Hagamos una gran nación de clases medias     
 
 Alianza Popular.    13/06/1977.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Lunes, 13 de junio

HAGAMOS UNA GRAN NACIÓN DE CLASES MEDIAS

EL principal factor de estabilidad política de las naciones con un buen nivel de desarrollo, se atribuye

generalmente a la existencia de lo que se ha dado en llamar el colchón de las clases medias. ¿Y qué son, o

se estima que son las clases medias? Depende desde el ángulo que la cuestión se contemple. Para muchos

la condición de clase media se adquiere con el acceso a un determinado nivel dé renta. Serían miembros

de la clase media aquellos sectores de la población cuyos ingresos les sitúan a una cota aceptable dé

capacidad adquisitiva o de satisfacción. Los que pueden vivir, en definitiva, con una holgada dignidad,

aunque sin abundancia. Los datos distintivos de las clases medias son más esenciales para otros

tratadistas. Las clases medias se distinguirán, en suma, por uno peculiar actitud culturat y moral. Las

clases medias, se dice, son aquellas que se sientan depositarías de los valores tradicionales de la

comunidad nacional a que pertenecen. Es posible, no. obstante, que esa conciencia conservadora, en el

más noble sentido del vocablo, sea consecuencia y no principio. Parece indiscutible, en cualquier caso

que las clases medias, acaso por su ética conservadora, son factor sustancial de estabilidad política y

social de una nación. Ese talante específico de las clases medias, les permite cumplir una insustituibe

función moderadora en los períodos de exacerbación de la lucho de clases. Dicha función, como es

lógico, será tanto más efectiva cuanto más extensa y compacta sea la clase media. La gran conquisto de

estos cuarenta años ha sido, sin dudo alguna, ¡a creación de esa extensa clase media de la que España

carecía. Fueron establecidas las condiciones en las cuáles el pueblo español pudo enfrascarse con pasión

en la tarea de la reconstrucción y del desarrollo. La capitalización de ese tremendo esfuerzo nacional fue

la posición alcanzada por España al comienzo de los años setenta en él catálogo de las naciones

industrializadas y .de los índices de renta per cápita-Pese a la existencia indudable de determinados

desajustes y a la pervivencia de situaciones de injusticia distributiva, es indudable que en pocos años

había conseguido crear España esa clase medio estabilizadora que los restantes pueblos europeos del

desarrollo habían logrado a lo largo de siglo y medio de proceso industrial. En la existencia de esa nueva

y extensa clase media fió la prospectiva política la viabilidad en España de un tránsito pacífico y normal

desde el régimen de Franco a la democracia, es decir un tranquilo y equilibrado proceso reformista que

aprovechara, además, las posibilidades de cambio constitucional progresivo, ofrecido por eJ pragmatismo

de una constitución abierta, susceptible de sucesivos cambios, mediante referéndum, lo que debía

situarnos a cubierto de los dramáticos desarrollos históricos que habitualmente han tenido en España los

fervorines constituyentes de nuestros políticos afectos a ideologías importadas o mal traducidas.

En todo el mundo se han hecho lenguas de lo que ahora está a punto de quebrar: el llamado milagro

político español, que para el extranjero se traduce en el insólito acontecimiento histórico de pasar sin

violencia desde una dictadura a una democracia. Aunque en términos objetivos y desde una perspectiva

liberada de prejuicios no sea exacto calificar de dictadura al período anterior, ni de de democracia lo que

estamos comenzando a vivir, o no lo sea en puridad metodológica, es evidente que a la muerte de

Franco no siguieron los situaciones caóticas y sangrientas que casi todo el mundo preconizaba:

¿Podrán esas clases medias mantener la estabilidad de España en un próximo futuro? Eso es lo gran

cuestión que subyace en la campana electoral y que enervan los signos agoreros de descoposición bajo los

que ésta se desarrolla. Los nuevas clases medias españolas están sufriendo un doble y pernicioso asalto de

una parte, la feroz campaña de los ideologías marxistas por degradarlas o conciencio proletaria; de otro, la

incapacidad y la frivolidad de un Gobierno que les sustrae de manera vertiginoso los supuestos

económicos de su ascensión y los fundamentos morales de su estabilidad haciendo posible al mismo

tiempo la penetra consciente del peligro gravísimo que corremos y de lo altísima función que corresponde

cumplir a las clases medias en este decisivo momento histórico. Alianza Popular ha construido un

programa en que se armonizan e! realismo conservador, el viejo espíritu fronteristo de nuestro pueblo,

una profunda vocación social y uno gron ambición de futuro. Afianzo Popular, en definitiva, ha hecho eI

programa de las nuevas clases medias de las que nace Un programa que porte de uno invitación realista a

conservar lo conquiste do, o multiplica! sus efectos de reformo y a fortalecer en el progreso uno sociedad

copaz de dar con éxito el asalto a la nuevo era tecnológica, desde los supuestos de una ideologia

humanista Alianza Popular propone a los españoles la atractiva tarea política de hacer de España uno gran

nación de clases medias. De construir uno demacrado en que sean posibles la seguridad, la modelación, la

justicia e! orden, el Bienestar y el progreso.

 

< Volver