A José Luis Pons Llobet le quedan dieciocho años de prisión. 
 Un candidato en la cárcel     
 
 Diario 16.    31/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 15. 

A José Luis Pons Llobet le quedan dieciocho años de prisión

Un candidato en la cárcel

José Luis Pons Llobet, veintiún años, condenado tras dos Consejos de Guerra a cincuenta y un años de

cárcel ha sido presentado como candidato por Barcelona por la coalición Unidad Popular por el

Socialismo, formada principalmente por independientes. En estos momentos José Luis, que tras el último

indulto ha de purgar dieciocho años de cárcel, se encuentra cumpliendo condena en la prisión de

Cartagena, calificada por sus propios padres como "un verdadero infierno". "Nuestro hijo, comentaron

Joan Pons Rovira y su mujer María Elena, padres de José Luis, a D16, está completamente aislado. Sólo

tiene media hora por la mañana para salir al patio, y por la tarde una hora, en la cual le obligan a estudiar,

a pesar de tener un certificado que le prohibe examinarse. La ducha la tienen en el patio. Desde la celda

en la que se pasa todo el día aislado sólo ve desde la reja una pared. En el patio no tienen ni una sola

sombra y hay que tener presente el calor que hace en Cartagena en verano.

Problemas familiares

El matrimonio Pons Rovira tiene cuatro hijos: María Elena, veintitrés años, estudiante de Filosofía y

Letras, casada y con dos hijos. Juan Javier, veintidós años, que se encuentra en Suiza por negarse hacer el

servicio militar en España. José Luis, veintiún años, y por último, Fernando, con once. Fernando fue

expulsado en 1974 de un colegio de los jesuítas "por ser un Pons Llobet". Tras recorrer todos los colegios

de Barcelona . la familia Pons se tuvo que trasladar a vivir a Cerdanyola, población cercana a Barcelona,

ya que no había forma de encontrar una plaza en un colegio. Cuando José Luis estuvo en la cárcel de

Segovia, de la cual huyó en abril del año pasado, su hermano Fernando podía pasar un día entero con él

en la cárcel, cada tres meses. "Fernando era feliz en la cárcel. Allí se hizo amigo de los compañeros de su

hermano. Jugaba con ellos al fútbol, comía con ellos, etc. "La muerte de Oriol Solé Sugreñes por la

Guardia Civil en la caza de los fugados de Segovia le afectó muchísimo." "Al volver y ver que se nos

había traicionado, nos pasamos a la oposición, a pesar de que no actuábamos en ella. Nuestros hijos se

han visto obligados á hacer lo que debíamos haber hecho nosotros", comentó Joan Pons. "José Luis, desde

pequeño, tenía-mucha inquietud por los temas políticos. Siempre quería saber el, por qué de las cosas.

Tiene un sentido muy estricto de la justicia, aunque quizá no lo tenga de lo que es la legalidad", añadió

María Elena. Y siguió: "En el colegio se enfrentaba constantemente con los profesores. Estos mismos se

quejaban de que tenía demasiada personalidad," Toda la familia Pons ha pasado por los jesuítas, desde los

abuelos hasta el mas pequeño de los hijos, que fue expulsado. José Luis, cuando estudiaba el COU, en la

academia Mila i Fontalans, comenzó a militar en las Juventudes Universitarias Revolucionarias. Durante

dicho curso fue expulsado del Instituto. A principios del 73 ingresó en el MIL (Movimiento Ibérico de

Liberación), y a finales del mismo año era detenido junto a Solé Sugrañes, el Alp (Gerona), tras estar

veinticuatro horas cercados por la Guardia Civil. A partir de este momento comenzó la peregrinación de

cárceles: Gerona, Lérida, Barcelona, Carabanchel, Segovia y, por último, Cartagena,

Viajes a Cartagena

Sus padres visitan a Pons Llobet cuatro días al mes. El viaje les cuesta aproximadamente 20.000 pesetas,

y tienen que hacer 1.500 kilómetros. En el locutorio en el que hablamos con José Luis —cuenta su

padre— hay dos rejas separadas por un metro de distancia, y una luz muy escasa. Además, a nuestro lado,

codo con codo, se sienta un funcionario que va apuntando todo lo que decimos. José Luis, en las

entrevistas, siempre está animado; no para de pedirnos información de lo que pasa en la calle y lo que

más le gusta y enorgullece es el pensar que afuera hay mucha gente que se acuerda de él. Sólo puede

escribir una carta de un folio el domingo, pero nosotros le escribimos cada día." En el primer Consejo de

Guerra fue acusado de haber tomado parte en un asalto al Banco Hispano Americano, en el barrio de

Fabra y Puig, en marzo del 73. Fue condenado a 30 años de cárcel. En el segundo Consejo de Guerra fue

acusado de asaltar la Caja de Ahorros de Bellver, y condenado a 21 años de cárcel. "La gran ilusión de

José Luis, dice su madre, es al salir de la cárcel y estudiar periodismo, ya que cree que en ese campo

puede hacer muchas cosas."

 

< Volver