Autor: Narbona, Francisco. 
 Andalucía. 
 El pacto difícil de las candidaturas     
 
 Arriba.    01/05/1977.  Página: 23-24. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

ANDALUCIA

EL PARTO DIFÍCIL DE LAS CANDIDATURAS

Prima la política sobre cualquier otra actualidad. Están muy animados los cenáculos de los partidos,

ajusfando nombres en sus respectivas candidaturas y no se crea que es labor fácil, ni mucho menos. Aun

en «las mejores casas» hay palabras gruesas y soponcios cuando llega la hora de hacer la lista. Sé de una

señora que cuando se enteró >iue era la sexta puso el grito en el cielo y amenazó con irse del Partido y

crear otro. Porque, de verdad de verdad, só´o los tres primeros lugares de la candidatura —en el mejor de

los casos— tienen posibilidades de obtener un escaño en el Congreso. En las coaliciones de «muchos», el

problema está en que en algunas provincias hay más partidos a contentar que puestos en discusión. Y todo

el mundo considera que tiene fuerzas para imponer su nombre, porque para eso «creó» el Partido.

Ciertamente el espectáculo no es muy ejemplar. Porque nadie se conforma con eso de que los que no

salgan esta vez serán seguros candidatos para las elecciones municipales. Como el personaje del Tenorio,

deben pensar que «largo» me lo fiáis. En tanto, ya está claro que el Partido Socialista Obrero Español,

sector re. novado, irá solo a las elecciones. Las candidaturas de las ocho provincias andaluzas ya están

listas. Lo mismo puede decirse del Partido Comunista. El Partido Socialista de Andalucía irá del brazo del

Partido Socialista Popular. Es probable que haya otra candidatura socialista más. La del Movimiento

Socialista de Andalucía. El Partido del Trabajo, marxista-Je ninista, ha dado a conocer, asimismo, suo

listas, ¡pero aún puede haber modificaciones, porque están en curso negociaciones con otros partidos y

grupas «desamparados», para formar un Bloque Democrático Andaluz en e! que podían ir candidatos de

otras etique-tas marxistas e incluso personalidades independientes, que en un principio, se ilusionaban

con la creación de un Bloque Andaluz, amparado en el llamado «Manifiesto de Antequera». El tal «Ma-

nifiesto» tuvo mucho eco en la Prensa regional, pero poco en los ambientes políticos. Tan sólo en

Granada surgió un Grupo Independiente de cierta entidad. Ese Grupo podría ir en tal compañía.

El Centro Democrático, que por aquí llevará un segundo apellido —andaluz—, reclama autonomía para

designar candidatos teniendo en cuenta las fuerzas reales de cada grupo. Pero algo habrá que ceder para

dar paso a algunos candidatos «de Madrid». Con todo, creo que el Partido Social Liberal de

Andalucía, promovido y presidido por Clavero Arévalo, llevará la voz cantante, mientras los demás —

Partido Demócrata Andaluz, Partido Popular, Par íido Demócrata Cristiano (que se tragó a la minúscula

porción de UDE), Partido Social-Demócrata...— habrán de conformarse, aunque en algunas provincias tal

vez consigan el primer puerto de la candidatura. Es casi seguro que en Andalucía ese Centro Democrático

Andaluz no acepte pacto alguno con la Federación de la Democracia Cristiana, aquí representada por el

Partido Popular Demócrata Andaluz, que pretende englobar a los dos troncos de la DC, aunque los

seguidores de Ruiz-Giménez no están del todo cotí-formes. (No deja de ser expresivo el titular del diario

«Nueva Andalucía», sobre el enfrentamiento Democracia Cristiana-Centro Democrático: «Esto es el

suicidio de la Federación de la Democracia Cristiana».) En fin, Alianza Popular pasa también sus apuros

a la hora de formar las candidaturas. Hay muchos que se creen preteridos y que alegan sus pasados

servicios y el apoyo de sus respectiva» asociaciones. Con todo, parece que el buen sentido se va abriendo

camino y por lo menos en Sevilla, la cabecera de la lista, aún no dada a conocer oficialmente, tiene

«garra». En algunas provincias, o quizá en tudas, AP habrá de contar con la concurrencia de Unión

Regional Andaluza, el grupo promocionado por Luis Jáudenes, que forzosamente pretende pescar en las

mismas aguas- que aquélla. Jáudenes y sus compañeros de la Comisión Ejecutiva de la URA están muy

ilusionados. En Cádiz,, desde luego, tienen muchas posibilidades. Ellos aseguran que también en las

provincias de Andalucía Oriental. Queda por aclarar por dónde irán las fuerzas políticas que cuentan,

según dicen, con arraigo popular. Me refiero a Reforma Social, los socialdemócratas de García López, los

socialistas históricos, los tradicionalistas, la Falange Española de las JONS, «tcétera. Sé de algunos

elementos «independientes* que andan postulando su propia caí» didatura, aun en la seguridad de que no

sacarán más allá de mil votos.. «Pero, dicen, tendremos ocasión tíe hablar al público, de ponerle en

guardia centra los falsos apóstoles del proletariado...» Así se manifestaba un comunista de la extrema

izquierda, de los que ponen a Carrillo de vuelta y media, por su «colaboracionismo». Vivir para ver, que

diría nuestro admirado Amestoy.

Francisco NARBONA

(Sevilla)

 

< Volver