Autor: Gómez de Pablos Maristany, Amaro (LAVERN). 
   Dicho y oído     
 
 Arriba.    13/05/1977.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

DICHO Y OIDO

FERNANDO Arrabal pasó por !a terminal de tránsito del aeropuerto de Barajas y aprovechó para poner a

parir al PCE, diciendo cosas de algunos de sus miembros aquí irrepetibles. Sigue en sus trece de no venir

a España hasta que no estén fuera de la cárcel todos los procesados por delitos políticos de terrorismo que

quedan y criticó el regreso de Rafael Al-berti. En la guerra que lleva por su cuenta desde París, afirma

estar preparando una obra sobre la Inquisición «que me encantaría estrenar en España dentro de seis o

siete meses». Y concluyó diciendo: «Creo que este estreno mundial lo lograré hacer en este país, que

cambia muy deprisa». Y se fue con su slogan: «Los partidos políticos son los preservativos de la

libertad.» Su abogado, Raúl Morado, que le libró de la cárcel hace ya algunos años, nos ha confirmado

que no existe impedimento legal alguno para su regreso.

NAVARRA se lleva la palma con candidaturas cIericales. Son, cinco sacerdotes, cinco, los que se

presentan a las elecciones por partidos de ideología marxista. Sus casos están en estudio a nivel de

Conferencia Episcopal

YA hay un borrador de Constitución para que deliberen las nue-, vas Cortes, que ha realizado el candidato

a diputado centrista Herrero de Miñón. El modelo de Constitución es posible que se presente dentro de la

campaña electoral para una captación de votos.

ANTONO Gala, candidato a diputado por Córdoba del PSOE, parece ser que se retira de la lista «en la

que nunca quiso aparecer». Gala, el gran autor teatral, es hombre enamorado de Ibiza y a lo mejor, como

candidato de aquella isla pitiusa, hubiese tolerado el envite de los filipinos.

AUNQUE resulte paradójico, el premio «Luís Alberto Petit», creado por CITEMA para el estímulo de la

investigación, en España, se lo ha llevado una marca de la multinacional ITT. Vamos bien.

RAFAEL Orbe Cano ha pedido disculpas en Bruselas por la represión de que fueron objeto algunos

corresponsales extranjeros, y afirmó: «El Gobierno español quiere una absoluta libertad de información

sin límites, a excepción de lo que atente contra la unidad del país y contra la dignidad de jas Fueras

Armadas.» Los corresponsales darán las gracias al Subsecretario de Industria por el detalle. Aquí no se

dijo nada.

EL imparcial cardenal Tarancón no quiere dejar de estar enterado de los asuntos públicos y almuerza, de

vez en cuando, rodeado de políticos con los que simpatiza. El otro día, y en presencia del cerebro Martín

Patino, almorzó con el profesor Tierno y con Raúl Morodo, secretario general del PSP. Y el tema de la

conversación no pudo oírlo nuestro enano infiltrado en el Arzobispado. Pero fue una comida muy política.

LAVERN

 

< Volver