Autor: JASA. 
 Incidentes en el Palacio de Congresos durante el acto conmemorativo de su fundación. 
 La Falange, ante el tiempo nuevo     
 
 El Alcázar.    30/10/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Incidentes en el Palacio de Congresos durante el acto conmemorativo de su fundación

LA FALANGE, ANTE EL TIEMPO NUEVO

FLACO servicio prestaron a la Falange los grupos que ayer provocaron el desorden, el

desconcierto y el alboroto en el Palacio de Congresos. Turbio servicio a la Falange fueron

tantas palabras insidiosas, tantas prevaricaciones culpables, tantas acusaciones destempladas,

tanta crispación, revancha, enredo... Nadie, en estos momentos, puede enarbolar la ortodoxia

de la doctrina falangista como arma arrojadiza frente a otros camaradas que, en su tiempo y

circunstancia, cumplieron un honorable compromiso de lealtad y de servicio. Nadie puede

atribuirse la titularidad de una organización y de un estilo que tan sólo es patrimonio exclusivo

de los falangistas, de todos los falangistas, sin discriminación alguna. Nadie puede utilizar la

memoria del Caudillo para enjuiciar al hombre que hizo posible la propia consolidación de la

Falange y su participación en el Estado del 18 de julio.

Los sucesos ocurridos ayer en el Palacio de Congresos y Exposiciones durante el acto

conmemorativo de la Fundación de Falange Española de las JONS son expresión del proceso

de unidad falangista. En contra de cualquier juicio apresurado, y malintencionado existe en la

Falange y en sus militantes un profundo y sustantivo deseo de unidad que, para hacerse

efectiva, tan sólo requiere olvidar recriminaciones y someter el propio criterio a la voluntad

mayoritaria falangista, entroncada en una fidelidad de lustros al ideario joseantoniano. Por eso,

los alborotos del acto conmemorativo no tienen mayor alcance que una acalorada discusión en

familia, que, una vez superada, ofrecerá la limpia imagen de un movimiento consolidado y

fuerte.

Con todo, es necesario subrayar que este acto conmemorativo, el primero que se realiza fuera

del protocolo oficial, ha puesto de relieve, una vez más, la capacidad de convocatoria de la

Falange. Más de cuatro mil personas llenaron el Palacio de Congresos de manera espontánea,

casi sin publicidad ni consignas. Asimismo el discurso de Raimundo Fernández Cuesta ofreció

importantes puntos doctrinales que definirán la personalidad de la nueva Falange, la que ha de

competir con los demás grupos políticos para alcanzar representación parlamentaria y

presencia activa en todos los puestos electivos, ganados por sufragio directo popular.

Fernández Cuesta dejó bien sentado que la Falange renovada y renacida se asoma al

panorama político español sin prejuicios ni triunfalismos, pero sin claudicaciones. La

reafirmación del nacionalsindicalismo como una manera de ser, como una actitud abierta y

generosa ante la vida y como un compromiso responsable con la comunidad y el destino final

de la Patria, cobraba, en palabras de Fernández Cuesta, perfiles insospechados, porque la

Falange debe acometer, entre otras muchas tareas, un profundo rearme doctrinal.

Existen muchas personas, sin duda, que tratarán de rentabilizar los incidentes como muestra

de un profundo estado de división dentro de la Falange. Otros sin conocer de cerca datos

solventes y necesaria documentación, aventurarán que la Falange ha cumplido su ciclo históri-

co y no le queda sino desaparecer entre el olvido y la dejación de sus militantes. Sin embargo,

espera a la Falange en el futuro una prometedora y amplia andadura, constatada por la

permanencia de los problemas que afectan a nuestra Patria. La revolución de la Falange no es

otra cosa que la conquista de una norma justa de convivencia, la atribución del patrimonio

nacional a todos los españoles, la fijación de un destino trascendente y objetivo para España.

Mientras todos estos postulados no hayan encontrado cumplida respuesta, la convocatoria de

la Falange seguirá constituyendo un exigente banderín de enganche.

JASA

 

< Volver