Autor: Ortigueira, Guillermo J.. 
 Los agricultores dicen que les están tomando el pelo. 
 Tensión en el campo valenciano     
 
 Pueblo.    30/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Los agricultores dicen que les están tomando el pelo

TENSIÓN EN EL CAMPO VALENCIANO

VALENCIA. (De nuestro corresponsal, Guillermo J. ORTIGUEIRA.)

La «guerra de la cebolla» se recrudece. Ya son más de mil los tractores que han salido a la carretera,

cubriendo unos quince kilómetros, que van desde Puebla de Ballbona hasta Casinos, en la carretera de

Ademuz. El estado de ánimo de los agricultores de las trece poblaciones pertenecientes al «camp del

Turia» es cada vez más alterado, porque se considera que la Administración les está tomando el pelo.

La reunión celebrada en la Delegación de Agricultura el pasado martes, que duró cuatro horas, no sirvió

para nada. El enviado del Ministerio, por error, fue a comprobar la calidad de la cebolla, cuando, en

realidad, el problema es muy otro. Ante la incompetencia declarada del subdirector de Plagas y de

Inspecciones Fitopatológicas, la reunión no dio ningún resultado. Se esperaba que al día siguiente —es

decir, ayer— el gobernador informase de las soluciones adoptadas por el Ministerio. Fueron dos las

visitas hechas por los representantes de los agricultores, sin que la primera autoridad pudiera dar la

respuesta oficial.

Ante el resultado negativo de las gestiones, los labradores —serían más de cien mil, en principio—

piensan retirar, en las próximas horas, sus cuentas bancarias en señal de protesta y estudiar acciones

masivas, que se traducirían en una marcha con tractores a Valencia o en una concentración masiva de los

agricultores en la ciudad.

Por su parte, el delegado de Comercio en Valencia, De la Infiesta, manifestó a PUEBLO que el tema ya

no es competencia de su Ministerio, dado que el de Agricultura reconoce la excedencia del producto, por

lo que ahora le tocaría actuar al FORPPA. En definitiva —y esto es lo que acusan los agricultores—, la

«pelota» se la están pasando unos a otros. La situación en el campo en estos momentos es de auténtica

tensión. La huelga se está generalizando y las labores del campo se abandonan en estos días. La cebolla,

todavía plantada, podría estropearse por completo, con lo que no servirían para nada las ayudas, si es que

llegan.

Las poblaciones en huelga son Cheste, Ribarroja, Pedralba, Gestalgar, Bugarra, Olocau, Casinos, Liria,

Benaguacil, Benisano, Villamarchante, Puebla de Ballbona y Eliana, a las que van a unirse otras

poblaciones en las próximas horas. La Unión de Labradores tomará decisiones, en las reuniones que

vienen celebrándose en las diferentes comarcas, sobre la acción masiva que ya se programa para el fin de

semana. De momento, y como primer acto de protesta, van a comenzar a retirarse unas cien mil cuentas

bancarias.

Nuestra delegación en Sevilla informa que los arroceros sevi1lanos, reunidos ayer al mediodía con el de-

legado del Ministerio de Agricultura, han aceptado, en principio, fumigar los arrozales de la margen iz-

quierda del Guadalquivir por medios terrestres, con el fin de que los colonos de las marismas,

concentrados en los arcenes de la carretera general Madrid-Cádiz, en el termino municipal de Los

Palacios, depongan su actitud.

Hasta el momento de transmitir esta información los colonos continuaban en la misma actitud, iniciada el

domingo. En un comunicado facilitado por los propios agricultores, después de celebrar asamblea, se

decía que esperaban la solución amistosa del conflicto, pero que en caso contrarió radicalizarían su

postura. El comunicado finalizaba de este modo: «Si el Ministerio de Agricultura no nos escucha,

nosotros afirmamos públicamente que estamos totalmente dispuestos a defender como sea el pan de

nuestros hijos.»

Como se sabe, el conflicto se ha planteado ante los daños que se producen en los cultivos del algodón de

toda la zona del bajo Guadalquivil al efectuarse la fumigación de los arrozales por medios aéreos. Una

comisión de los agricultores integrados en la Unión de Agricultores y Ganaderos andaluces realiza

gestiones en el Ministerio de Agricultura sin haber obtenido resultado satisfactorio hasta el momento.

• HUELGA EN ECIJA

También en la provincia de Sevilla, en Ecija, ha estallado un conflicto que mantiene en huelga a unos

cinco mil obreros agrícolas. Como consecuencia se encuentra paralizada la recogida de la remolacha en la

zona, y se ha visto afectado asimismo el cultivo de algodón por falta de riego. Los trabajadores se han

declarado en huelga ante la negativa empresarial a aceptar sus reivindicaciones: 1.200 pesetas de salario

mínimo diario, jornada de seis horas 14 pesetas por kilómetro de desplazamiento, 100 por 100 en caso de

accidente laboral, prohibición de utilizar máquinas cosechadoras en el cultivo de remolacha cuando exista

paro, no contratación de faenas a destajo, revisión semestral de la tabla salarial, conforme al índice del

coste de la vida, y prioridad de empleo para los cabeza de familia.

Los trabajadores, reunidos ayer en asamblea, acordaron reiniciar las negociaciones con la patronal. Por su

parte, medios empresariales han manifestado que están dispuestos a garantizar un salario de 1.200 pesetas

diarias, pero rechazan negociar un nuevo convenio.

PUEBLO 30 de junio de 1977

 

< Volver