejorar. Pero

vuelvo a insistir en la abstención, que creo que en Gijón influyó mucho en los resultados finales de

nuestro partido y nos impidió conseguir un edil más e incluso dos».

«El único partido que consiguió en Gijón superar ios resultados del 28 de octubre fue el PCA», continúa

diciendo Alva rez-Cascos, «mientras que el PSOE se mantuvo dentro de las previsiones».

Comparó Alvarez Cascos los resultados de las municipales y de las autonómicas en Gijón. «AP consiguió

prácticamente los mismos votos en las dos elecciones, mientras que el PCA obtuvo más sufragios en las

locales que en las regionales, votos éstos que fueron a parar al PSOE, que así mejoró en los comicios a la

Junta General del Principado con respecto a las elecciones locales. Todo esto viene a demostrar que en los

comicios autonómicos prima el voto útil. Este criterio pienso que puede hacerse extensivo a toda la

circunscripción central».

Aunque los resultados en Asturias no fueron iodo lo buenos que deseaban los dirigentes regionales

aliancistas, el doble candidato del partido a la Alcaldía de Gijón y a la Presidencia del Principado está

satisfecho de los votos conseguidos por la coalición popular a nivel nacional. «En número de votos —

dice- mejoramos sensiblemente con respecto al 28 de octubre, por lo que pienso que no se puede hablar

de «techos» a las aspiraciones de nuestro partido».

Francisco Alvarez Cascos re corrió durante la larga noche poselectoral la sede de la delegación del

Gobierno en Asturias, el palacio regional y los locales de algunos medios de comunicación. En algunos

de estos lugares coincidió con el secretario regional de AP, Isi dro Fernández Rozada.

«A mí me cuesta creer que en la zona occidental hayamos obtenido tan sólo tres diputa dos

regionales», comenta Francisco Alvarez-Cascos, que aña de que «estos comicios han con figurado el

mapa político español con una clara bipolarización. Han desaparecido los restos de las fuerzas políticas

marginales».

Mayorías claras

Para el político aliancista el sistema electoral español pri ma claramente al partido mayoritario, «lo que en

esta ocasión beneficia al PSOE», y hace incluso que se desvirtúe e! bipartidismo, «lo que no quiere decir

que AP no puede sacar en unos próximos comicios los mismos resultados que en esta ocasión han

obtenido los socia listas».

Durante varias horas, Francisco Alvarez-Cascos tuvo que esperar en el centro regional de TVE el

comienzo del programa electoral en el que intervino junto a Pedro de Silva, Rafael Fernández y Juan

Cueto. En los pasillos de los bajos del Carlos Tartiere, Alvarez-Cascos saludó y felicitó a los

representantes del Partido Socialista. Allí estaban también los alcaldes de las principales ciudades

asturianas. El más reticente a la hora de entablar diálogo con el candidato aliancista al Ayuntamiento

de Gijón fue su rival en estos comicios, el socialista José Manuel Palacio. Aunque a! final, el

encuentro se produjo e incluso los dos políticos estuvieron varios minutos hablando en un clima

distendido.

Francisco Alvarez Cascos es abordado a la puerta del centro regional de TVE por una emiso ra de radio.

El aliuncislu eslaba algo picado con Antonio Masip. o al menos eso parecía, y casi sin pensarlo declara

que «si el PCA va u ser el arbitro en el Ayuntamiento de Oviedo, puede que intente llevar esta con

f´rontución al terreno regional e intentar conseguir dos Consejerías a cambio de un apoyo en la

Corporación municipal ovetense».

El futuro presidente del Principado, Pedro de Silva, no parece estar muy de acuerdo con esta

opinión de Alvarez Cascos, «¿Cómo dices eso? - le pregunta al político aliancista--. No te lo crees ni tú

mis mo». Y Cascos sonríe, como no dándole importancia a unas manifestaciones realizadas u altas

lloras cíe ¡u madrugada, con el «stress» acumulado durante toda la campaña electoral. Antonio

Masip también se enfada con el auténtico líder de los aliancistas asturianos. Pero nadie da mucho

crédito a sus declaraciones. Son simples comentarios.

Una España roja

Horas ante el secretario regional de AP había manifestado en el palacio regional que «vivimos en una

España roja, y por lo tanto, hasta las próximas elecciones no tenemos nada que hacer». Aivarez-Cascos,

en el centro regional de TVE, auténtico centro neurálgico en estos momentos de la noche poselectoral,

intenta sacarle ¡as castañas del fuego a su com pañero. «Supongo que habrá sido una broma, Isidro sabe

de sobra que España no es roja y que los vuelcos en los sistemas democráticos bipartidistas son

ostensibles».

«La campaña nacional de los diferentes partidos tuvo gran influencia en los resultados de los comicios

autonómicos señala Alvarez Cascos- v pesa tanto más cuanto más importante es la zona o la

circunscripción. Sin embargo, en los Ayuntamientos, y en los pequeños sobre todo, se vota más a la

persona que al partido. Pero nosotros tenemos la mala suerte de que nuestra fuerza está en los pequeños

núcleos de población y que el 60 por 100 del censo, sin embargo, vive en las grandes ciudades».

Al candidato aliancista a la Presidencia del Principado no parece preocuparle mucho la situación en la que

va a quedar el grupo parlamentario popular en la Junta General del Principado. «A efectos prácticos nos

da igual tener 13617 diputa dos regionales. Hemos avanza do con respecto a nuestra re presentación en

la anterior Junta General del Principado. Hemos pasado de tener un diputado provincial a tener

nueve diputados regionales y ahora 14. Es una buena pro gresión».

Las mayorías claras

«lis bueno que las mayorías sean claras», declara Francisco Alvarez Cascos. «Yo creo que en los

Ayuntamientos y en la Junta General no se puede plantear la política de dos bloques, Gobierno y

oposición».

Según el político aliancista «el regionalismo tiene que ser el lugar de encuentro de las ideologias,

reservando los enfrenta mientos para las Cortes. El PSOE se equivocaría si preten diera hacer de la

Junta General una instilución en la que exclusivamente impusiera su mayoría para aprobar

determinadas leyes. Yo creo que los socialistas deben de buscar una fórmula de colaboración entre el

Gobierno y la oposición por la que se compartieran entre unos y otros las soluciones a los problemas de

Asturias».

Alvarez Cascos analiza tam bien al que será el sustituto de Rafael Fernández al frente del Gobierno

regional, Pedro de Silva: «Es una persona que tiene muchas cualidades —dice-. Tiene unas buenas dotes

como parlamentario y como líder de la oposición siempre cumplía un papel brillante. Como res pon sable

del ejecutivo es una incógnita. Hasta shora, cuando ha buscado soluciones a ios problemas asturianos no

ha estado muy acertado, ya que sus teorías pienso que están muy alejadas de la realidad regional. Por lo

tanto, habrá que esperar para ver cuál va a ser su política. Hay anteceden tes negativos, como sus ínter

venciones en los lemas rolado nados con la siderurgia, el sec tor naval o Talleres de Moreda. Una cosa es

teorizar y otra acercarse a la realidad».

Son ya las cuatro de la madrugada. En la sede regio nal de AP los militantes y simpatizant.es del partido

están desanimados. En un despacho Fernández Rozada analiza los resultados. Alguien dice que es

imposible que se pierda la Alcaldía de Pravia, es sólo un rumor. Ya hay poca gente, pero el secretario

regional todavía tiene fuerzas para despotricar contra el CDS. «Folgueras -grita- ha impedido que ganara

rnos en Oviedo. Al final ¡e han hecho un favor al PSOE, como nosotros habíamos vaticinado».

 

< Volver