Autor: Calvo Hernando, Pedro. 
   Manipulaciones electorales     
 
 Navarra Hoy.    11/05/1983.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Manipulaciones electorales

Pedro Calvo Hernando

Estos días van a ser acaparados por los análisis de los resultados electorales. Curiosamente, sigue sin

contestar aquella pregunta que ya alguien formuló la noche de las elecciones: "¿Pero quiénes son los

perdedores?". Se da el caso de que parece que aquí nadie ha perdido. Pocas veces había sido tan exacto

eso de que todo el mundo se arrima el ascua a su sardina.

LA verdad es que los datos electorales están sufriendo toda clase de interpretaciones, algunas de ellas

muy peregrinas. Pero hay casos en que se acusa no de torcidas interpretaciones, sino simplemente de

falseamiento. Eso lo que dice el líder nacionalista catalán Miguel Roca. Ayer se me quejaba amargamente

de que en televisión se ha dado la imagen de que CiU ha retrocedido, cuando ha ganado cuatro puntos con

respecto al 28 de octubre y ha aumentado considerablemente el número de concejales y alcaldes, aunque

es verdad que ha perdido en las grandes ciudades catalanas.

Asegura además que CiU tendrá tres diputaciones, cualquiera que sea el sistema electoral que se aplique.

Y Miguel Roca no se da por vencido en cuanto a la puesta en marcha de la operación que lleva su nombre

y que consiste en la construcción de una opción reformista intermedia a nivel de todo el Estado. Ya

sabemos que el PDL de Antonio Garri-gues y el CDS de Adolfo Suá-rez han fracasado estrepitosamente.

Pero él asegura que eso ha ocurrido porque el electorado centrista no los ha considerado corno vehículos

políticos válidos... y aduce los buenos resultados obtenidos en Baleares, Tenerife, Galicia y otros lugares

por candidaturas que llevaban el sello del reformismo "roquero".

Su tesis es que en la abstención hay una buena cantera para futuras opciones reformistas. Y que muchos

votos que ahora fueron al PSOE y a AP son votos desnaturalizados. Que ni el PSOE ni AP pueden ocupar

el centro, porque eso les quitaría coherencia y sería repetir el experimento de UCD. El líder catalán está

decidido a organizar una nueva opción estatal para las elecciones generales de 1986. Asegura además que

si eso no se lleva adelante, en el 86 no se modificará la actual correlación de fuerzas.

Otro importante tema de análisis está siendo la evidente recuperación del Partido Comunista, aunque no

haya llegado a las cotas alcanzadas en 1979. Generalmente se admite que en la recuperación juegan dos

factores. Uno es la identificación de una parte del electorado con la gestión municipal de los comunistas.

Otro es el moderado voto de castigo contra el PSOE, fundamentalmente por su política económica y por

su política exterior, que se consideran desviadas de lo que debe hacer un partido de izquierdas.

Un importante hombre de la derecha, como es Alfonso Osorio, me decía ayer que el PCE se reconstruye

como la opción política de la izquierda. Asegura además que hay que empezar a hablar de tripolarización

y no bipolarización. Lo evidente es que el PCE ha recuperado 600.000 de lo votos que perdió el 28 de

octubre. Otro hombre de la derecha me decía que el PCE es el único partido que ha ganado votos,

mientras que todos los demás los han perdido.

Por cierto, se rumoreaba ayer que podría producirse un cambio de actitud del PSOE respecto a los pactos

municipales con el PCE. El caso de Enrique Tierno ya es claro: a pesar de que el PSOE cuenta con la

mayoría absoluta del Ayuntamiento de Madrid, el alcalde está empeñado en dar participación a los

comunistas en el Gobierno municipal. Se confirma que el gran escollo para los pactos de izquierda está en

Alfonso Guerra. Pero repito que puede adoptarse una postura más flexible que la que se había expresado.

 

< Volver