En el Centro mando yo     
 
 Diario 16.    09/05/1977.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

En el Centro mando yo

Como un aluvión y en carrera contra reloj comenzaron a entrar desde la madrugada del sábado los

hombres del presidente, de Osorio y sobre todo los de Martín Villa en las candidaturas de la Unión del

Centro. La desolación reinaba en la sede de los centristas que veinticuatro horas antes de cerrarse el plazo

para presentar las candidaturas caían en la cuenta de que en esos terrenos cada vez más azulados sólo

manda Suárez. "Adolfo es un pillo muy listo, no ha enseñado sus cartas hasta el final,y ya sólo nos queda

tragar." Así resumía cabalmente la situación uno de los centristas (históricos) a mediodía del sábado en el

cuartel general —cedido por la Unión de Explosivos Río Tinto—- donde tiene instalada su base de

operaciones el adelantado de la Moncloa Leopoldo Calvo Sotelo. El ex ministro de Obras Públicas ha

dictado sus condiciones a los cabezas de la coalición. Había que elegir entre la aceptación plena o la

intemperie de la soledad que reduciría sus probabilidades de obtener escaños. Salvo Larroque, todos

asintieron contra la pared. Las propuestas de ir en procesión a la Moncloa para dar las quejas al

presidente-candidato-independiente no prosperaron. Además el primer ministro no hubiera podido

recibirles en su residencia´oficial. Lágrimas de cocodrilo. Eso parecen las lamentaciones de Jos

.pretendidos líderes centristas, demasiado atentos al guiño del Gobierno y despreocupados de la ardua

labor de organizarse en partidos. Sin bases reales que vayan en mucftos casos más allá .de una tertulia na

hay fuerza para negociar. En polítca se acaba imponiendo la ley de la realidad y a ella han tenido que

someterse. El centro sociológico, la clientela, no va a entrar en esas batallas, pero las listas consumadas le

van a dejar en una posición difícil. La mitad dé los candidatos centrosuaristas resultan intercambiables

eon los de Alianza Popular. Sólo parece separarles una cuestión de estilo que no afecta para nada al

fondo: ni creen en las Cortes Constituyentes ni en las libertades democráticas como las entienden los

demócratas. Osorio tuvo su momento estelar en aquella noche triste, cuando casi todos abandonaron al

recién nombrado Suárez. Fraga, Areilza, Martín Camero, Garrigues se fueron despechados al conocer la

terna y ahora ha obtenido el pago a esa actitud. Pero fue Osorio quien Drindó la agenda de la que salieron

trabajosamente los nombres para cubrir las carteras ministeriales: Landelino Ladilla, Aurelio Menéndei1,

Eduardo Carriles. El éxito de aquel "gobierno de PNN" sorprendió, como dicen los taurinos, a la propia

empresa, pese a los veredictos inapelables de algunos" que escribieron enfáticos aquello de "|Qué error,

qué inmenso error!". Casi un año después ha sonado la hora de Rodolfo Martín Villa, y otra vez ha sido

por cuestión de agenda. Sus antecedentes como jefe nacional del SEU y secretario general de Sindicatos

le han convertido en el seleccionador .nacional de los "independientes", que han ido a sumarse a las

huestes del Centro. Bajo la égida de Leopoldo Calvo-Sotelo todos pronosticaban un centro blanco, pero la

decisiva aportación de Rodolfo Martín Villa le ha dado un indeleble tinte azul. El aliancista Fraga se

define como un hombre de Estado. El secretario general del PSOE, Felipe González, ha matizado

oportunamente que se trata del Estado de excepción. Luego, .en esa misma intervención del sábado

durante la Fiesta de la Libertad, aludió al estado de confusión que parece ofrecerse desde la nueva

configuración del Centro. Dicen los expertos que los partidos auténticos nacerán en el Congreso de los

Diputados. Con estas mimbres no cabe hacerse muchas ilusiones sobre la consistencia de los cestos,

¿Tendrá, al menos, la izquierda fuerza suficiente para depurar el ambiente?

 

< Volver