Autor: Sánchez Torrado, Santiago. 
   Ensayo general de la libertad     
 
 Diario 16.    09/05/1977.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Ensayo general de la libertad

Santiago Sánchez Torrado

La Fiesta de la Libertad, convocada por el Partido Socialista Obrero Español, ha sido como una vibrante

celebración del pueblo y de la alegría. La ceremonia de la claridad, la llamada amplísima a todas las

fuerzas que en el país luchan por la emancipación verdadera de la clase trabajadora, por el logro de las

libertades Una multitud abigarrada y variopinta, una avalancha de empujones y sentimientos, de gritos

que subrayan la solidaridad, el brillo de los ojos entre el polvo y el ruido infinito, los mítines como de

fondo para muchos, pero enmarcando la fiesta, tantos encuentros y abrazos, los libros y bocadillos, las

pega-tirias, carteles, gorros insignias^.. Todos estábamos allí: los obreros y los liberales, trabajadores

unos y otros de distintas herramientas, los progres y el pueblo llano, los niños entre las banderas, las

pandas de mozalbetes de barrio con humor ácrata. La vida, la gente con su ruido y su olor: espectáculo

insólito en este país .entristecido y mudo de cuarenta años. Los puños y las rosas como afirmación

caliente de que la política es también alegría porque afecta a la vida diaria de la gente. La unidad y la

pluralidad, el respeto y el compañerismo. Las masas que sé expresan´y gritan y cantan, convirtiendo en

primavera, en ensayo general de la libertad, esta tierra, de invierno que todavía pisamos. Allí se dijo que

la libertad se conquista y no se otorga, que, el Gobierno provoca y organiza la. confusión, que el

socialismo posee valores inalienables: cosas viejas y sabidas, pero que en un contexto así adquieren un

punzante relieve. ¿Podrá ser verdad alguna vez tanta belleza anunciada-, realidades incipientes tan

prometedoras? Así ha sido exactamente la fiesta: el polvo, el griterío y colorido de la libertad. Un rostro

humano y masivo, popular, convincente y atractivo. ¿Sabremos hacer simpática la convivencia, menos

ásperos la lucha y el discurso, hasta divertida a ratos la contienda? Que empiece la fiesta. Todos nos

engalanamos ya, con apasionada impaciencia, para el estreno de la libertad.

 

< Volver