Autor: Cortés-Cavanillas, Julián (ARGOS). 
   Jornadas emocionantes     
 
 ABC.    11/07/1974.  Página: 21. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

EN POCAS LINEAS

JORNADAS EMOCIONANTES

El ingreso en la Ciudad Sanitaria Francisco Franco del Jefe del Estado ha producido la emoción y la

expectación lógicas que se derivan, en cualquier caso, de una inflamación tan delicada como es, según las

referencias más atendibles, una trombo-flebitis. Ciertamente se espera, conociendo la fortaleza del

organismo del Generalísimo Franco, que el padecimiento pueda ser superado en breve tiempo, y así

parece desprenderse de las informaciones médicas que se han hecho públicas y, sobre todo, de la euforia

manifestada a través de la televisión del médico de cámara de Su Excelencia, el doctor Vicenta Gil, que

ha dicho textualmente las siguientes confortantes palabras: "Puedo decirles que el Jefe del Estado está

magnifico y estupendo, con un gran sentido del humor. Ha almorzado gazpacho, pollo y naranja." Sin

embargo la hospitalización de Franco ha producido una estupefaciente emoción en toda España y una

repercusión, excesivamente alarmista, más allá de nuestras fronteras. El hecho de que en torno a la clínica

que hospeda al ilustre enfermó reine la buena esperanza de que el Jefe del Estado se recupere, con un

tratamiento intensivo, de su dolencia, después de un período de tiempo de absoluto reposo, no empece

para que se hable de una delegación de poderes —de los que corresponden al Caudillo— en el Príncipe de

España, mientras recobra —como es de desear— la total salud de que gozaba hasta la determinación

facultativa de hospitalizarle para un mejor y seguro tratamiento. Las noticias de ultima hora siguen

confirmando que la flebitis evoluciona favorablemente. ARGOS.

 

< Volver