Autor: González-Ruano de Navascués, César (NAVASCUÉS/César de NAVASCUÉS). 
 No solo es la Vaguada: hay más previstos. 
 75 centros cívico comerciales  :   
 Son de tres clases: 6 de capitalidad, 8 d edistrito y 61 de barriada. 
 Arriba.    01/05/1977.  Página: 21. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Madrid

NO SOLO ES LA VAGUADA; HAY MAS PREVISTOS 75 CENTROS «CÍVICO-

COMERCIALES»

Son de tres clases

6 de Capitalidad

8 de Distrito

61 de Barriada

El problema de los «centros cívico-comerciales» no afecta sólo a la Vaguada del Barrio del

Pilar. Salvo error u omisión, en el Plan General del Área Metropolitana hay marcados nada

menos que 75 de ellos. Seis son «de capitalidad», ocho «de distrito» y los 61 restantes son «de

barriada».

DESCONGESTIÓN

El Plan Genera! del Área Metropolitana tiene carácter de Ley y fue aprobado en diciembre de

1963. En él se preveía la descongestión del centro creando polos de atracción distribuidos

convenientemente por toda la ciudad. Se partía de la idea de que la calle de Preciados —entre

dos grandes almacenes— era un centro comercial de primer orden. Se planearon otros cinco

como éste y muchos más de segundo y tercer orden, ia denominación «cívico-comercial» debió

significar en principio un tipo de atractivo no reducido al área comercial, pero a ia hora de ia

realidad estos centros han sido y son puramente comerciales, sin que lo cívico pase de ser un

auténtico eufemismo.

AMENAZA URBANÍSTICA

La realidad es que desde e! primer caso conocido —ese masto-dóntico centro conocido por

Azca— los centros comerciales no han resultado en absoluto positivos para la ciudad.

Constituyen una amenaza para el urbanismo de la ciudad, a la vez que un gran beneficio

inmobiliario para sus promotores. Pero parece que hay pocas pos ibilidades de luchar contra

ellos, ya que se trata de una especie de derecho adquirido. Lo que en teoría se planteó para

resolver problemas a ia ciudad constituye en sí mismo un problema cada vez que se quiere

poner en marcha.

CAPITALIDAD

Los centros de capitalidad son discutibles en su totalidad, salvó el único que no se planteó

previamente. El centro de Preciados nació y se ha ido consolidando por sí mismo como un

centro totalmente aceptado por |a ciudad, aunque tuvo sus problemas cuando se convirtió la

calle en peatonal. El prh mer centro «creado» por el Plan fue el de Azco, en la avenida del

Generalísimo, un monstruo inmobiliario que soporta Madrid y qué aún no está terminado. Sus

ventar jas para la ciudad están por ver. El tercero se planea en io que hoy ocupan las

instalaciones ferroviarias de Atocha. Parece que Renfe está dispuesta a llevar sus derechos

adquiridos adelante, con la colaboración d e I Ayuntamiento, aun a costa de yugular totalmente

el sur de la ciudad. El cuarto centro, con Plan parcial aprobado, se construirá en las viejas

instalaciones de Gas Madrid en la Puerta de Toledo. Su construcción, previsiblemente,

supondrá una serla congestión de la zona. El quinto y el sexto están previstos en el barrio de

Moratalaz (uno en la zona de ür-bis v otro en la del Ministerio de la Vivienda}. Ninguno de ellos

será bienvenido, con toda probabilidad.

DE DISTRITO

Los centros previstos como de distrito son ocho. El primero de ellos, el de la Vaguada. Resulta

ocioso hablar sobre su oposición. El segundo está previsto en García Noblejas, donde ya se

han realizado expropiaciones para su puesta en marcha. El resto de los programados en esta

dimensión son apenas conocidos- Nadie, hasta ahora, ha hablado de ellos. Sus situaciones son

las siguientes: proximidades de la Residencia Primero de Octubre, calle o carretera de Humera

(cerca de la autopista de La Coruño), dos en Arturo Soria (uno junto ai cruce de ja cuesta del

Sagrado Corazón y otro cerca de la calle Ulises), uno en las cercanías de |a avenida de la

Albufera y otro en la barriada situada tras la sacramental de San Isidro.

DE BARRIADA

Salvo error u omisión, en el mapa urbanístico de Madrid hay 61 signos que indican que deben

construirse en esa zona centros cívico-comerciales de barriada. No se sabe si son simples

mercados y ya están construidos en algunos casos, o algo más. Por ejemplo, hay uno marcado

en la zona del cine del Barrio del Pilar, donde en este momento no cabe absoluta-, mente nada.

ACLARACIONES

El Plan está vigente. Cualquier inmobiliaria puede agarrarse a estos signos para erigir un centro

comercial en un sotar de su propiedad. No hay nada que exija, a pesar del nombre dado a

estos centros, que se construya algo que responda al término «cívico». Ante esta evidente

amenaza para el urbanismo madrileño, sería muy conveniente que el Ayuntamiento aclarase

del todo cuál es ia situación previsible. Mientras esas explicaciones no lleguen hay motivos

para asustarse.

César DE NAVASCUES

Domingo 1 mayo 1977

Arriba 21

 

< Volver