Autor: Baró Quesada, José. 
   Continúa la mejoría del Jefe del Estado  :   
 El Príncipe de España volvió a visitar al Caudillo, que despachó con el presidente del Gobierno, señor Arias Navarro. 
 ABC.    11/07/1974.  Página: 21. Páginas: 1. Párrafos: 16. 

ABC. JUEVES 11 DE JULIO DE 1974. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 21.

CONTINUA LA MEJORÍA DEL JEFE DEL ESTADO

El Príncipe de España volvió a visitar al Caudillo, que despachó con el presidente del Gobierno, señor

Arias Navarro

QUEDA DESCARTADA UNA OPERACIÓN QUIRÚRGICA

Madrid. (De nuestro redactor político.) Continúa la mejoría de Su Excelencia el Jefe del Estado, que

durmió perfectamente durante su primera noche de internamiento en la Ciudad Sanitaria Francisco Franco

y, al despertarse, desayunó con buen apetito y leyó los periódicos de la mañana. Había cenado puré de

patatas y merluza. El día anterior, antes de dormirse, estuvo viendo la televisión.

El doctor Hidalgo, director de la Ciudad Sanitaria, confirmó ante los periodistas estas impresiones sobre

la evolución muy favorable de la dolencia que sufre el Caudillo. Manifestó también que había descansado

sin necesidad de calmantes, que la flebitis que tiene es muy superficial y ligera y que actualmente el

pronóstico es muy bueno.

Prosiguieron las visitas de personalidades diversas que acuden a interesarse por la salud del primer

magistrado español. El cardenal arzobispo de Madrid, don Vicente Enrique y Tarancón, lo hizo

telefónicamente.

Llegaron, a partir de las nueve y media de la mañana, casi todos los miembros del Gobierno, el teniente

general duque de la Torre, los ex ministros don Pedro González Bueno, don José Solís, don Manuel Lora

Tamayo. don Julio Rodríguez, tenientes generales González Gallarza, Barroso y Lacalle y el almirante

Nieto Antúnez; el presidente y el fiscal del Tribunal Supremo, señores Suva Melero y Herrero Tejedor;

Sus Altezas Reales los duques de Calabria y los duques de Cádiz; el jefe de la Casa Militar, teniente

general don Luis Diez Alegría; monseñor Bulart, capellán de la Casa Civil; la señora de Arias Navarro, la

duquesa de Alba y otros muchos visitantes.

Poco antes de las once de la mañana abandonó la clínica privada doña Carmen Polo de Franco y se dirigió

a la capilla da la Ciudad Sanitaria para oír misa. Saludó con una sonrisa a los periodistas congregados en

el vestíbulo. Su aspecto era normal, muy sereno. Acompañaban a la ilustre dama monseñor Bulart, el

general Fuertes de Villavicencio y don Ricardo Catoira. Media hora después, regresó junto a su esposo.

a doctor Teigell, jefe adjunto de Medicina Interna de la clínica Francisco Franco, facilitó a los

representantes de los medios informativos el siguiente parte, firmado por el profesor Franco Manera y los

doctores Gil Ortega, Núñez Rivera y López Vaquero:

«Reconocido por el equipo médico que atiende a Su Excelencia el Jefe del Estado, se encuentran signos

de regresión del proceso flebítico del miembro inferior derecho que le aqueja y que motivó su

hospitalización. Mantiene sus constantes fisiológicas y no hay repercusión alguna sobre su estado general,

siendo absolutamente normal la respiración cardio-respiratoria.»

En la Ciudad Sanitaria se recibió un cor telegrama de la presidente de la República Argentina, María

Estela Martínez de erón, formulando votos por el pronto restablecimiento de Franco.

Su Alteza Real el Príncipe de España visitó a Su Excelencia el Jefe del Estado, por espacio de treinta

minutos, después de las doce y media. Más tarde estuvieron en la clínica el presidente del Gobierno, que

despachó con el Caudillo; el presidente de las Cortes, el vicepresidente primero y ministro de la

Gobernación, don José García Hernández; el presidente del Consejo de Estado, don Antonio María Oriol;

el ex ministro y consejero del Reino, don José Antonio Girón de Velasco; el duque de Primo de Rivera, y

el ministro de Industria, don Alfredo Santos Blanco, que acababa de regresar, por vía aérea, de Bilbao.

Horas después, el Generalísimo almorzó normalmente. Su menú fue gazpacho, solomillo al jerez y

«plumcake».

DESCARTADA TOTALMENTE UNA INTERVENCIÓN QUIRÚRGICA

Por la tarde estuvieron en la clínica, entre otras muchas personalidades, la duquesa viuda de Carrero

Blanco (que ya había estado el día anterior), el teniente general Iniesta, algunos ministros, los ex

ministros teniente general Castañón de Mena, don Federico Silva, don Gregorio López Bravo, don

Manuel Arburúa, don José María Gamazo Manglano, don Vicente Mortes y almirante Nieto Antúnez y el

primer teniente de Alcalde don Jesús Suevos.

Doña Carmen Polo de Franco abandonó la Ciudad Sanitaria por unos minutos, a las cuatro, en unión de

sus nietos Mariola y Sus Altezas Reales los duques de Cádiz. La marquesa de Villaverde quedó con su

padre en la habitación 609 de la sexta planta de la clínica privada que, como ayer dijimos, está situada en

la calle Máiquez. (La esposa del Jefe del Estado ocupa la habitación 608.)

Don Vicente Gil, médico de cabecera del Generalísimo, a quien acompañaba en esos momentos su

hermano, el también doctor en Medicina don Federico Gil, declaró, en respuesta a las preguntas de los

informadores, que no es corriente facilitar un parte facultativo cada doce horas, por lo que se haría cada

veinticuatro; que a Su Excelencia, que es un enfermo muy disciplinado, se le ha hecho un chequeo, como

a cualquier paciente de la Seguridad Social; que continúa con el mismo régimen de comidas que en El

Pardo y no ha perdido el apetito; que el día antes de empezar el tratamiento trabajó siete horas seguidas;

que queda totalmente descartada de momento una intervención quirúrgica; que el reposo del Caudillo es

físico y mental, que responde al tratamiento adecuado y que no se presenta ninguna complicación.

También dijo que Su Excelencia ve la televisión y lee la Prensa del día.

Preguntado el doctor Vicente Gil si el Jefe del Estado iba a presidir el Consejo de Ministros anunciado

para esta semana, contestó rotundamente: «no».

La cena del Caudillo se desarrolló con la misma normalidad que el almuerzo.—José BARO QUESADA.

 

< Volver