Candidatura Electoral: Unión de Centro Democrático     
 
 Unión de Centro Democrático.     Página: 2-3. Páginas: 1. Párrafos: 24. 

ARTURO MOYA MORENO (candidato por Granada)

«Levantamos una bandera de esperanza para la acción y hacemos una llamada a todos los granadinos que

quieren que la libertad, la justicia y la solidaridad sean los valores que inspiren, junto a los que comentan

el espiritu, la sociedad de progreso y bienestar social por la que luchamos.» . «En cuanto a economía, el

problema no reside tanto en dónde está plantado el árbol, sino en quién se come las manzanas;»

JUAN MANUEL FANJUL (candidato núm. 3 al Congreso por Madrid)

Pensemos que ya no es posible salvar una situación económica cargando la solución sobre las espaldas de

una sola clase económica, sino que son todas las que tienen que participar sacrificada-mente, en relación a

sus fuerzas y posibilidades. Habrá que extremar la austeridad, reformar la empresa, suprimir dispendios,

limitar las importaciones, contingenciar el uso de productos energéticos, reforzar las garantías para la

inversión, magnificar la imposición directa y sobre el lujo... Igualmente habrá que implantar una

disciplina general, de la que no estará exento el mundo del trabajo. No se me oculta qué la indisciplina

laboral puede en algún caso ser movida o atizada por razones políticas, pero bajo esas razones subyacen

esencialmente actitudes económicas y manifestaciones reivindicativas. Pretender con simplismo

maniqueísta que lo que hace falta es «rnano dura» equivale a arrojar gasolina para apagar una hoguera.

Nadie engaña a nadie: la solución está en el diálogo y no en la dureza, ni en la de unos ni en la dé otros.

Hay que penetrar, abiertamente en el meollo de los problemas, enseñar la jugada sin guardarse las cartas

en la manga. Decidirse a una interlocución transparente para obligar a la misma ajena transparencia.

Alguien ha dicho que el programa tiene que ser «el programa del país entero». Esa es la base: que sea el

programa de los partidos políticos, de los grupos financieros, dé las centrales sindicales. El programa de

un pueblo que unanimemente quiere salvarse.

EMILIO ATTARD (candidato núrn. 1 por Valencia)

Alguien ha dicho, y es cierto, que todos los partidos y coaliciones están propagando lo mismo en la

campana electoral: democracia, libertad, responsabilidad, moderación. Ello, a consecuencia de que los

propios partidos encomendaron a. sus agencias publicitarias la prospección de que pretendía el electorado,

y éstas han venido a coincidir con lo que, sin prospección alguna, por auténtico sentido de

responsabilidad, venían manteniendo como denominador, común los partidos coaligados en la Unión

Centro Democrático: cambio sin ruptura, sin saltos en el vacío, pero auténtico cambio, que asume el

electorado coincidente en la necesidad de llegar a un proceso constituyente, con Suárez a la cabeza, La

propaganda electoral de todos ellos incurre en uaa inmensa corrupción ideológica. No dicen lo que son,

sino lo que el pueble, quiere que se le diga, y se olvidan ahora, unos, de su federalismo trasnochado, de su

socialismo de base o de la autogestión socialista; otras, de las jornadas de lucha o de la dictadura del

proletariado. Ya no sabemos cuáles son las doctrinas marxistas, porque según los que debieran ser sus.

portavoces, sólo falta que nos convoquen al rezo del rosario en familia. Finalmente, los que. sólo tratan de

revocar la fachada legal, ofertan al elector la solución de todos los problemas, porque por lo visto, ahora

tienen el talismán para arreglar sus largos años en el ejercicio del poder. La Unión de Centro Democrático

se anticipó a las agencias prospectoras de la opinión porque, enraizada en el sentir del pueblo, coincide

plenamente con su voluntad de autenticidad en el cambio que haga posible el pacto económico, 1a

reforma tributaria que equilibre las diferencias sociales y el plan de recuperación económica que restase el

poder adquisitivo salarial. La Unión de Centro Democrático de Valencia ha peinado ia provincia con más

de un centenar de actos electorales, llegando directamente a cerca de cien mil electores. Estamos

convencidos de que el pueblo está identificado con el proceso constitucional que encabeza Adolfo Suárez,

JOSÉ LUIS ALVAREZ

—La UCD considera que 1a educación es el fundamento indispensable para la convivencia en una

sociedad libre y declara que la educación tiene para nosotros carácter absolutamente prioritario. Siendo

esto así, es obvio qrfe la educación debe estar al alcance de todos los españoles desde el primer momento.

Por ello defendemos la gratuidad.de la enseñanza para todos los niños españoles, del campo y la ciudad,

desde tes cuatro años hasta los dieciséis. Incluimos,.por tanto, la educación preescolar, que. estimamos

debe ser gratuita, amigue no obligatoria. La obligatoriedad debe cubrir desde los seis hasta los dieciséis

años.

—Creemos en el derecho indiscutible de los padres a elegir la forma de educación de sus hijos. Es un

principio básico de la libertad del hombre. Y creemos que van contra él las tesis socialistas que quieren

arrancar a los hijos de la influencia de sus padres para convertirlos, en instrumentos del Estado casi desde

que naces. Nosotros estamos por respetar absolutamente ese derecho de los padres.

—Somos partidarios de esa coexistencia. La escuela pública tiene gran importancia y un enorme papel.

El Estado debe crear los puestos escolares precisos para que todos los niños españoles reciban una escolarización y un trato semejante. Por prestar un servicio de

interés general, la enseñanza no estatal debe recibir similar trato de financiación que la estatal. Siempre

sujetándola al control de rendimientos.

IÑIGO CAVERO (candidato al Congreso por Madrid)

«En las encuestas ya través de las preguntas que se formulan en los mítines electorales se comprueba que

los temas que generalmente interesan a la mayoría de los españoles son los que les afectan más

directamente. Estos temas son: la inflación relacionada con el aba del. coste de la vida y la disminución

de la capacidad adquisitiva de sueldos y salarios. El paro y la reducción de la actividad económica, la

educación y la culturización. La sanidad y la mejora de.eficiencia de las prestaciones de la Seguridad

Social, la vivienda, el urbanismo y la calidad de vida. Elorden y seguridad personal, etc. Tales problemas

exigen una solución previa del marco democrático donde pueda desarrollarse una política que

aborde de forma participativa y eficiente la búsqueda de soluciones para las demandas sociales. Por ello,

aun cuando la exposición de las características de la futura constitución española se reciba por la

mayoría de los ciudadanos como materia que corresponde resolver a los juristas y a los políticos, es

necesario insistir que sólo una vez organizada la convivencia democrática dentro de un huevo modelo de

régimen político se podrá abordar la solución de los problemas que interesan más directamente a los

electores. En tal sentido, la Unión de Centro Democrático contempla en su programa la solución para

los problemas de gobierno, para los que preocupan más directamente a la mayoría del pueblo

español, pero considera que previamente es imprescindible acometer:

a) La e1aboración de una nueva constitución que garantice sin exclusiones libertad, convivencia

democrática y participación ciudadana.

b) Un plan de saneamiento y ulterior relanzamiento de la economía que evite que la crisis económica

obstaculice la implantación de una democracia pluralista.

c) Una solución política para el problema regional para disminuir las tensiones y crispaciones, dotando

a- las regiones de amplias autonomías políticas dentro de un. mismo Estado regionálizado.

Estos puntos son la base de nuestro análisis político y el fundamento de la cohesión de la Unión de

Centro Democrático.»

MANUEL CLAVERO ARÉVALO (candidato núm. 1 al Congreso por Sevilla)

«Es necesario tomar conciencia ´de las causas de nuestro sub-desarrollo, que radican en el centralismo, en

la situación de dependencia con otras regiones desarrolladas que poseen fuerte conciencia de identidad y

en nosotros mismos: falta de liderazgo político, industriar y financiero; apatía y falta de esfuerzo y

rendimiento. Salir del mismo requerirá un enorme esfuerzo económico, en el que deberían intervenir el

Estado, nuestro propia ahorro, que se gasta lejos de nuestra tierra; la empresa pública y la iniciativa

privada.»

 

< Volver