Despedida     
 
 Alianza Popular.    13/06/1977.  Página: 1. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Esto es un informe de Alianza Popular

DESPEDIDA

"ESPECIAL Elecciones de A. P.» —esas hojas volanderas que han llevado al elector, sin pretenciosidad,

un poco de oxígeno partidista— ha llegado a su último número. A partir de mañana los partidos y

coaliciones guardarán el silencio obligado de la tregua electoral: a las paredes dejarán de inquietarse por

las pintadas; los pavimentas, «sembrados» de viejas octavillas, y cada ciudadano (un hombre, un voto)

quedará con su conciencia. A lo largo de la campaña permítasenos un sumario balance— ha habido de

todo. El presidente dé! Gobierno, asustado, ha bajado a la cancha electoral incumpliendo su palabra dada

en TVE para alzaprimar al Centro; los gobernadores civiles han actuado con toda impunidad como

probados electoreros, y la sombra de Romero Robledo (e| insfituciónaii-zador del caciquismo) quedará

empequeñecido ante el inquirirte de la Moncloa. Hasta los presos de Carabanchel —los no amnistiados—

se han ungido al carro propagandístico presidencial. Hay anécdotas para todos los gustos, pero, también,

datos para la historia negra de las primeras elecciones generales que subsiguieron a la autarquía

franquista. Todas, incluido este período electoral, hemos estrenado experiencia. Y el poder en cambio, la

ha malgastado, al igual que millones de duros descolgados de las arcas públicas. «Ríen ne va plus», la

suerte está echada, y el centro —¡Dios mío, qué país!— se las va a ver y desear para gobernar. Acaso con

otras minorías obtenga el consenso que necesita, pero ojalá que ello no suponga cuestionar la Monarquía,

la unidad de España ni la democracia misma, hacia la que caminamos a paso gentil. Ha quedado

demostrado que nuestro pueblo ha dado lección de civismo a sus políticos y confiamos, con todas

nuestras fuerzas, que cunda el ejemplo para el futuro. El equipo de «Especial Elecciones de A. P.» pide

disculpas por sus errores y, al propio tiempo, se felicita sí ha podido contagiar a alguien con sus ideas. No

renuncia a proseguir su tarea informativa, en deferísa de Alianza Popular y de sus líderes, y por ésta razón

no quiere despedirse nada más que con un «¡hasta pronto!». Querido lector, nuestro tema —«respeto al

adversario»— lo hemos cumplido a machamartillo. Y es más, «gratis et amare», hemos cumplido una cita

cotidiana de doce días, qire confiamos no haya caído en saco roto. A ti, elector, te dejamos contigo mismo

para que des ejemplo de ciudadanía y asumas la responsabilidad que ha depositado en ti la primavera

española de 1977.

 

< Volver