Valladolid. 
 Aniversario de la fusión de FE y de las JONS  :   
 "La unidad falangista, necesaria a toda costa" (Raimundo Fernández-Cuesta). 
 Arriba.    05/03/1977.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

VALLADOLID

ANIVERSARIO DE LA FUSIÓN DE FE Y DE LAS JONS

«La unidad falangista, necesaria a toda costa» (Raimundo Fernández-

Cuesta)

VALLADOLID. (Cifra.)—Todos los falangistas han de subordinar sus

diferencias de criterio y sus personalismos al objetivo de la unidad,

en opinión de Raimundo Femández-Cuesta, presidente de FE de las JONS,

manifestó ayer en el teatro Calderón de Valladolid, en un acto

celebrado en conmemoración del cuadragésimotercer aniversario de la

fusión de dicho partido y las Juntas de Ofensiva Nacional

Sindicalista.

Fernández-Cuesta destacó también que dicho acto se celebraba, por

primera vez desde 1935, sin carácter oficial y sin haber sido

promovido por el Movimiento.

Tras afirmar que la fecundidad de su partido no se ha agotado, sino

que en muchos puntos sigue aún inédita, el presidente de FE de las

JONS señaló que sin la participación activa de militantes de su

partido en la política, desarrollada durante los últimos cuarenta

años, la Falange seria hoy «un recuerdo histórico».

Rechazó también las imputaciones que se hacen contra la Falange

calificándola de totalitaria, antidemocrática y reaccionaria,

argumentando el carácter humanista de su doctrina, «en la que el

hombre —dijo— es eje alrededor del cual gira toda la concepción

política y social».

Fernández-Cuesta calificó de «preocupante y delicada» la situación

política actual y afirmó al respecto que «el comunismo ha esperado

treinta y siete años a que llegase el instante de volver a izar sus

rojas banderas en el suelo de España, y con tanta facilidad que el

mayor optimismo no hubiera podido prever jamás».

Aludió igualmente al separatismo, «cuyos atentados a España son

evidentes y numerosos —dijo—, y vienen a culminar con el uso de la

ikurriña, que no es la bandera de Vizcaya, sino del Partido

Separatista Vasco, bandera, por tanto, que desde su invención ha sido

la expresión de un racismo delirante, de un nacionalismo a ultranza».

Finalmente, insistió en la necesidad de «constituir una fuerza potente

y bien organizada, mediante el logro de nuestra unidad a toda costa».

Eduardo Lapeña, representante en Valladolid, fue el primero de los

oradores, y lo hizo recordando a los camaradas que protagonizaron el

acto hace cuarenta y tres años.

A continuación lo hicieron Julio García Ibáñez, Consejero Nacional y

presidente de la junta de Segovia, y Eduardo Urgorri, representante de

las Juventudes Falangistas.

Entre otras personalidades, se encontraba presente Antonio Utrera

Molina.

Una vez terminadas las intervenciones, los asistentes entonaron el

«Cara al Sol».

Por último, los asistentes se dirigieron al cementerio, en donde

depositaron una corona de laurel en la tumba de Onésimo Redondo.

 

< Volver