Autor: Garrigues Walker, Antonio. 
   Carta abierta a los 196.408 votantes del Partido Demócrata Liberal     
 
 Diario 16.    16/05/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 27. 

ANTONIO GARRIGUES WALKER

Presidente del Partido Demócrata Liberal

Carta abierta a los 196.408 (*) votantes del Partido Demócrata Liberal

La primera comparecencia electoral del PDL no ha sido precisamente un éxito, aunque ha demostrado

que un núcleo centrista en España se mantiene irreductiblemente liberal. Pero en la hora dura de la

primera experiencia debe un líder comparecer, como hace Garrigues, para explicar públicamente a los

suyos y a los que les quieran leer la posición liberal después de las municipales.

«Tenemos una diferencia con los demás partidos. Todos ellos han ganado. Nosotros no. Pero debo añadir

que tampoco hemos perdido. Simplemente hemos empezado»

Voy a intentar expresarme con la mayor sinceridad y les agradecería unos minutos de atención porque el

tema es importante para aquellas personas, como usted, que han decidido votar nuestras candidaturas. Y

quiero abrir esta carta exponiendo algunas diferencias significativas.

Tenemos una diferencia inicial con los demás partidos políticos que han concurrido en estas elecciones

municipales y autonómicas. Para el PDL esta era su primera comparecencia, su primera andadura. Ello

nos obligó, como es lógico, a improvisar muchas cosas, a cometer errores y rectificarlos sobre la marcha,

a sorprendernos de algunas maniobras que hubieran debido preverse y en definitiva a pagar el precio que

supone la falta de oficio y de práctica.

Tenemos una segunda diferencia con los demás partidos. Todos ellos han ganado. Nosotros no. El PSOE

ha ganado (aunque haya perdido más de dos millones de votos), la coalición popular ha ganado (aunque

no haya crecido ni un milímetro), el PCE ha ganado (aunque sea a base de compararse con el desastre

total de las elecciones del 28-0) y el CDS ha ganado (aunque haya descendido de su cota inicial mínima

de su primera experiencia electoral).

Nosotros, por el contrario, no hemos ganado pero debo añadir inmediatamente que tampoco hemos per-

dido. Simplemente hemos empezado. A escala nacional se nos atribuye el 0,79 por 100, aunque se olvida

en esta referencia el hecho de que nos presentábamos ante menos de un 25 por 100 de la población espa-

ñola, y se olvida asimismo que en las provincias en donde nos presentábamos en el 20 por 100 de los mu-

nicipios hemos obtenido resultados realmente significativos y a veces sorprendentes.

Medios financieros

Una tercera diferencia se refiere a los medios financieros de que hemos dispuesto en comparación con los

restantes grupos políticos. De los partidos antes mencionados somos sin duda el que menos ha gastado o

consumido en esta campaña, y en comparación con las dos fuerzas significativas nuestro porcentaje de

referencia no alcanzaría ni siquiera el 3 por 100 de sus presupuestos.

Una cuarta y última diferencia se refiere a la utilización de los medios de comunicación del Estado y muy

en especial de Televisión Española. Al contrario de los demás partidos, el PDL sólo ha dispuesto de dos

espacios regionales de cinco minutos, uno de ellos debatido hasta el último minuto, y de unas emisiones

privadas de escasa audiencia aunque de gran valor simbólico.

La vergüenza de TVE

En algún momento habrá que contar la triste y desoladora historia de nuestras relaciones con TVE, pero

baste en estos momentos con mencionar que nuestra ausencia no sólo de los espacios gratuitos sino de la

información de los telediarios, ha representado un serio hándicap en nuestras posibilidades porque nadie

puede negar la tremenda influencia de este medio en la decisión final del voto.

Incluso en los últimos días de campaña mucha gente se preguntaba y nos preguntaba si por fin

comparecíamos a las mismas, y otros más informados nos decían que nos votarían porque íbamos con

Fraga o que nos nos votarían por la misma razón. Ligando este último tema con el anterior de los medios

financieros debe ser conocido el hecho de que sólo la campaña «liberales con Jorge» en Madrid o

«liberales con Fraga» en provincias ha costado a AP la mitad de la campaña completa del PDL y que la

misma produjo la confusión que se buscaba sin que el PDL —a pesar de denunciarla en artículos de

prensa y declaraciones de radio— pudiera contrarrestarla por televisión, es decir, por el único medio

eficaz de hacerlo. Sólo en esta confusión provocada el PDL, según nuestros cálculos, que esperamos

poder confirmar, ha perdido entre un 2 por 100 y un 4 por 100 de los votos.

Nuestros votantes deben saber que al votar al PDL han hecho lo siguiente:

— Apoyar a un partido que ha defendido sus ideas con una campaña imaginativa, limpia y honesta,

con una campaña sin descalificaciones globales, sin agresiones verbales, con una campaña dirigida

concretamente a los problemas municipales y autonómicos, con una campaña basada en el trabajo

gratuito y entusiasta de miles de afiliados y de simpatizantes.

840 concejales

— Apoyar a un partido que en las condiciones ya señaladas al explicar nuestras diferencias, ha

obtenido en aquellas provincias en las que nos hemos presentado con amplitud resultados tan

sorprendentes como éstos: un total de 840 concejales ya confirmados y con la posibilidad de alcanzar

los 900, un total de 101 alcaldes ya confirmados que podrían ampliarse en la misma proporción

que los concejales y un total de cuatro diputados de las comunidades autónomas. Al margen de

estas cifras, el PDL es ya la tercera fuerza política en número de votos o de concejales en las siguientes

provincias: Burgos, Cuenca, Palma de Mallorca, Zamora y la cuarta en otras muchas más.

— Apoyar a un partido que ha demostrado que la consolidación o la consagración del

bipartidismo carece de toda base objetiva. ¿Cómo es posible hablar de tal fenómeno cuando el PDL

sin medios financieros, sin experiencia, y sin televisión ha obtenido, por ejemplo, un 16 por 100 en

Ibiza, un 18 por 100 en Palma de Mallorca, en coalición con Unión Mallorquína, un 8,18 por

100 en Cuenca, un 8,09 por 100 en Ceuta, un 7,85 por 100 en Zamora, un 8,52 por 100 en Burgos

y casi un 5 por 100 en León y Castellón?

Bipartidismo, no

¿Cómo se puede hablar de bipartidismo si incluso en Madrid la coalición y la acción conjunta entre el

PDL y el CDS hubieran obtenido del orden del 7 por 100 de los votos?

— Apoyar al único partido liberal integrado en la Internacional Liberal, que implica el apoyo de todos

los partidos liberales occidentales y muy especialmente de los europeos, entre los que se encuentran

personalidades como Simone Veil, ex presidenta del Parlamento Europeo, Martin Bange-man, presidente

del Grupo Liberal del Parlamento Europeo, Giovani Malagodi, presidente de la Internacional Liberal,

Willy de Clerck, presidente de la Federación de Partidos Demócratas y Liberales, vicepresidente del

Gobierno belga y ministro de Hacienda, Gastón Thorn, presidente de las Comunidades Europeas,

Hans Diectrich Genscher, presidente del Partido Liberal alemán y ministro de Asuntos Exteriores,

y David Steel, presidente del Partido Liberal inglés.

Todos ellos han venido a España a prestarnos su apoyo personal o han enviado cartas y telegramas

expresando su satisfacción por el comienzo de nuestra vida política y asimismo su criterio de que la

presencia del PDL en España es un factor importante en el proceso de homologación en Europa. Este

reconocimiento internacional, del que todavía no gozan partidos como AP, PDP y CDS, es un dato

importante para nuestro desarrollo futuro. No estamos solos ni aislados. Somos parte de un

grupo que representa la tercera fuerza política en Europa.

— Apoyar a un partido que además de contar con la colaboración de 60 clubs liberales, una razonable

estructura nacional y las relaciones internacionales antes mencionadas, va a representar la única

opción seria sobre la que basar cualquier operación política que llene el espacio político existente

entre e! PSOE y AP.

— Apoyar a un partido para el que las libertades son algo más que anhelos o palabras hermosas.

Hemos querido, durante la campaña, defender la libertad de expresión con hechos y no sólo con palabras.

Esa es ¡a razón última de nuestras emisiones televisivas que alguien impropiamente calificó de

piratas. El PDL cree que el desarrollo de los derechos y libertades constitucionales puede lesionar los

intereses de algún partido, pero que beneficiarán siempre los intereses del pueblo; cree en la

libertad y trata de abrirle puertas sin miedo ni falsas prudencias.

— Apoyar a un partido que rehuye el dogmatismo, el autoritarismo y la prepotencia. Que confía en

el hombre, en su capacidad para dar forma propia a su existencia; que considera que el Estado no

debe ser un gendarme obsesionado por mantener el orden — una cierta concepción del orden— ni un

paraguas protector de las tempestades que desata la incuria, la gandulería y la falta de creatividad;

que, en fin, deja vivir, porque vivir —decía Ortega, cuyo centenario de su nacimiento conmemora-

mos estos días— es elegir, y elegir implica deselegir y posibilidad de equivocarse y, naturalmente, de

acertar.

Estamos empezando

Hemos iniciado el camino que acabará en el éxito. Desde nuestra primera «aparente derrota» felicitamos

cordialmente a nuestros contendientes y les deseamos mucho éxito en el desempeño de sus papeles

representativos. Espero nos dejen contender con mejor ánimo y modos que los demostrados en la pasada

campaña electoral y les pedimos que en su día, cuando nuestro esfuerzo sea coronado por el éxito, sean

tan liberales como nosotros para reconocer su fracaso y nuestra victoria.

El firmante reconoce en todo caso que su primera presentación no ha ido ciertamente acompañada por el

éxito. Al margen de las razones y justificaciones que antes se mencionan, quiero asegurar a nuestros

votantes que he aprendido la lección a todos los efectos y consecuencias. Yo he asumido un riesgo

personal — «el prestigio está para jugárselo»— y creo que he hecho lo que tenía que hacer, lo cual no

resta para que deba reflexionar sobre la tesis contraria y asumir la idea, claramente liberal, de que los

liderazgos siempre están en cuestión.

Con mi agradecimiento.

(*) El dato real supera los doscientos mil pero para evitar discusiones se utiliza la última cifra oficial

facilitada.

 

< Volver