Autor: Baró Quesada, José. 
   En torno a Silva, pero sin Silva  :   
 Almuerzo, debate y rueda de prensa de los promotores de otra asociación política. 
 ABC.    18/03/1975.  Página: 33-34. Páginas: 2. Párrafos: 29. 

1975.ABC. MARTES 18 DE MARZO DE 1975. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 33.

EN TORNO A SILVA, PERO SIN SILVA

Almuerzo, debate y rueda de Prensa de los promotores de otra asociación política

Madrid. (De nuestro redactor político.) Se reunieron ayer a mediodía, en el Palacio de Exposiciones y

Congresos del Ministerio de Información y Turismo, los promotores de la asociación política que

pretende denominarse Unión Democrática Española. Allí almorzaron y allí seguían reunidos a las cinco

de la tarde, cuando los periodistas acudimos al recinto, según la convocatoria que el último sábado nos

habían hecho. Pero, con gran sorpresa nuestra, don Federico Silva, ex ministro de Obras Públicas, figura

de máximo relieve en ese intento asociativo, no pudo recibirnos a los informadores convocados porque a

esa misma hora —así le excusaron— tenía que asistir a otra reunión.

ELECION DEMOCRÁTICA DE LOS DIRIGENTES

Don Andrés Reguera Guajardo y don José Jiménez Mellado (éste moderador de los debates con Tríelo

Mancisidor) fueron los portavoces de los promotores. En realidad quien llevó la voz cantante fue

Reguera. Ambiente de expectación y nutrida asistencia reporteril. Televisión Española, Radio Nacional,

redactores políticos, corresponsales extranjeros... Reguera nos dijo que iba a facilitarnos una exposición

de criterios básicos, que va aparte de esta crónica. Subrayó que no se trataba de un programa. Ese será

elaborado por todos los miembros de la asociación. Esta no tiene ningún líder preestablecido (algún

reportero susurró: «Silva»). En su día, de una forma democrática, a tono con el nombre de la entidad, se

elegirá al presidente y a los órganos de gobierno. Es —quiere ser— una asociación muy abierta. A lo

largo de dos meses han estudiado, en frecuentes reuniones, esta declaración de ahora los señores Monreal,

Osorio, Mendoza y Almagro. Bueno, con ellos han cooperado otros promotores. La redacción material,

eso sí, es, a lo que parece, de los cuatro.

NO INVITARON A FRAGA NI A AREILZA

No, Areilza y Fraga no han sido invitados al almuerzo. Fraga, seguro que no. Areilza, probablemente

tampoco. El calificativo de democracia cristiana no corresponde exactamente a la proyectada asociación.

Aunque sus componentes —aclara Jiménez Mellado— no ocultan el carácter democrático y cristiano de

todos y cada uno.

«POSIBLE ORGANIZACIÓN DE UNA POSIBLE ASOCIACIÓN»

Mientras los portavoces charlan con los periodistas, los demás promotores —no visibles a la curiosidad

informativa— hablan de sus cosas. Que son en esos precisos momentos las relativas al esquema

organizativo a nivel provincial y nacional. Reguera puntualiza: «Una posible organización de una posible

asociación.».

Sesenta y seis personas, pertenecientes a Madrid y a treinta provincias, se han sentado en torno a una

mesa para deliberar y comer. Entre esas personas hay nombres muy significativos: Federico Silva,

Alberto Mon-real, Luis Apostúa, Fernando Bau, Joaquín Calvo Sotelo, Fernando Falcó, Afrodisio Pe-

rrero, José María Galván, Enrique de la Mata, José María de la Huerga, Venancio Hernández

Claumarchirant, Virgilio Oñate, Eduardo Hevia, Juan Mañero, Víctor Mendoza, Juan Moya, Gratiniano

Nieto, Alfonso Osorio, José Joaquín Isasi Isasmendi, Federico Rodríguez, Pedro Segú, Arturo Suqué,

Fernando Acedo-Rico, José Antonio Trilla, Santiago Udini Martorell, Cristina Guisasola, Javier Sicardi,

Francisco Ruano, José Antonio Perelló, Carlos Pérez Brido, Julio Sanromán, el marqués de la Valdavia...

Y, claro, los dos portavoces aludidos. Vicente Palacios Martí, Pedro Coll y Luis Angulo excusaron, por

carta, su inasistencia.

GIL-ROBLES NO HA SIDO INOPORTUNO

Jiménez Mellado manifestó, en respuesta a un periodista, que el conocido proyecto asociativo del ex

ministro de la República don José María Gil-Robles no ha sido inoportuno respecto al proyecto de Unión

Democrática Española, y que no creía que en el ánimo del antiguo jefe de Acción Popular estuviera el

poner obstáculos a esta reunión preparatoria. Son asociaciones distintas. Reguera, en contestación a otra

pregunta, declaró que sólo para la organización, a nivel central y en pleno funcionamiento, de la

asociación en potencia, el presupuesto no sería inferior 3 los cien millones anuales. Afirmó que

prácticamente están representadas todas las regiones españolas, y que no les asusta las veinticinco mil

firmas que tienen que recabar. Después formuló unas declaraciones a Televisión. Los medios oficiales

informativos hicieron puntual y cuidadoso acto de presencia en un acto político que no tenía carácter

oficial. Acto que en su conjunto —almuerzo, reunión de los promotores, etcétera— contaba, como

Reguera dijo, con la necesaria autorización gubernativa.— José BARO QUESADA.

DECLARACIÓN DE PRESENCIA Y PROPÓSITOS DE UNION DEMOCRÁTICA ESPAÑOLA (U.

D. E.)

«Analizadas las circunstancias que concurren en el actual momento político, anunciamos nuestra

intención de constituir una asociación política en el marco ofrecido por el Estatuto, sin ruptura con el

presente, pero con el firme propósito de conseguir que la Monarquía establecida presida un orden

democrático.

Pretendemos lograr, de acuerdo con los principios de la ética cristiana, una ordenación de nuestra

convivencia en libertad, justicia y solidaridad.

SISTEMA REPRESENTATIVO, PRURALISTA, OCCIDENTAL

Los criterios básicos de pensamiento y actuación son los siguientes:

— Se propugna, dentro de un orden democrático, un sistema político representativo y pluralista,

equiparable a" los que rigen en los países del mundo occidental.

— Se considera necesario que los derechos y libertades de todos los españoles se desarrollen y garanticen

de acuerdo con los principios y pactos internacionales y europeos, partiendo del genuino sentido de

nuestra tradición histórica

LIBRE FORMACIÓN DE ASOCIACIONES DE TRABAJADORES Y EMPRESARIOS

— Se defiende un sindicalismo que potencie al máximo los principios de autonomía y total

representabilidad electiva, y que permita la libre formación de asociaciones de trabajadores y de

empresarios.

— Se postula el desarrollo y la interpretación evolutiva de los Principios Fundamentales, en orden a la

consecución de los objetivos formulados, así como, en su caso, la reforma de las Leyes Fundamenta-

les por las vías establecidas en el ordenamiento jurídico.

— Se considera que debe ampliarse al máximo la participación política de la juventud en las decisiones

comunitarias, extendiendo el voto a todos los españoles mayores de dieciocho años.

IGLESIA-ESTADO: MUTUA INDEPENDENCIA

— Se sostiene que las relaciones entre la Iglesia y el Estado deben fundarse en el reconocimiento de la

mutua independencia, y autonomía, que no excluye una colaboración al servicio del hombre y de la

sociedad, actuando cada uno en el ámbito de sus propias funciones y competencias.

— Se considera que es deber inexcusable del Estado conservar y defender la paz interna, basada en la

justicia y en la libertad.

UNIDAD NACIONAL Y PERSONALIDAD REGIONAL

— Se afirma la unidad política de España y se estima que debe reconocerse la personalidad de las

regiones, atribuyéndoles un efectivo poder de decisión.

— Se defiende una economía de mercado, debidamente regulada por el Estado, en la que se aúnen el

impulso creador de la iniciativa privada y las exigencias de los trabajadores de solidaridad y justicia so-

cial, mediante el pleno reconocimiento de todos sus derechos sociales y económicos.

MAYOR CULTURA DE LOS ESPAÑOLES

— Se piensa que la empresa pública debe ejercer sus actividades en aquellos sectores en que exista el

peligro o la realidad de una situación monopolista, estén desarrollados de una manera insuficiente, tengan

carácter estratégico o afecten a la seguridad del Estado.

— Se postula un programa de crecimiento elaborado democráticamente y que atienda a una más justa

distribución de las rentas en nuestra sociedad, a un mayor grado de formación y cultura de los españoles,

a una mejora de los servicios sociales y del entorno físico y a una más amplia atención de las necesidades

colectivas, con un desarrollo regional equilibrado.

—Especialmente se considera necesario corregir los desequilibrios entre los sectores agrícola, industrial y

de servicios, promoviendo una política adecuada de precios y producciones.

REFORMA TRIBUTARIA E INTEGRACIÓN EN LAS COMUNIDADES EUROPEAS

— Se propugna una reforma tributaria que sea capaz de dotar a la sociedad española de los necesarios

elementos de justicia y estabilidad.

— Se propugna la integración de España en las Comunidades Europeas, a las que por razones

geográficas culturales y económicas se encuentra íntimamente vinculada.

— Se estima que una asignación de los recursos públicos, adecuada a las necesidades reales del país y

una eficaz gestión económica, exigen atribuir a las regiones y demás entidades locales una suficiente

capacidad de decisión.

— Se defiende el cooperativismo en una más avanzada concepción de éste, adecuada a las técnicas de

gestión actuales y con un sentido de mayor integración de los trabajadores en el mismo.

PROGRESO POLÍTICO, SOCIAL Y ECONÓMICO

— Se considera que el gran activo de la sociedad española está en sus hombres, a cuyo servicio deberá

definirse como derecho prioritario el acceso efectivo de toda la población a los bienes de la educación y

de la cultura, que constituye exigencia básica de la realización personal y factor indispensable del

progreso político, social y económico.

Para la elaboración del programa se contará con la intervención de las personas que se integren en la

Asociación.

Este propósito asociativo será realidad si una vez consultada la opinión con la que creemos contar,

comparte esos principios esenciales y legitiman con su incorporación esta iniciativa.

Pedimos a cuantas personas y sectores coincidan con los criterios expuestos que se unan con nosotros en

dichos propósitos, superando personalismos y discrepancias accidentales. Madrid, 17 de marzo de 1975».

 

< Volver