Alfonso Guerra y Verstrynge estudiaron ayer un posible pacto municipal en la Comunidad Autónoma Vasca. 
 Cumbre antinacionalista en Madrid  :   
 PSOE y AP estudian la posibilidad de un pacto en algunos municipios de la Comunidad Autónoma Vasca con el fin de impedir un Gobierno nacionalista. 
 Navarra Hoy.    11/05/1983.  Página: 16. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

POLÍTICA

Alfonso Guerra y Verstrynge estudiaron ayer un posible pacto municipal en la Comunidad Autónoma

Vasca

Cumbre antinacionalista en Madrid

PSOE y AP estudian la posibilidad de un pacto en algunos municipios de la Comunidad Autónoma Vasca

con el fin de impedir un Gobierno nacionalista.

Al final, el PNV podría hacerse con las alcaldías

ESTE podría ser el objetivo de la reunión desarrollada ayer tarde en el palacio del Congreso entre el

vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra; el secretario general de AP, Jorge Verstrynge, el portavoz

del grupo popular en el Congreso, Miguel Herrero de Miñón, y Florencio Aróste-gui, portavoz de AP en

el Parlamento Vasco.

Al término de la entrevista, que duró una media hora, Alfonso Guerra manifestó a los periodistas que

hasta que no se proclamen las candidaturas oficialmente el próximo sábado, no se va a pronunciar sobre

ningún tipo de pacto municipal. El vicepresidente del ejecutivo, sin embargo, ni confirmó ni desmintió la

posibilidad de este acuerdo.

Jorge Verstrynge se limitó a decir que "el mapa geográfico de España es muy amplio".

La postura del PSOE fue perfilada más tarde por el diputado socialista Txiki Bene-gas, que manifestó a

los periodistas que "si AP quiere un alcalde nacionalista ya sabe a qutér! tréne que votar, y si no, nos

tendrá que votar a nosotros".

Juan María Ollora, del PNV, que dijo no tener conocimiento de la entrevista, subrayó que no entiende

dónde se quiere llegar con este pacto ni "qué programa de Gobierno pueden elaborar AP y PSOE

conjuntamente".

Añadió Ollora que "habrá que ver cómo explican este pacto dos partidos que están absolutamente

enfrentados en el resto de España".

ESCEPTICISMO GENERALIZADO SOBRE LA VIABILIDAD DE LOS PACTOS PROPUESTOS

POR EL PSOE

Aunque pueda resultar prematuro, el escepticismo en cuanto a la viabilidad de pactos para lograr

deshancar al PNV de las alcaldías de las capitales vascas es generalizado, dada la imposibilidad

ideológica y estratégica de que Alianza Popular y Euskadiko Ezkerra se sienten a negociar en una misma

mesa un programa de global de cuatro años de gestión. Este escepticismo que viene dado por las

dificultades objetivas existentes para que los pactos se lleven adelante, asegura de manera indirecta para

los nacionalistas el poder colocar a sus hombres al frente de las alcaldías.

"No vamos a hacer un pacto raro con Alianza Popular. Si el PSOE quiere negociar que negocie con

realismo" declaró ayer a "Vasco Press" el dirigente de Euskadiko Ezkerra, Roberto Lertxundi, que ha

descartado de antemano entrar a negociar a tres bandas con el PSOE y Alianza Popular".

En esta misma línea se ha manifestado Juan María Ban-drés, presidente de EE, quien ha asegurado que

"queremos tener contactos con el PSOE y Herri Batasuna pero no nos podemos meter en ningún pacto

con Alianza Popular, el viernes se reúne el comité central del partido y asistirán todos los concejales para

decidir oficialmente la postura, pero está claro que nosotros no vamos a pactar con Alianza Popular.

En la coalición AP-PDP-UL, el ambiente que se respira es de cierta ebullición en las bases que por medio

de constantes llamadas telefónicas están expresando sus opiniones, favorables unas a! pacto con el PNV y

otras al apoyo al PSOE. No se descarta que la coalición convoque a sus bases a una asamblea. En

cualquier caso la postura firme de Euskadiko Ezkerra de no pactar con Alianza Popular es también

compartida por la coalición en el sentido de que ésta tampoco negociaría con el PSOE si en los pactos

entrara Euskadiko Ezkerra. La coalición, por otra parte, también tiene claro que no podría apoyar al PNV

si éste se deslizara a buscar apoyos en Herri Batasuna.

El PNV, mientras tanto, continúa en silencio. En realidad, dada la distribución de fuerzas tiene que estar

más pendiente de lo que hagan los demás que de tomar iniciativas a priori. De todos modos, en algunos

sectores, no oficiales, tanto de la coalición como del PSOE se opina que lo más positivo sería dejar que el

PNV accediera a las alcaldías porque de lo contrario se le puede obligar a tomar posturas más radicales

que no serian buenas para la marcha de la Comunidad.

 

< Volver