Crónica política. 
 Elecciones: hora     
 
 Hoja del Lunes.    09/05/1977.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

PAGINA 2 — 9 de mayo de 1977

Crónica política

NACIONAL

ELECCIONES: HORA

LA escalada comenzó el pasado lunes. Ya era segura la intervención del presidente del Gobierno ante las

cámaras de-Televisión y había trascendido cuáles iban a ser-las líneas maestras de su discurso, que se

abrían en dos frentes. De una parte, la confirmación de su posición electoral con participación directa y

personal en el desafío político del próximo 15 de junio; en segundo término, la exposición de las razones

que motivaron al Gobierno y a su presidente para, a través del Ministerio de la Gobernación, reconocer la

legalidad del Partido Comunista de España. Dos bloques arguméntales destinados a un claro objetivo: que

la imagen conseguida por Suárez en estos meses de Gobierno no sólo no se deteriorase, sino que pudiese

seguir contando con la anuencia de esa gran masa que, movida por resortes seguramente poco

fundamentados, va a tener la última palabra en los comicios de junio. Desde entonces, con el plazo

inexorable de las docfe de la noche de ayer, que ponía límite "a todas las combinaciones e intentos en la

formación de candidaturas;, la clase política del país ha asistido a, una auténtica batalla, difícil y

arriesgada, donde el nuevo centro,´ia Unión del Centro Democrático, con Suárez a su cabeza, ha tomado

los mayores índices dé protagonismo.

Dentro de treinta y siete días

Anoche, a las doce, sonaba la hora cero de las elecciones. El 15-J, que dentro de treinta y siete días exac-

tamente convocará al país ante las urnas. Desde hace unas horas los electores ya tienen ante sí algo más

que unas siglas y unos líderes. Ahora lo que cuenta son las candidaturas. Pero como ya en alguna otra

ocasión se ha apuntado en estas mismas páginas, las próximas elecciones españolas van a salirse de todos

los cánones. La íalta de madurez y preparación en la educación política va a dar lugar, dentro de cinco

semanas, a que. los votos de la gran mayoría estén más orientados por impulsos de última hora o

simpatías personales que por convicción o conocimiento de programas. De ahí el difícil juego que las

coaliciones electorales han tenido que librar para conjugar en sus listas la popularidad de los nombres con

las presiones de los diferentes grupos integrados en ellas y el deseo de ocupar los primeros puestos en las

candidaturas. Ha habido casos en que esta lucha tuvo caracteres dramáticos. En éste juego, dejando aparte

al Partido Comunista de España, con candidatos "no contestatarios" ni discutidos, el más alto nivel de

dificultad ha vuelto a estar en el nuevo Centro, patrocinado por «1 presidente Suárez, sin olvidar los

ajustes de última hora d« Alianza Popular y demoeratacristianos. El primer secretario del Partido

Socialista Obrero .Español, Felipe González, quien a su vez encabeza la candidatura por Madrid de su

partido, denunciaba el sábado la "confusión organizada por el poder" y aseguraba que su partido no iba a

participar en ella. La declaración tenía lugar en el transcurso de la "fiesta de la libertad", incluida en la

Segunda Conferencia dé Partidos Socialistas del Sur de Europa, celebrada en Madrid, y en la que no

puede dejarse de mencionar la presencia del secretario general del Partido Comunista dé España, Santiago

Carrillo: "Creo que socialistas y comunistas terminaremos actuando, a largo plazo, unidos", dijo, aunque

afirmó que, de momento, no ha tenido lugar ninguna reunión con los socialistas de -cara a las próximas

elecciones, por lo que no se espera que se establezca contacto alguno, a no ser para una pequeña

candidatura conjunta al Senado.

La batalla de los nombres

Con el hasta hace unos días ministro de Obras Públicas Leopoldo Calvo-Sotelo como hombre de

vanguardia, el presidente Adolfo Suárez y algún otro miembro del Gabinete han dado en las últimas horas

la batalla de los nombres para constituir la candidatura de la Unión del Centro Democrático. Algunos

hábiles desplazamientos hacia la cabeza de candidaturas de provincia, de personas significadas del

bloque, contribuyeron a última hora a mejorar un tanto la degradada solidez de esta coalición,

circunstancia que trascendió de modo claro en la decisión de Enrique Larroque, líder* del Partido Liberal,

de separarse definitivamente de la UCD; El resumen de la situación planteada se encuentra en unas breves

palabras del propio "disidente": "Hemos lle-gado a la plena convicción de que hay una preeminencia

absoluta del Gobierno en el Centro Democrático, y que se han desvirtuado las .esencias y los fines para

los que se constituyó el Centro." Acusación, por otra parte, que se vuelve contra los mismos fundadores

del bloque electoral, puesto que sólo a ellos puede culparse de la tolerancia demostrada ante esta

injerencia desde las altas áreas del poder. Así, mientras el aliancista Manuel Fraga reta a un debate

electoral televisado a Suárez, rechazado en principio por fuentes de la Presidencia del Gobierno, y el resto

de los bloques electorales activa sus mítines, hay que repasar algunos puntos esenciales de la intervención

del presidente, que tuvo lugar justamente cuando se cumplían diez meses de su nombramiento. Un amplio

espectro de los líderes de todos los partidos, desde el PCE hacia la derecha, tuvo la oportunidad de

exponer públicamente ante las mismas cámaras de Televisión su opinión ante el discurso de Suárez, algo

verdaderamente insólito en estos pagos.

El voto como prueba

Sobre la idea de la necesidad de contrastar con el voto una obra de Gobierno, Adolfo Suárez afirmó tener

el derecho y al mismo tiempo el deber de una identificación pública con los grupos o personas qué desde

una posición de centro pretende ofrecer a los electores lo que ha sido una constante del Gobierno: una

alternativa política que tienda a evitar peligrosos enfrentamientos, ofreciendo al mismo tiempo una

plataforma de • colaboración para un entendimiento duradero entre los españoles. Dijo en otro momento

el presidente que concurría a las elecciones sin privilegio alguno de organización; sin apoyo de los

órganos: de Gobierno y sin apoyo de la Corona, que está por encima de las opciones y contiendas. En lo

que podría entenderse como un enunciado de programa político, el presidente se manifestó identificado

con quienes "sienten la imperiosa necesidad de continuar la evolución hasta que no haya ni una sola nota

discordante entre la realidad social y la realidad legal del país; con quienes, partiendo del mandato

popular del 15 de diciembre, aspiran a completar la transición política con las elecciones generales, la

definitiva articulación de los textos constitucionales, las bases de ordenación del sistema económico, la

reforma fiscal imprescindible para acometer una política d>3 justicia social y la estructura de nuestras

regiones dentro de la unidad de "España; con quienes quieren normalizar nuestra vida en común, corregir

ios desequilibrios sociales y asentar definitivamente en España los principios de -moderación, tolerancia y

respeto mutuo; con quienes, en definitiva, sienten ánimos de pacto con todas las fuerzas sociales".

Seis mil candidatos

Ahora, seis mil personas, los primeros candidatos a unas elecciones generales después de todos estos

años, ya están en liza. De ellos, 4,500 son para el Congreso; los restantes, para el Senado. Pero sólo 350 y

207, respectivamente, serán los finalmente elegidos. Los plazos han comenzado a correr. La fecha

inmediata a tener en cuenta es la de mañana. Durante tres días las Juntas Electorales Provinciales

estudiarán las candidaturas presentadas y comunicarán a los candidatos las anormalidades que hayan

podido producirse. También durante estos mismos tres días los candidatos podrán denunciar las

irregularidades que puedan detectarse.

 

< Volver